Ir al contenido principal

Yo he cumplido

OPINIÓN de Rosa María Artal.- En el cierre de campaña dije que me sentía entrenada ya para correr en el Rally París-Dakar (o como ahora se llame si es que aún existe). Era una vieja broma que escribí en su día sobre el espíritu aventurero. Pero la tormenta de polvo que se desató en Utebo, Zaragoza, antes del último mitin, en medio de ese paisaje árido que nos rodeaba, me hizo recordarla. Ha sido un esfuerzo descomunal en toda regla. Un decir “no puedo más” y seguir otro poco y otro poco hasta cumplir el programa. Con viajes varios, interesantísimos por cierto. Con lo que el gran Pedro Arrojo -que sí nos representará- llama el petróleo de Aragón: viento y sol (en todo su apogeo). Sin prescindir de accidentes que han ido condicionando problemas en cadena. La prueba de resistencia la he superado sin embargo. O eso creo. Llevará un tiempo lograrlo del todo, imagino.


Mitin de Zaragoza. Foto de Fernando Pérez Ferreres


Entré en la candidatura de Unidos Podemos porque quise, para intentar ayudar, sin ningún afán, ninguno, de hacer carrera política. Lo he reiterado varias veces. Creyendo que el poder es la forma de conseguir logros como el bien común, uno de mis objetivos vitales. Siempre. Pensaba y pienso que también lo es de Unidos Podemos, mucho más que de otras formaciones. La experiencia ha sido enriquecedora. Es un privilegio a mi edad seguir aprendiendo y disfrutando de interesantes hallazgos, de entrañables contactos humanos. Un equipo estupendo, con gente eficaz, ilusionada, llena de humanidad. Con un gran futuro personal, emprendan lo que emprendan. Con Pablo Echenique que es ejemplo vivo de superación, de serenidad, de alegría de vivir.

Personalmente estoy muy satisfecha de la experiencia, como ciudadana española me aterra que casi 8 millones de individuos –que no es toda la sociedad sin embargo- hayan avalado corrupciones, recortes, manipulación, autoritarismo… La gran prensa ha tenido un papel esencial-. No informando, como trabajo en favor de este resultado. Un papel político, sin presentarse a las elecciones.

Oigo, leo y veo esa vorágine de análisis, de tartas, pizarras, voces, gestos… y me resbalan. Pero algo habrá que decir. Sí, algo digo. ¿Pucherazo? Bajo los mimbres de las grabaciones que ha difundido Público en el ministerio de Interior, todo es posible. El estercolero del poder en toda su crudeza. El voto rogado, o robado. Muchos factores. Son los mimbres con los que hay que trabajar, me dijo un compañero el otro día. Pues vaya mimbres. Es más posible así que salga un pato de goma que un cesto.

Lo que siempre he llamado Izquierda Exquisita ha tenido también su papel. Lo cuenta muy bien Javier Gállego, Crudo, según destacaba Gonzalo Semprún.


Esta diferencia entre sus votantes explica el fortalecimiento de un líder y la debilidad del otro. Hay un votante de derechas al que le importa más que ganen los suyos aunque no lleven razón y un votante de izquierdas al que le importa más llevar razón aunque los suyos pierdan. Al primero le falta piel, que diría Floriano, el segundo la tiene muy fina. Sobre todo con los suyos porque luego la tiene durísima para aguantar a los gobiernos de derechas que nos caen encima.

Imprescindible el artículo completo.

Yo he guardado algunos comentarios de esa vieja guardia, tan responsable de la eterna crisis de IU, atizando a Alberto Garzón. Como documentación. Vamos a ver, con los poderes en contra, que la coalición tenga 5 millones de votos aún, es un milagro. Deben reflexionar y no dejarse vencer por los ataques.



Sánchez-Cuenca también aporta interesantes datos al hilo de esta reflexión:

En general, los datos demuestran que aquellas provincias en las que IU obtuvo un mayor porcentaje de voto en las elecciones de 2015 son justamente las que han registrado una mayor pérdida de Unidos Podemos.

Y Esther Palomera que se mete en las zozobras del PSOE:

Así que el júbilo por mantener la primacía de la izquierda no es más que un espejismo. El PSOE sigue enfermo de gravedad y lo peor es que no parece dispuesto a profundizar en las causas de su patología. De nuevo, prima la endogamia y la resistencia interna sobre el proyecto político. El secretario general vuelve por sus fueros e intenta ganar tiempo, ocupar los espacios que le permita el nuevo calendario institucional y poner el foco de la derrota sobre el retroceso de los de Susana Díaz en Andalucía. El “sanchismo” disfrutó el domingo con el inesperado escrutinio del Sur tanto como lamentó que en Madrid se consiguiera el séptimo diputado, el puesto que ocupaba Eduardo Madina en la candidatura que encabezaba el secretario general. Temen que si Díaz se resigna sea el vasco quien se decida a medirse de nuevo con Sánchez por el liderazgo.

Gran noticia, por cierto, si la justicia poética repone a Eduardo Madina en el lugar en el que nunca debieron arrinconarle.

Un panorama en resumen que invita… al exilio. O a tomarse las cosas de otra manera. Vienen tiempos muy duros, votados embistiendo un trapo rojo que guía un torero al que no se quiere ver. La ingente tarea pendiente de tener una ciudadanía responsable y formada se aleja aún más. Alimentada también por la banalidad que preside nuestros días. En una Europa que se rompe y de la que el Brexit es solo un exponente entre muchos. El ascenso de la ultraderecha lo refleja. Con la Rusia de Putin recortando libertades y el esperpento Trump amenazando el trono de la Casa Blanca.

Me llaman, me escriben, sin que el necesario reposo me permita seguir ese ritmo que espero retomar con mucha más calma que antaño. Con enorme tristeza por los resultados, me llaman, por esa España que sigue “entregando a los demonios el gobierno y el control de su pobreza” como escribió el poeta Gil de Biedma. Preocupados por mí. En ese punto no hay problema. Lo siento, el análisis es certero, no hay pócimas que lo curen.

La posibilidad de no salir elegida existe y lo sabía. Trataré de escribir con mucha más extensión y tiempo todo esto. Si quiero. Porque lo principal hoy es que pienso que Yo he cumplido y no tengo obligación, ni moral, de hacer más. Sobre todo en favor de una parte de la sociedad que ni lo merece ni cree necesitarlo. La gente decente debe espabilar, vienen tiempos muy duros, ya digo. Pero todos son mayorcitos o tienen alguien que les cuide. Más o menos. UNICEF nos “sorprende” esta mañana con un nuevo récord de la pobreza infantil en España, ésa que deja tan terribles secuelas. Enlazo aquí a Anais Bernal que daba datos estos días. Casi 8 millones de individuos, como digo, lo han avalado. Un millón y pico que votaron izquierda en Diciembre se han abstenido. Otros andan a lo que andan.

No he llegado a ser política. No más de cuanto constituye la esencia de vivir, que es mucho. Formar parte como INDEPENDIENTE de una lista transversal de ciudadanos agrupada en Unidos Podemos y no llegar a tener escaño, no me convierte en política en absoluto. Las cloacas del Twitter, de Facebook –menos-, las del periodismo de políticas inconfesas –los Cebrián, Marhuendas, Indas, Bietos, etc.., a quienes la chusma ni toca- , dirán lo que le venga en gana, seguirán -los que se dedican a eso- manipulando o troceando mis palabras, decidiendo qué nivel de insultos debo aceptar –de traca-, pero yo soy tan libre como ayer y hace un mes, un año, muchos, o mañana. Yo he cumplido. Y atesoro las respuestas de gente maravillosa que he conocido, reencontrado o siempre está conmigo. A ver si lo entienden de una vez: soy libre, no debo nada a nadie, igual me deben a mí mucho más. Y, por tanto, eso de pagar por es un concepto que solo cabe en cabezas mezquinas o serviles.

Disfruten de cuatro años más o los que sean de gobierno del PP. Las víctimas con su pan se lo coman si son responsables de sus actos. Niños o ancianos sepan que a ellos se lo deben. Lo peor de la mediocridad, de la mezquindad, es que no disponen siquiera de alternativas.

El camino sigue, un día sí se podrá para hay que quererlo y poner los medios, suelo decirlo. Yo haré, como siempre, lo que crea que debo hacer,lo que quiera hacer.


*https://rosamariaartal.com/

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible