Ir al contenido principal

Violencia policial en favelas

Movimientos sociales cuestionan violentas prácticas policiales en favelas de Rio de Janeiro

infoPress

Cristina Fontenele. Adital.- Las muertes recientes que han ocurrido en el Complejo del Alemão [Alemán], entre las que destaca la del niño de 10 años Eduardo de Jesús Ferreira, han reavivado en el país el debate el desempeño de la policía en el proceso de pacificación de las favelas y de lucha contra el tráfico de drogas. El Complejo de favelas se encuentra al norte de Río de Janeiro, considerada una de las zonas más violentas de la ciudad. El gobierno del estado ha estado trabajando con las Unidades de Policía Pacificadora (UPPs) para reducir los niveles de violencia en la región. Movimientos de la sociedad civil exigen terminar con la intervención militarizada del Estado en los barrios pobres de Río.

El niño Eduardo de Jesús murió por un tiro en la cabeza durante una operación Policial Militar efectuada el domingo, 02 de abril en el Complejo del Alemão. Según la policía, el muchacho habría sido alcanzado por un disparo en medio de un enfrentamiento con los traficantes. Otras tres personas murieron y dos resultaron heridos en otro día más de violencia en el lugar. Los pobladores denuncian que ya son 90 días seguidos de tiroteos en la comunidad. Entre las víctimas estaba Elizabeth de Moura Francisco, de 41 años.

Los agentes que participaron en la operación han sido retirados de los operativos en la calle y desarmados temporalmente. El día después de la muerte de Eduardo, la policía militar reforzó la vigilancia, montados trincheras para proteger las bases de las UPPs. Decenas de motociclistas salieron a la calle y la población se manifestó con banderas blancas pidiendo paz.

La violencia y tiroteos siguen siendo una constante en la región. Las Escuelas han establecido una especie de "disque-tiroteo' para avisar a los estudiantes acerca de los enfrentamientos. Todos los días, los padres o los jóvenes llaman telefónicamente para saber si habrá clase o si la salida de clases será adelantada o retrasada a causa de los enfrentamientos.

En una entrevista con Adital, la abogada Natalia Damazio de la organización Justicia Global, explica que el actual modelo de UPP no es una solución viable. Una ocupación militar permanente no es compatible con los derechos humanos. "Presenta una idea de la guerra. Con el factor agravante, de traer consigouna alta tasa de mortalidad", dice.

Natalia destaca que es esencial "replantear" la posición de los jóvenes en la sociedad. Es importante dejar de verlos como un problema o un peligro, y descubrirlos como una solución, [para ello] es necesario cambiar la forma en que la política pública se relaciona con estos jóvenes. En este contexto, medidas como la reducción de la edad de responsabilidad legal serían una "falacia". Para la abogada, Eduardo no es un caso aislado. "Está inserto en un contexto de violencia y el genocidio de la población negra", agrega.

La militarización de la seguridad pública, con el uso excesivo de la fuerza y la lógica de la confrontación en las zonas periféricas y favelas, ha contribuido a mantener el alto índice de violencia letal en el país. Otro ejemplo reciente fue el operativo realizado por Rondesp - Rondas Especiales de la Policía Militar, en el barrio de Cabula, Salvador [Estado de Bahia], el 06 de febrero de este año, que produjo en el asesinato de 12 jóvenes negros.

Según el informeEl Estado de los Derechos Humanos en el Mundo 2014/15, publicado por Amnistía Internacional, la seguridad pública continuó dando lugar a violaciones generalizadas de los derechos humanos en Brasil. Los datos indican que 424 personas fueron asesinadas por la policía durante operaciones de seguridad en el Estado de Río de Janeiro en 2013. En el primer semestre de 2014, hubo un aumento en el número de muertes en estas circunstancias, cuando la policía mató a 285 personas, 37% más que en el mismo periodo de 2013.

Para el director ejecutivo de Amnistía Internacional en Brasil, Atila Roque, "Brasil es uno de los países donde más se mata el mundo. Cultivamos la idea de un país pacífico, pero convivimos con números de homicidios que superan incluso [a los que se producen] en situaciones donde hay conflictos armados y guerras. Es inaceptable que haya cerca de 56 000 víctimas de homicidios por año, en su mayoría jóvenes, y que este no sea el tema principal de debate en la agenda pública nacional", concluye.

En entrevista ofrecida a Adital, la coordinadora y fundadora de la organización Mães de Maio, Débora María da Silva, sostiene que las UPPs son un retroceso, no consiguen terminar con el tráfico, y por el contrario, "alteran el cotidiano” de las personas, "encerrando” a la población y militarizando la favela. Para Débora, niños/as son castigados por el estado punitivo, "el niño crece viendo al Estado, tomando la vida de su papa y de su mamá”, denuncia.

Ella señala que la corrupción de los políticos, empobrece cada vez más a la periferia y los escándalos cometidos por "policías desequilibrados" provocan el exterminio de los jóvenes. Cuando los familiares denuncian la situación, son intimidados, o ejecutados y muchos necesitan para salir del barrio. Deborah hace hincapié en que algunos casos de balas consideradas "perdidas", sería una forma "intencional" de la policía para conmover a la población y así legitimar la presencia de la UPPs en la lucha contra el trafico.

Otra relación es indicada por Deborah como un juego de intereses comerciales: "Las UPP son apoyados por Coca-Cola y apadrinadas por la Red TVGlobo, en programas como el la presentadora Regina Casé [programa Esquenta (Calienta), emitido el domingo], por ejemplo", explica.

La Organización de las Madres de Mayo, que la lucha contra la violencia de Estado, ha conseguido algunos logros, como la creación de la Semana Estatal de Personas Víctimas de Violencia en el Estado de São Paulo, creada por la Ley Nº 15.501, de 16 de julio de 2014. La semana de 12 al 19 mayo entró en el calendario oficial de São Paulo, en honor a las más de 500 personas muertas en el interior, la capital y la Baixada Santista. La mayoría de los homicidios fueron causados por la policía militar, matando a los jóvenes negros residentes en barrios periféricos, con la edad de 17 a 25 años.

Antes, en 2013, ya había sido sancionada la Ley 14.981 / 2013, haciendo oficial la creación del Día de Madres de Mayo en São Paulo, para ser celebrado cada 12 de mayo. Deborah comenta que durante la semana, se realizan varias manifestaciones en Sao Paulo, con la idea de extender los actos también a Río de Janeiro.

A través de las FanPages de Facebook Deixem as Favelas em Paz, Fim da UPP y Ocupa Alemão [Dejem a las favelas en Paz , Fin de UPP y Ocupa Alemán], se divulgan acciones de protestas y actos de resistencia.


Las UPPs


El programa UPP comenzó a operar el 19 de diciembre de 2008, cuando se instaló la primera Unidad de Policía Pacificadora , en el Morro de Santa Marta, en Botafogo, Zona Sur de Río de Janeiro. Desde entonces, 38 UPPs han sido desplegadas, con una fuerza de 9.543 policías.

Vea aquí las UPP en Río de Janeiro.

Cristina Fontenele
Estudiante de Periodismo en Faculdades Cearenses (FAC), publicista y Experta en Gestión de Marketing por la Fundação Dom Cabral (FDC/MG).
Correo electrónico
cristina@adital.com.br
crisfonte@hotmail.com

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible