Ir al contenido principal

Las miles de muerte de La Veneno


Cristina Ortiz Rodríguez, conocida artísticamente como La Veneno, falleció este miércoles en el hospital de La Paz de Madrid. La Veneno se encontraba hospitalizada desde el sábado, 5 de noviembre, después de sufrir un fuerte golpe en la cabeza, al parecer por una caída accidental en su domicilio.


Trans, una vida violenta
Por Rómulo Hernández

A una persona nacida biológicamente mujer, con las mismas características físicas de Cristina, a menudo le dirían  “hembrón”, “diosa”, “mujerón”. A “La veneno”, como la presentaba la TV española, se le llamaba “mostruo” o para suavizarlo con anglicismos La reina del ‘freak show’.

Transgénero. Nació como José Antonio. Y a las chicas como ella, las fuentes de trabajo, la familia, y la sociedad en general, las lanza a menudo a la calle. 
Ella las transitó para sobrevivir. Y una en millones, la “descubrió” el mundo del espectáculo para exhibirla cruda. Desfachatada. Impúdica. Así vendía más.

A otras figuras las pulen, educan, maquillan por dentro y por fuera, antes de exhibirlas. Pero La Veneno era trans y querían que mostrase el trasero frente a la pantalla tal cual lo hacía en uno de los callejones que mencionaba, aunque ya no necesitara económicamente ese par de billetes sudorosos.

Vidas como la de ella, a la edad de los cuentos de hadas empiezan a enfrentar a una serpenteante pesadilla. Violencia, abandono, abusos, depresión, insultos, discriminación, burlas, escándalos, relaciones fugaces, escondites, son sus alfileres.
A punta de hormonas y cirugías riesgosas,consumen parte de sus vidas intentando poner congruencia al cuerpo con el género. La vida es corriendo.

Aunque muchas veces superen las expectativas físicas, a menudo pierden empleo,vivienda, y custodia de hijos, si los tienen, o enfrentan dificultad para actualizar sus documentos legales.
Las hay activistas, inteligentes, preparadas, pero eso no da audiencia, es difícil ridiculizarlas.

Cuando terminan sus vidas, a veces acortadas por la cobardía ajena, siguen siendo irrespetadas. Sus cuerpos, ocasionalmente, son vestidos como varones y sus victimarios pocas veces investigados.

@RomuloHernande8

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible