Ir al contenido principal

Francia y Cervantes protagonizan la Feria del Libro de Madrid


Amin Maalouf: “No vamos a ninguna parte, porque no sabemos a dónde ir. La literatura permitirá repensar el mundo y adivinar el camino”

Esta mañana se ha inaugurado la 75ª edición de la Feria del Libro de Madrid, que permanecerá abierta hasta el próximo 12 de junio. 

Con la aspiración de consolidar un espacio público de cultura y diálogo, un campo fértil para la imaginación que recuerda el pasado y se proyecta en el futuro, la feria se ha inaugurado con la conferencia Un sillón que mira al mundo, por Amin Maalouf.  


Amin Maalouf (Beirut, 1949)
El hombre contemporáneo vive en el mundo globalizado que han diseñado las nuevas tecnologías. Los problemas desatados en este nuevo contexto se deben, en opinión de Amin Maalouf, a que “la aldea global ha venido sin instrucciones de uso”. El escritor libanés de lengua francesa advierte la paradoja que representa vivir en un mundo extraordinariamente avanzado en tantos ámbitos, en el que enormes países como China e India han salido de su postración y emprendido un proceso de industrialización, y que, sin embargo, no sabe hacia dónde camina. “No vamos a ninguna parte, porque no sabemos a dónde ir. Es preciso repensar, reimaginar el mundo. Y la literatura es un vehículo extraordinario para adivinar el camino”, aseguró en la conversación que mantuvo con el periodista Jesús Ruiz Mantilla durante la sesión inaugural de la 75ª edición de la Feria del Libro de Madrid.
 
Ruiz Mantilla, quien se confesó un devoto lector de Maalouf, subrayó la serenidad de su escritura, que “adopta un tono lejos de los extremismos, tremendamente dialogante y consciente de una identidad múltiple”, y recordó, en particular, la actualidad de los asuntos que abordó en Identidades asesinas, un libro escrito en 1999. En sus últimas páginas, Maalouf expresaba el deseo de que aquella obra no dijese nada a su nieto, porque los problemas que analizaba estuviesen resueltos. El escritor lamentó que esto no fuese así; es más, se manifestó convencido de que los problemas que generan los discursos identitarios “se van a perpetuar durante todo el siglo XXI”. Maalouf evocó su país natal, Líbano: “En mi juventud, confiaba en que los problemas ocasionados por el comunitarismo, el reparto de puestos en función de las comunidades de origen y no en función de los méritos, se terminaría resolviendo. Mi país no lo ha superado y la sorpresa que me deparaba la historia es que ese comunitarismo se ha extendido por el mundo entero”.
 
El autor de Un sillón que mira al Sena se mostró alarmado por un mundo en el que todos se creen amenazados y en la necesidad de defenderse, “tanto las sociedades avanzadas, como también los vencidos de la Historia que se sienten marginados”: “Ninguna cultura siente que ocupa el lugar que merece en el mundo. Y así surgen quienes se arrogan el papel de salvadores o defensores de las identidades preteridas”. Si los conflictos se extienden es, en su opinión y aunque parezca paradójico, “precisamente porque nos parecemos cada vez más”.  Maalouf citó al historiador Marc Bloch, quien sostenía que somos hijos de nuestra época más que hijos de nuestros padres. En ese sentido, subrayó que tenemos más cosas en común con cualquiera de nuestros contemporáneos, allá donde se encuentren, que con nuestros tatarabuelos, y la literatura puede ser un instrumento para no olvidarlo.
 
Amin Maalouf defendió la importancia de los libros en esta época desorientación, como hizo Orwell tras la II Guerra Mundial, cuando algunos decían que los esfuerzos que exigía la reconstrucción no permitían prestar atención a la literatura. En su opinión, “es precisamente en este momento cuando se necesita la literatura para superar las representaciones que nos ponen contra las cuerdas”. Y él, en particular, dijo sentir “el deber y la ambición de construir a través de la escritura otra forma de vivir juntos, de  hacer una literatura que conjure los mitos y relatos destructivos que se extienden por doquier”.
 
400 AÑOS SIN CERBANTES
Exposición Cerbantes con b

400 años después de la publicación de la segunda parte de El Quijote (1615) y de la muerte de Miguel de Cerbantes (1547-1616), Miguel Ángel Martín ha ilustrado la novela más importante de la literatura universal, siguiendo una edición fijada por Póllux Hernúñez y Emilio Pascual que respeta el texto íntegro, actualizado de acuerdo a las normas de la RAE, y legible para el lector del siglo XXI. En total, 150 ilustraciones en homenaje a Cerbantes con "b", como él siempre firmó sus obras.

En el Pabellón de Actividades de la Feria del Libro de Madrid, 26 ilustraciones de Miguel Ángel Martín realizadas expresamente para El Quijote de REINO DE CORDELIA. 
 


75º FERIA DEL LIBRO DE MADRID
del 27 de mayo al 12 de junio de 2016
Lunes a Viernes: de 11:00h a 14:00h y de 18:00h a 21:30h.
Sábados, Domingos y Festivos de 11:00h a 15:00h y de 17:00h a 21:30h.
Francia, país invitado

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible