Ir al contenido principal

Penas de 20 y 25 años de cárcel para Bignone y Riveros por el Plan Cóndor


Los ex comandantes fueron condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del Plan Cóndor, según el fallo del Tribunal Oral Federal dado a conocer esta tarde


Los ex comandantes Reynaldo Benito Bignone y Santiago Omar Riveros fueron condenados a penas de 20 y 25 años de prisión, respectivamente, por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco del Plan Cóndor, según el fallo del Tribunal Oral Federal 1 de la Capital Federal dado a conocer esta tarde en la última audiencia del juicio.


El último dictador argentino, Reynaldo Bignone (1982-1983), de 88 años, y al general retirado Santiago Omar Riveros, de 92, exjefes de Institutos Militares del Ejército, ya fueron condenados en otras causas.

Este es el primer juicio oral por el "Plan Cóndor" que, después de 16 años de tramitación y tres de audiencias, aborda la asociación ilícita entre las dictaduras de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay para realizar secuestros coordinados, reveló el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que actúa como querellante en la causa.

Los jueces Adrián Federico Grünberg, Oscar Ricardo Amirante y Pablo Gustavo Laufer y el juez sustituto Ricardo Angel Basílico comenzaron en 2003 este juicio oral donde había 32 acusados, de los cuales solo 17 llegaron vivos al momento de la lectura del veredicto.


En la causa abierta a fines de la década de 1990 y que llegó a juicio en 2013, se abordó el caso de 105 víctimas del Plan Cóndor, de los cuales 45 eran uruguayos, 22 chilenos, 13 paraguayos, 11 bolivianos y 14 argentinos.


Algunos testigos viajaron desde Paraguay para escuchar en Buenos Aires una sentencia que vaya más allá de la condena, dijo a la AFP Federico Tatter, periodista de 56 años, hijo de un militar paraguayo desaparecido tras pasar por el centro de tortura argentino el Olimpo.


Según los archivos, la mayoría de los 'presos del Olimpo' fueron lanzados al Rio de la Plata desde aviones militares.




Entre las víctimas de este sistema coordinado entre países vecinos, unas 89 personas fueron secuestradas en Argentina, pero también hubo desapariciones en Paraguay (5), Uruguay (4), Bolivia (4) y Brasil (3).

AFP/Archivos / Daniel GarcíaUn trabajador detenido durante una manifestación contra la dictadura (1976-1983) en Buenos Aires el 30 de marzo de 1982

"Éste es el primer juicio en Latinoamérica que logra arribar a una sentencia que dé por cierto lo que sabemos desde hace décadas: la existencia del plan criminal que significó el Plan Cóndor", destacó la abogada Luz Palmas, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una ONG argentina de derechos humanos que representa a varias familias querellantes.

Se considera que es el primer proceso "que permitió desentrañar al Plan Cóndor como sistema criminal e institucionalizado", dijo Palmas.

Según la investigación, los militares se comunicaban con una especie de télex bautizado "condortel", enseñado por el Ejército de Estados Unidos en la Escuela de las Américas en Panamá.

- El terror -

Al iniciarse el juicio en 2013, entre los acusados estaba el exdictador argentino Jorge Rafael Videla (1976-1981), quien falleció poco después en su celda a los 87 años.

La represión en Argentina dejó 30.000 desaparecidos, según organismos humanitarios de este país que detenta el mayor número de condenas a represores de la época, en comparación con sus vecinos.

Unos 300 testigos desfilaron durante el proceso, inédito también por la cantidad de documentos de prueba.
AFP/Archivos / Daniel GarcíaMadres de Plaza de Mayo reclaman por sus hijos desaparecidos en 1982 frente a la Casa Rosada en Buenos Aires


Se analizaron millones de fotogramas pertenecientes al 'Archivo del terror' hallado en Paraguay en 1992, decenas de miles de documentos desclasificados por Estados Unidos sobre Chile y Argentina, además de otros develados en Buenos Aires en la última década.

En el banquillo figura también un exagente civil de inteligencia argentino, Miguel Angel Furci, acusado en otra causa paralela que se sumó a este juicio, bautizada Automotores Orletti II, con otras 67 víctimas.

Orletti fue un centro clandestino de detención en un antiguo taller mecánico en el oeste de Buenos Aires. En 1976 se torturó allí a extranjeros secuestrados en el marco del Plan Cóndor.

Por Orletti pasaron María Claudia García y Marcelo Gelman, nuera embarazada e hijo del poeta argentino Juan Gelman, fallecido en 2014. Su nieta Macarena, entregada a una familia cómplice de la dictadura uruguaya, recuperó en el 2000 su identidad a los 23 años.

- La mano de Kissinger -

En aquella época, Henry Kissinger era el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, que veía en las dictaduras sudamericanas un freno al avance del socialismo en el contexto de la Guerra Fría.

Palmas mencionó que se encontró una correspondencia entre un ministro argentino y Kissinger sobre el Plan Cóndor, donde se le expone a Washington "la necesidad de maximizar los esfuerzos contra el marxismo".
AFP/Archivos / -, -Orlando Ramón Agosti (d), Jorge Rafael Videla (c) y Emilio Massera (i) durante una ceremonia oficial en Buenos Aires en 1977

"Si hay algo que deba ser hecho, hágalo rápidamente. Pero debe retomar rápidamente los procedimientos normales", respondió Kissinger.

El Plan Cóndor preveía tres etapas: la identificación de los opositores, su eliminación o secuestro en los países sudamericanos y finalmente, la neutralización de los exiliados fuera de la región, explicó la abogada.

El plan se suspendió tras el asesinato de Orlando Letelier, excanciller del presidente chileno Salvador Allende, en Washington en septiembre de 1976, a manos de un exagente de inteligencia de Chile y de la CIA.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible