Ir al contenido principal

Si el trabajo se hace sin contratos

OPINIÓN de Rossana Rossanda.- Hay que reconocer que en el zigzagueo de Renzi entre un anuncio y el otro hay una estrella polar que indica un rumbo constante: reducir los costes laborales de las empresas, obligar por ley a aceptarlo a los asalariados. ¿No ha bastado el “Jobs Act” [última ley laboral italiana]? Ahora, sin el nombre en inglés, hay un intento de liquidar la negociación colectiva reduciendo el horizonte del convenio a la empresa. De dejar, en suma, definitivamente sin efecto el convenio colectivo.

Del retorno al pasado es el ejemplo más clamoroso: a un trabajador de Brescia [Lombardía, norte] y a uno que haga el mismo trabajo en Catania [Sicilia, extreemo sur] se les pagará de modo distinto, y ya la prensa añade que es justo, porque mil euros en el norte valen menos que en el sur, o al menos eso se dice. Estamos volviendo a las viejas escalas salariales por zonas que un gobierno dirigido por el PD propone de nuevo. Es la respuesta a Saviano y a los datos públicados por la Svimez [Asociación para el Desarrollo de la Industria en el Mezzoggiorno, el sur italiano]: en el sur, los patronos podrán pagar menos. ¿Por qué no reconocer por ley el “caporalato” [sistema por el que se paga una porción del salario a quien te lo consigue]? ¿La esclavitud, mejor? No habría nada más flexible. Puede que ni las mismas escalas salariales sean demasiado rígidas, mejor que la negociación del trabajo y las relativas relaciones de fuerza se vuelvan variables en el campo y la ciudad, allí donde el sindicato es fuerte y donde es débil. Y las mujeres, algunas de cuyas dirigentes lo proponen en nombre de la diferencia femenina, se ponen a la cabeza de este ulterior paso adelante en la modernización de las relaciones sociales.

El “Jobs Act” ha demostrado que la izquierda ya no sabe ni siquiera leer; por otra parte, estaba escrito de modo enmarañado; esta medida, en cambio, será más sencilla y, por lo demás, en la mente de los proletarios se ha vuelto habitual el pensamiento de que los obreros ya no existen; y ni siquiera la insistencia en pagarles menos del gobierno de Renzi demuestra que no sean puros fantasmas de una pasada ideología.


*Rossana Rossanda es miembro del Consejo Editorial de SinPermisoSbilanciamoci, 23 de agosto de 2015
Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón


 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible