Ir al contenido principal

Infantilización cultural

OPINIÓN de Jorge Riechmann.- El infantilismo creciente que hoy caracteriza a la cultura dominante proviene de EEUU, de su cultura de masas hoy universalizada. Conviene recordar –con Morris Berman- el análisis que propuso hace tiempo Ariel Dorfman (en The Empire’s Old Clothes). ¿De dónde viene el “poder blando” de EEUU? ¿Por qué todo el mundo se siente atraído por Disneyworld, Coca-Cola, las teleseries, Hollywood, los pantalones vaqueros, los programas televisivos de “telerrealidad” o ciberespacios como Reddit? Dorfman sugería que quizá la cultura de masas estadounidense toca mecanismos enraizados en nuestro ser más profundo. Resumiendo:
“El atractivo es arquetípico, transhistórico y transcultural -puesto que los seres humanos estamos programados biológicamente ara responder a cualquier cuestión con tintes de niñez. Buscamos proteger a nuestros jóvenes, nos producen sentimientos de ternura. Lo que hace Mickey Mouse es unir el poder y lo infantil, como hace casi toda la cultura norteamericana. Esa cultura transmite un mensaje de rejuvenecimiento, una fuente de eterna juventud y (dice Dorfman) ‘la posibilidad de conservar cierto tipo de inocencia conforme se crece’. En tanto que antes el ejército de EEUU era la forma de expandir la influencia, hoy los medios de comunicación masivos son una forma ‘pacífica’ de extender la frontera norteamericana. (…) ‘EEUU logró proyectar una categoría universal (la niñez) hacia culturas extranjeras que fueron sometidas política y económicamente, y buscar en ellas ecos de la infancia, el anhelo de redención, inocencia y vida eterna que, en algún nivel u otro, son parte de lo que compone a los seres humanos. Pero cuando al norteamericano se le priva de sus capacidades adultas, dice Dorfman, y se le ‘ofrecen soluciones que lo amamantan y le dan confort, lo que queda es un bebé, un ser humano disminuido y reducido’.”[1]

Bebés delante de las pantallas, adultos bebés empantallados… El secreto de EEUU es la lograda infantilización cultural del mundo; este proceso adquiere hoy un nuevo brío con la digitalización y la emigración a los ciberespacios.

Madurad y haceos adultos, dice Immanuel Kant. Seguid siendo niños felices e irresponsables, replica Mickey Mouse. Este breve intercambio definiría bien la tragedia de la Modernidad –que por desgracia está hoy ya muy cerca de consumarse definitivamente.

Cuando Hollywood retrocedía, Silicon Valley acudió al rescate –probablemente ése fue el golpe definitivo para nuestras esperanzas de reconstrucción cultural.


[1] Morris Berman, Cuestión de valores, Sexto Piso, México DF y Madrid 2011, p. 95-96.

*http://tratarde.org/infantilizacion-cultural/

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible