Ir al contenido principal

Un joven enawene nawe está en estado crítico tras un enfrentamiento en Brasil

 

Un adolescente enawene nawe recibió un disparo en el pecho en medio de un conflicto con terratenientes armados y transportistas. Un indígena enawene nawe de 19 años resultó herido de gravedad el sábado pasado, en el estado Mato Grosso (Brasil), tras recibir un disparo en el pecho a manos de hombres armados. El joven fue trasladado por los servicios de emergencia al hospital de la capital del estado, donde permanece en situación crítica a la espera de una intervención quirúrgica.

El suceso se produjo en un marco de protestas, a raíz del desplazamiento de un grupo de indígenas enawene nawes a la localidad de Brasnorte para rebelarse contra el bloqueo levantado por transportistas y terratenientes de la carretera de acceso a la localidad, con el fin de evitar la entrada de la tribu.

El encuentro desembocó en un violento enfrentamiento. Hombres armados empezaron a disparar contra los indígenas, que respondieron disparando sus flechas. Una de las balas impactó en el pecho del joven enawene nawe, Daliyamali, hiriéndolo de gravedad.

Las tensiones se remontan al peaje que desde hace varios meses venían cobrando los enawene nawes a los vehículos que cruzaban un puente sobre el río Juruena como forma de protesta por la inoperancia de las autoridades para mantener un camino hacia su tierra que necesitan para evacuaciones en caso de emergencia.

En represalia, varios transportistas y terratenientes decidieron bloquear la carretera de Brasnorte y evitar así el acceso de los indígenas a la localidad, donde compran productos de primera necesidad.

Con una población de 670 integrantes, este pueblo indígena que estableció contacto continuado con la sociedad mayoritaria en 1974, afronta una situación delicada actualmente.

Sus reservas pesqueras han disminuido drásticamente debido a la construcción de una serie de presas hidroeléctricas a lo largo del río Juruena. Desde 2009, las autoridades han tenido que transportar en varias ocasiones toneladas de pescado congelado a las comunidades indígenas. El pescado es un alimento vital para los enawene nawes, ya que no comen carne roja.

La tribu lleva a cabo una campaña de presión para recuperar la parte de su tierra ancestral conocida como Adowina (“río Negro”), que desde hace años ocupan terratenientes ganaderos. Adowina es una zona de pesca clave donde cada año los enawene nawes construyen intrincadas presas de madera en las que colocan grandes cestas para atrapar los peces.

La ceremonia yãkwa de los enawene nawes corre el peligro de desaparecer debido a la drástica disminución de las reservas pesqueras.
La ceremonia yãkwa de los enawene nawes corre el peligro de desaparecer debido a la drástica disminución de las reservas pesqueras. 

© Fiona Watson/Survival

 

 

El pescado capturado se ahúma y se lleva de vuelta a la comunidad, donde se realizan elaboradas ceremonias llamadas yãkwa en las que se intercambia ritualmente comida con el mundo espiritual.

En 2010 el yãkwa fue declarado como parte del patrimonio nacional del Brasil y la UNESCO lo reconoció como uno de los “tesoros de valor incalculable” de la humanidad”. Sin embargo, debido a la ausencia de peces, esta importante ceremonia corre el riesgo de ser abandonada.

Los fiscales públicos exigieron a FUNAI, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno de Brasil, que acelerase la demarcación de la Adowina. Sin embargo, el proceso de reconocimiento de los territorios indígenas ha sido paralizado mientras el poderoso sector del agronegocio y numerosos políticos orquestan una campaña para debilitar los derechos de los pueblos indígenas.

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible