Ir al contenido principal

Humala el impotente

OPINIÓN de Raúl Wiener, Perú.- Así como para Humala no hay forma para producir un fin de gobierno, recuperando estabilidad y crecimiento, igual le va a suceder en otros temas como seguridad ciudadana, reforma del sistema político-electoral, reorganización de la justicia, corrupción y un largo etcétera.

No puede encabezar ninguna reforma importante, sin desencadenar un violenta respuesta de los que pudieran verse afectados. El solo intento de ejercer autoridad, aunque sea la de tipo matonesco, conduce sin vuelas a salir más magullado que lo que estaba antes del choque.

Las conversaciones en las calles, los taxis y los restaurantes, giran en un solo eje. Algo así como que si Humala no tiene aptitudes para dirigir un hogar, mucho menos lo podría hacer con normas e instituciones nacionales, atravesadas de actores político. Hace cuatro años exactos que Humala se lanzó a su enésima aventura política, burlándose, de sus electores al entregar los espacios económicos (MEF y BCR) a la tecnocracia.

Lo hizo repentinamente, sin aviso previo, en los últimos días de julio, cuando los electores todavía celebraban la victoria del mes de junio. Ese fue el primer paso verdadero de “cositización” de Ollanta y su gobierno. Y de ahí para adelante cedió a todas las presiones de la derecha plutocrática y mediático. Sólo después vino aquello de la “culpa de Nadine” que llevaba de las narices a su consorte presidente, carajeaba ministros y bloqueaba las iniciativas, cuando la verdad era exactamente al revés, que el lío lo armaban desde fuera los tipos con dinero y medios, y que le jalaban los cachetes a la primera dama, para que se diera cuenta de lo que era “caminar derecho”, en cada circunstancia.

Si Humala no puede hacer nada, salvo lanzar una interjección o irse al extranjero a dar conferencias de prensa, dónde por algunos minutos parecía haber recuperado parte de su poder. Pero no, el comandante, se queja en voz alta, pero no saca ninguna conclusión ni adopta ninguna medida, ni siquiera se acerca a una buena conclusión acerca del ciclo del poder, en el Perú.

La impotencia que se refleja en rostro de Humala puede remitirse al momento al momento en que nacionalistas discuten, reducir su ambicioso programa de financiamiento y recaudación, y acuerdan cargarlo sobre los mineros. De ahí a establecer una regalía minera excepcional, que desaparece con el tiempo.

Podíamos seguir: congelamiento del Salario Mínimo después del aumento de mayo del 2012, y la conversión del tema en pecado antineoliberal; prohibición de pensar y considerar la participación de Estado en la compra de activos petroleros de Repsol; Ley Pulpín; etc.

Nadie puede creer que un gobierno que ha pasado por éstas va a ser capaz, en su último año, de aplicar alguna reforma interesante que afecte el actual orden de las cosas.

PD: Mis amigos son tantos que no los puedo contar. Y son capaces de los más hermosos gestos. El próximo domingo recibo un homenaje a favor de mi recuperación, en el Centro Progresista San José de Ushua. Jr. Morococha 242. Altura de la 42 de la Avenida República de Panamá. Surquillo. Los esperamos

Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible