Ir al contenido principal

.¡El tren que siempre descarrila

OPINIÓN de Rosa María Artal.- En el tiovivo de la actualidad ha pasado este lunes un momento durante la mañana una nueva revelación sobre la trama del AVE entre Murcia y Alicante. La trama de un tramo, hay más tramos. La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han encontrado un desfalco de 18 millones de euros, a base de sobrecostos y empresas fantasmas. Se contó también el encantador trato que la banda dedicó a implicados de postín con toda suerte de regalos. Lo de hoy era que ADIF siguió contratando con ellos a pesar de ser consciente de los precios exagerados que se estaban facturando. La empresa pública TRAGSA le advirtió. ADIF también es una empresa estatal. Dependiente hasta su ascenso a la Presidencia del Congreso español de Ana Pastor como Ministra de Fomento. Los votos de Ciudadanos a cambio de sillones en la mesa de la Cámara alta y de nacionalistas catalanes fundamentalmente -no sabemos aún a qué precio- facilitaron ese cargo a Pastor.


Foto del Día en el que el AVE llegó a Alicante


Hoy quienes dictan de alguna forma la actualidad siguen hablando de la formación de gobierno y del barómetro del CIS. De las olimpiadas y de alguna anécdota banal -en la de hoy no he reparado-. Yo os quiero recomendar vivamente un artículo publicado en CTXT.es por Rubén Juste de Ancos.




Entra muy bien. Está escrito con gran brillantez. Y el contenido es como una novela. La de nuestra vida, la de la España en la que siempre mandan y se forran los mismos. Por eso, luego, se atraganta algo. Pero ahí están todos. Los políticos del afamado bipartidismo de la alternancia en el Siglo XIX. La dictadura de Primo de Rivera, la República, la gran dictadura eterna del franquismo, y esta bonita democracia de la que disfrutamos. Los Borbones, naturalmente, que sienten una especial predilección por el tren. La Nobleza, la de título y la de pasta. Toda la turbia historia de este país que repite los cánones con idéntica impunidad así pasen los años.

Veamos este párrafo en donde Juste de Ancos nos cuenta cómo los políticos compaginaban divinamente sus tareas de gobierno con otras empresariales en busca de lucro y facilidades para el negocio.No falta un detalle. Hasta el rescate público.

"La compañía nació al año de ser aprobada la Constitución de 1876, que daba comienzo al modelo canovista de alternancia, y en su consejo se sentaban no sólo Silvela, sino posteriormente también Cánovas del Castillo, presidente del Consejo de Ministros durante la mayor parte del último cuarto del siglo XIX y también presidente de la compañía en 1888 y entre 1892 y 1895, además de consejero del Banco Hipotecario. La compañía, con tan renombrado consejo, logró hacerse con el monopolio de los ferrocarriles del sur de España hasta la segunda década del siglo XX, al mismo tiempo que moría el sistema canovista. Con constantes pérdidas y falta de inversión en plantilla e infraestructuras, su ruina se fue sufragando temporalmente con inyecciones de dinero público. Durante la década de 1920 se negó, alegando falta de recursos, a cumplir con la subida de salarios y la mejora de condiciones laborales pactadas (jornada de 8 horas). El dinero lo adelantaría el Ministerio de Hacienda de Calvo-Sotelo (201 millones de pesetas, de los que devolvieron un 4%). Este detalle no impidió la subida de salarios del consejo y el reparto de dividendos durante este periodo."

Abro un paréntesis para hacer notar que este mismo lunes hemos sabido por eldiario.es que los gobiernos de Zapatero y Rajoy facilitaron a 7 ex altos cargos de Defensa trabajar en empresas de armamento. El mundo es un pañuelo, el mundo de esta gente. Y también ha pasado como un suspiro.

Os recomiendo pues, seguir leyendo desde el principio el artículo del ferrocarril que conecta a Cánovas con Ana Pastor, sus partidos, sus amigos, sus apaños, sus quiebras, los beneficios. También hay de PP y de PSOE entre los protagonistas de la historia hasta nuestros días. Ved, leed, es jugoso. Aquí está completo.

En aquel libro del diario.es sobre el Relaxing cup of coffee de la insigne Ana Botella, escribí sobre infraestructuras, peliagudo tema. La conclusión fue que en España no se planificó un país para vivir, sino un terreno para especular. No se pensó en dónde poníamos los edificios. No calculamos que la vía ancha del ferrocarril truncaba la exportación. Nos volcamos en primar el transporte por carretera y luego llenamos el suelo de aeropuertos y no el aire de aviones. Y de AVEs de tierra pero solo para transportar viajeros que puedan pagar el caro billete, no mercancías. Un caos. Así es todo.

Y así seguirá, porque así lo quieren unos cuantos nada inocentes. El teatrillo que montan cada es más visible y tedioso. Nos disponemos a vivir otros 4 años. o 5,. o los que dispongan, de gobierno de esta gente. La misma siempre, la misma siempre, con los mismos cómplices. En los que se incluyen varios millones de votantes que no tienen excusa alguna para decir que no saben todo esto. Que no saben que nos cargan a todos los demás con un insoportable manto de basura y corrupción. No tendríamos porqué aguantar su gusto por la mugre.

Todos ellos son los que conducen ese tren que siempre descarrila… para la sociedad.

*https://rosamariaartal.com/

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible