Ir al contenido principal

De censores y fanáticos

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- El despido de Ignacio Escolar de la SER nos ofrece por casualidad un buen ejemplo para considerar cómo determinados comportamientos son causa y efecto de un mal venenoso que va corroyendo las sociedades hasta convertirlas en verdaderos cuarteles y espacios distópicos de obediencia ciega al mando revestida de espíritu crítico.



¿Cómo se incuba el fascismo?

Cebrián ha despedido fulminantemente a Ignacio Escolar de la SER por las razones que el propio Escolar explica aquí desde su punto de vista. O sea, su despido es una represalia y un ataque a la libertad de expresión. El despedido ha tenido de inmediato la solidaridad de otros colegas de su misma orientación ideológica, entre otros, Ana Pastor y Jordi Évole, y ha provocado aludes de protestas en las redes a cargo de los trolls de Podemos, una subespecie de homínidos que tuitea compulsiva e insultantemente cuando se le ordena. Empezó Íñigo Errejón asegurando que el despido de Escolar era una mala noticia para la libertad de expresión.

Tengo la peor opinión de Cebrián como persona, como periodista, como intelectual y excuso decir como empresario. Lo considero manipulador, censor, farsante, autoritario, intolerante, injusto y empresarialmente un inepto. Pero no es estúpido y estoy seguro de que, si inicia acciones judiciales contra Escolar y quienes difunden las historias, se habrá asesorado jurídicamente y los abogados le habrán dado seguridad de que su litigio prospere. Y, en todo caso, la SER es una empresa privada y toma sus decisiones por criterios que no tiene por qué justificar. Tanto cuando despide como cuando contrata, igual que cuando toma medidas tan repugnantes como prohibir a sus periodistas que colaboren con otros medios. Escolar llevaba en la cadena diez años, desde 2006. ¿Cómo entró? Por una decisión subjetiva de alguien que tampoco fue preciso justificar. En realidad, prácticamente todos los nombramientos y desnombramientos de las empresas privadas son por enchufe. Se supone que se siguen criterios de productividad, pero eso no es obligatorio. ¿Cómo entró Escolar? Pues como ha salido: por una decisión a dedo, por enchufe.

En todo caso, cuando, hace unos años, la misma SER despidió a Carlos Carnicero y este habló de ataque a la libertad de expresión, Escolar, quien sutituyó al despedido en el programa en que estaba el 

otro, escribió lo que puede leerse a la derecha. Suena razonable. Así es la vida. Las empresas toman sus decisiones según sus criterios de renovación, modernización y eficacia. Criterios empresariales. Y si se te ocurre quejarte de que es un atentado contra la libertad de expresión, te comparan con butanito. No sé si en aquel momento esto fue una buena idea pero, como recurso literario y juicio moral es bastante despreciable.

Pero hay más. Hace algún tiempo, el mismo Escolar puso en la calle sin explicación alguna y de la noche a la mañana a uno de sus más apreciados y seguidos columnistas, Rafael Reig, una pluma brillante y un hombre con valor. Según parece el columnista de Carta con respuesta, que era de una irreverencia genial, se había metido con Podemos. Y, zas, a la calle. Algunos lectores se interesaron por el repentino e inexplicado hueco que dejaba Reig y el defensor del lector del diario.es, dirigido por Escolar tuvo que dar cuenta de la cuestión basándose como punto central en una explicación que pidió a Escolar y que este ofreció ex post facto y porque no le quedó más remedio pues, si los lectores no protestan, no hubiera habido explicación alguna. Por lo demás, la que dio tampoco merece nombre de tal pues fue la habitual sarta de vaguedades y circunloquios sobre la modernización y agilización de plantilla y cambios y blablabla. Por supuesto, los habituales abajofirmantes solidarios, las Pastor y los Évole no aparecieron y las legiones de trolls de Podemos se mantuvieron silentes.

No sé qué entenderá Errejón por libertad de expresión y mucho menos las bandas de fanáticos que le siguen en las redes e insultan a todo discrepante, pero me lo malicio. Libertad de expresión para Podemos es tener medios a su entera, incondicional y acrítica disposición, como Público, diario.es, la cuatro, la sexta, repletos de enchufados, amigos y parientes y callar a los que no sean de su cuerda, acusándolos de manipulación y censura.

Manipulación y censura exactamente como la que hacen en Podemos, cosa que estoy en situación de probar por experiencia personal y quizá cuente en algún momento.

La penúltima muestra de cómo entienden estos cuates la libertad de expresión se vio hace unos días cuando Iglesias arremetió contra un periodista que estaba cubriendo la información de un acto suyo. Es decir, cuando arremetió no contra las empresas que, siendo eso, empresas, como las que lo apoyan a él, hacen mangas capirotes con la dicha libertad; no contra los periodistas endiosados, los popes mediáticos, sino contra un currante que estaba trabajándose la noticia.

A través de estos viscosos senderos de parcialidad, censura, engaño, fanatismo y linchamiento de discrepantes se incuba el fascismo. Ya lo vivimos una vez y no vamos a repetir la experiencia.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible