Ir al contenido principal

Elecciones: Otra oportunidad perdida por la Izquierda

OPINIÓN de Rafael García Almazán/ Kabila.- He dejado pasar dos días para poder comentar con mayor frialdad lo que me parece que ha sido el gran error de la izquierda en estas elecciones.

Yo creo que, por unas o por otras causas, todos los participantes en las elecciones del 20-D han perdido.

El PP, aunque haya sido el vencedor, ha perdido más de 60 escaños, el PSOE, después de lo que todo el mundo creía que había alcanzado su suelo en 2011, ha vuelto a perder 19 escaños. Ciudadanos, después de llegar a pedir un debate con el PP, por creerse la única alternativa, ha visto que sus errores en campaña le han llevado a conseguir entre 30 y 40 escaños, menos de los que ellos mismos estimaban.

Y qué decir de Podemos. En principio es el partido ganador. Ha conseguido subir durante las últimas semanas unos 20 diputados, que no es moco de pavo. Sin embargo, ha perdido la oportunidad de optar a la presidencia del gobierno. Una oportunidad perdida que ha dejado escapar. Porque el hecho de no haber aceptado la candidatura popular con Izquierda Unida, aunque tenga una posición fuerte de clara oposición en el congreso, hubiera podido alcanzar la presidencia del gobierno. Lo que demostraré más abajo.

Izquierda Unida, que ha sufrido un ninguneo mediático tremendo, ha tenido unos resultados muy malos, aunque no tanto como muchos intentan hacer creer, porque nadie dice que en las candidatura populares de Cataluña y Galicia, hay tres diputados más que hay que sumar a los dos que ha conseguido como Unidad Popular. Además, habría que añadir que mientras que a los demás partidos grandes y a los regionalistas les cuesta entre 50.000 y 70.000 votos conseguir un escaño, a UP—IU le ha costado más de 450.000, lo cual dice mucho de la validez del axioma democrático:“Un ciudadano, un voto”. En este caso habría que añadir: 8 votos a Izquierda Unida valen lo que uno al PP o al PSOE.
Hablemos ahora de cómo hubiera sido el resultado con una circunscripción única en toda España y no por provincias.


Es increíble ver a Ciudadanos quejarse de que los escaños les cuesta más votos que a los otros partidos. O sea se quejan, por primera vez, de algo que Izquierda Unida y antes el PCE han denunciado sistemáticamente desde las primeras elecciones democráticas. Sólo ven taras democráticas cuando les afecta a ellos, aunque sea de manera ínfima.

Recordemos que este drama se produce por haber elegido la provincia como circunscripción, algo inexplicable en nuestra estructura territorial si no fuera porque beneficia a los grandes partidos y a los nacionalistas, y por eso lo han defendido siempre, a costa de los pequeños. Así llegamos a ver que a Izquierda Unida siempre le ha costado muchos más votos un escaño que a los otros partidos. Este año la relación es de 8 a 1. Un voto al PP o al PSOE valen lo que ocho votos a IU. Esta“igualdad” tara refleja muy bien las carencias democráticas que tenemos.

Pero además de este dislate, a pesar de esta desigualdad, hoy la candidatura popular de Podemos y de Izquierda Unida, de haber concurrido juntos, nos llevaría a este cuadro:



Lo que es sólo una operación matemática simple. A lo que habría que añadir, la ilusión que hubiera despertado entre la gente de izquierdas esta candidatura conjunta, que sin duda hubiera podido añadir más votos y colocarla por encima del PSOE, sumando junto a él la mayoría absoluta.

Otra vez más la Izquierda ha demostrado su gran debilidad. La arrogancia del más poderoso, un error que se ha cometido desde siempre y que nos lleva a dividir en vez de unir. A debilitarnos en vez de fortalecernos.

El panorama poselectoral es difícil, pero, a mi modo de ver sólo hay dos posibilidades, una que el PSOE permita, con su abstención, gobernar al PP y la otra nuevas elecciones generales.

De ocurrir lo segundo hay que estar preparado porque el cartero podría llamar dos veces y no se puede cometer el mismo error. Hay que ir juntos a las próximas elecciones, ojalá que los resultados de éstas nos hagan recapacitar y podamos consolidar una candidatura única, que, estoy seguro, no llevará a poder gobernar, lo que debería ser nuestro primer objetivo, si es que de verdad creemos que estamos en un tiempo nuevo y de verdadero cambio.


Salud y República

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible