Ir al contenido principal

WWF pide el cierre de las ‘granjas de tigres’ en Asia

DÍA MUNDIAL DEL TIGRE


Tigre de bengala. © National Geographic / Michael Nicols / WWF

En el Día Mundial del Tigre, WWF reclama a los gobiernos de Asia que investiguen todos sus centros de cría de tigres y cierren todos los que puedan facilitar el tráfico ilegal de esta especie. WWF lanza esta petición tras los terribles crímenes descubiertos recientemente durante una incursión policial en el Templo de los Tigres de Tailandia.

Si se clausuran estos centros de tráfico ilegal, comúnmente conocidos como “granjas de tigres” para distinguirlos de zoológicos legítimos o centros de cría en cautividad establecidos con fines de conservación, los esfuerzos para salvar a los tigres salvajes alrededor del mundo se reforzarían significativamente.



En junio, las autoridades en Tailandia realizaron una redada policial en el llamado Templo de los Tigres. Junto con 137 tigres, encontraron los cuerpos de 40 cachorros en un congelador, otros 30 cachorros más conservados en jarras y alrededor de 1.000 amuletos hechos con piel de tigre.

“Las impactantes imágenes del Templo de los Tigres de crías congeladas y preparadas para el tráfico ilegal son una evidencia de lo que verdaderamente está sucediendo tras los bastidores en estas granjas de tigres, y demuestran por qué se deben clausurar,” dijo Michael Baltzer, Líder de la Iniciativa Tigres Vivos de WWF. “Cerrar las granjas de tigres ayudará a que los países alcancen el objetivo de duplicar el número de tigres salvajes para el 2022.”

Mientras que el Templo de los Tigres se ha convertido en la “granja de tigres” más famosa de Asia, los centros de cría de tigres en Asia han aumentado a una velocidad asombrosa en los últimos 15 años, pese a las denuncias de una coalición de organizaciones no gubernamentales para poner fin a la cría de tigres con fines comerciales y la eliminación de granjas de tigres.

De acuerdo con el EIA (Environmental Investigation Agency), existen más de 200 centros alrededor de Asia, variando en tamaño desde pequeños hasta gigantes. Estos centros, distribuidos por China, Laos, Vietnam y Tailandia, hospedan entre 7.000 y 8.000 tigres cautivos- mucho más que los 3.900 tigres que se estima que sobreviven en libertad.

Muchos de estos centros de cría de tigre - que a menudo incluyen lugares de entretenimiento como el Templo de los Tigres - son propensos a estar involucrados en el comercio ilegal de tigres y productos de tigre, especialmente teniendo en cuenta sus costes operativos extremadamente altos. Dichos centros perjudican los esfuerzos para proteger a los tigres salvajes y detener el comercio ilegal, ya que complican la recuperación de la especie porque normalizan y legitiman la venta de partes y productos de tigre, lo que a su vez impulsa la demanda.

“El tráfico ilegal de tigres no se detiene en las fronteras de Tailandia y el país ha comenzado a mostrar el camino a seguir. Con suerte, Vietnam, Laos y China realizarán medidas similares para ayudar a combatir el comercio ilegal,” dijo Yowalak Thiarachow, Director de WWF-Tailandia. "Las autoridades de Tailandia han desarrollado medidas valientes y decisivas para cerrar el Templo de los Tigres y deben cerrar todas las otras granjas de tigres en el país para ayudar a acabar con el comercio ilegal de tigres y sus partes en Tailandia".

En la próxima conferencia de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro (CITES, Convention of International Trade in Endangered Species) en Sudáfrica se discutirá sobre las granjas de tigres y la urgencia de prevenir el comercio ilegal de la especie desde estos peligrosos centros. Luis Suarez, Responsable del Programa de Especies de WWF España concluye: ‘Desde WWF exigimos la adopción de unas propuestas en CITES que garanticen no solo una mayor regulación sino también mejor supervisión de estas granjas para evitar el tráfico ilegal’.

Sin embargo, las granjas de tigre no se pueden cerrar de la noche a la mañana, ya que el destino de los tigres –que al haber vivido en esas condiciones, no pueden ser liberados a la naturaleza- todavía se tiene que resolver. Se necesita apoyo internacional para ayudar a los países a lidiar con este desafío, incluida la garantía de una supervisión rigurosa de los centros mientras se vayan cerrando.

"Es fundamental que la comunidad internacional intensifique y proporcione apoyo financiero al gobierno tailandés para asegurar el bienestar de estos tigres y motivar al gobierno a cerrar rápidamente todas los centros existentes que participan en el tráfico de tigres", instó a Edwin Wiek, Director de  la Fundación Wildlife Friends Tailandia.

“La existencia de estas granjas pone en peligro los esfuerzos y recursos que están dedicando muchos países para conservar sus tigres salvajes” dijo Baltzer. “Los esfuerzos de los Gobiernos para recuperar a sus tigres salvajes están empezando a mostrar avances, pero aún queda mucho por hacer para asegurar su futuro frente a la pérdida de hábitat y la caza furtiva. El trabajo duro podría deshacerse fácilmente.”

Se estima que quedan cerca de 3.900 tigres en la naturaleza, frente a los 3.200 que se estimaron en 2010: el año en que los estados, países vecinos y organizaciones se comprometieron al objetivo TX2 de duplicar el número de tigres silvestres para el 2022.

Comentarios

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible