Ir al contenido principal

Incertidumbre

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.-
Es lo que suele pasar. Justamente cuando todo parece estar claro acabará siendo más oscuro; cuando todo el mundo espera que algo suceda, deja de suceder y sucede lo contrario; cuando las apuestas van al unísono, suena la nota discordante. El comportamiento de los seres humanos es imprevisible y así seguirá siendo hasta el fin de los tiempos por más que queramos convencernos de que, mediando las correspondientes tecnologías, conseguiremos profetizarlo.
Todo el mundo sostiene que los resultados de las próximas elecciones del 26 de junio serán un calco de los del pasado 20 de diciembre, que dejaron una situación de impasse y desconcierto en los partidos que nos ha traído hasta aquí. Si eso es lo que la gente dice en respuesta a las preguntas con que después se hacen los sondeos y encuestas, así pudiera ser. Pero solo pudiera. De hecho hay una continua contradicción entre el discurso de la igualdad de resultados y la seguridad de que la combina IU/Podemos finalmente conseguirá el sorpasso al PSOE. Este cálculo está basado en sumar el voto a IU y el voto a Podemos. Pero se trata de una pretensión con muy débil fundamento. Suponer que los votantes de IU van a votar la confluencia o que lo hagan los de Podemos es razonable, pero no es una conclusión avalada por prueba alguna. También puede pasar lo contrario, esto es, que la confluencia haga perder votos.

De hecho, el PSOE, que ya resistió bastante bien la avalancha de Podemos en las elecciones del 20 de diciembre, plantea una campaña electoral de centralidad política, moderación, recuperación del voto perdido que, si no se le tuercen las cosas, puede darle buen resultado desde el momento en que sus dos principales rivales, PP y Podemos se han dejado identificar con aspectos negativos desde el punto de vista de la opinión pública mayoritaria en nuestra sociedad que, es moderada y tiene horror a los extremos. La prueba más clara es que los dos líderes políticos peor valorados, casi al unísono, son Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, lo cual no deja de ser extraordinario dado que son los que tienen un tratamiento más continuadamente favorable en los medios, cada uno de ellos con prensa digital a su servicio y cadena de televisión (Rajoy las públicas e Iglesias, la Sexta) sin que, sin embargo, de ahí se siga mayor probabilidad de ser votado.

La imagen de Rajoy, acorralado por la corrupción, indolente, declarado en rebeldía frente al Parlamento, mentiroso casi compulsivo e incapaz de reconocer sus errores, está bajo mínimos. Igualmente la de Iglesias, caracterizado por una trivialidad y oportunismo de juicio que hacen abrigar la sospecha de que ni él ni muchos de su equipo, se toman en serio el asunto de las elecciones. Rajoy no puede sacar la cara a la calle porque se la parten e Iglesias no sale de los platós de televisión, con una política mediática que hace mucho que ha pasado el límite del hartazgo. Paracelso decía que el veneno es cuestión de cantidad y los griegos aconsejaban no tener demasiado de nada. La omnipresente corrupción que rodea a Rajoy, como la ubicua presencia mediática de Iglesias acabarán pasando factura en las elecciones digan lo que digan los sondeos al día de hoy.

La esperanza del PSOE de recuperar los votos díscolos en las anteriores elecciones es legítima pero, para conseguirlo, como sucede a los cristianos con la salvación que tanto les preocupa no basta con la gracia del Señor, se necesita fe y buenas obras, además. De estas, el PSOE tiene pocas; si acaso abundantes declaraciones de su dirigentes pero imprecisas y contradictorias. Y no se hable de la incapacidad de su candidato para decir algo nuevo, original o de interés. Si por él fuera, hasta sería verdad esa trola que Errejón repite sin parar para convertirla en verdad de que el próximo 26 de junio, la gente va a desempatar, cuando no hubo empate.

Se pierde asimismo de vista en este asunto que las campañas en positivo no suelen atraer la atención de los electores. Para eso se precisan campañas en negativo que esto los políticos españoles lo bordan. Y el flanco más negativo que muestra Podemos es precisamente su confluencia con IU y la reaparición del fantasma del que hablaba el Manifiesto del Partido Comunista. Los comunistas están ya tocando a rebato afirmando, como hace Garzón y muchos otros, que la gente no tiene miedo al comunismo sino al hecho de si llega o no llega a fin de mes. Obviamente, no se dan cuenta de que al cuestionar el miedo que puedan suscitar los comunistas, están aumentándolo. Por descontado que los comunistas ya no inspiran miedo pero todavía menos ganas de votarlos. Votar por alguien que esconde su filiación política y, cuando la desvela lo hace pidiendo que no se le tenga miedo no es algo que quepa dar por descontado. Necesita explicación.

La situación al día de hoy es tan problemática y su resultado tan incierto que hasta Rivera, el de Ciudadanos, ha tenido que ir a buscarse los votos al otro lado del charco, en los confines del imperio. Y aun así, no ha conseguido mantener la buena reputación que tenía entre el electorado y ha entrado en valoración negativa.

Nadie sabe lo que pueda pasar el próximo 26 de junio.



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible