Ir al contenido principal

Abrir la Participación

OPINIÓN de Mauricio Castaño H., Colombia- Los tiempos pasan y tras ellos los cambios se hacen necesarios. Lo que ayer era apropiado, hoy se ha vuelto caduco. ‬La democracia Participativa en Medellín, el conocido Presupuesto Participativo o el PP ya tiene edad avanzada. Han pasado cuatro gobiernos desde el 2004, sin contar la década atrás con los llamados Poia o planes operativos anuales de inversión que tan sólo consultaban a las comunidades. Aquel más perfeccionado en tanto democracia directa, las decisiones son tomadas por los delegados comunales, por la ciudadanía organizada, mientras que aquel, el poia, tan sólo llegó a hacer un procedimiento consultivo, todo lo demás lo decidía el gobernante.
Hoy con todo este tiempo recorrido, la ciudad debate cómo mejorar este ejercicio de democracia imperfecta denominado Planeación Local y Presupuesto Participativo, más conocido por estas dos últimas palabras con sus dos iniciales PP, la comunidad, la ciudad entera introyectó esta denominación, sonora, ágil y pronunciable de un solo golpe: pepé. Y aquí se visibiliza un problema a corregir: la preferencia monetaria opaca el sentido de la participación al dejar de lado el interés por las problemáticas que urgen, que son comunes, necesarias, posibles y deseables.

Por lo demás, la experiencia enseña que las palabras tienen poder, evocarlas ya de por sí solas son taxativas, son mandato, entonces la referencia de Presupuesto se refiere a pesos, a dinero, es la primera evocación, la cual fue tomada muy a pecho por la comunidad, pues en las comisiones y asambleas la discusión protagónica es el techo presupuestal. Las gentes se vuelcan sobre el recurso en un tire y afloje perdiendo la perspectiva del desarrollo territorial. Insistimos que dicha lógica enceguece la participación y no dejan ver las problemáticas locales y de ciudad, sólo emerge un reguero de propuestas improvisadas y muy pocas son las pertinentes. Bienvenido el cambio que se propone!

La discusión por el dinero hace perder la perspectiva del desarrollo territorial. Y es así como la categoría de participación se echa a perder. Entre paréntesis recordemos que los impactos o son intangibles o no se compadecen con los recursos invertidos que superan los dos billones. Los electos son un universo de aproximados tres mil delegados en toda la ciudad, y quienes los votan son tan sólo el dos por ciento de una población total de casi tres millones de habitantes. Y es aquí donde viene un escollo a superar: aumentar la participación, “abrirla dice el concejal Ricardo Yepez.”

Pero detallemos esta segunda palabra del PP que es la Participación, es la gente, las comunidades y más específicamente los líderes barriales, quienes fueron elegidos como delegados, en otras palabras, esto equivale todavía a una democracia representativa, aún es una participación muy restringida, por ejemplo, en una comuna equis de las veintiuna que existen en la ciudad, llega a tener 130 mil habitantes y elige en una jornada de votación a 120 representantes o delegados. Y con relación a la ciudad la participación es pobre, pues sólo un 2% de ciudadanos salen a votar, y con relación al impacto sólo 10% sabe que existe el PP.

Aquí son justificables los deseos de la actual administración de proponerse en abrir más la participación, en pensar estrategias que involucren más a un alto porcentaje de ciudadanos. Se piensa bien cuando se proponen metodologías directas de votación a través de las redes sociales que facilitan la cobertura deseada, permitiendo que más personas se involucren en las decisiones, eso sería una verdadera democracia directa evitando en lo posible las intermediaciones, los intermediarios. Son, como ya se dijo una representación muy pequeña, y agreguemos que los metodologías de votación o de consulta siguen siendo muy rudimentarias comparadas con las posibilidades que se tienen hoy, con el voto electrónico y con las redes sociales que facilitan y garantizan que un gran número de ciudadanos participen con un simple clic desde la comodidad en su casa. Es pertinente aquí hacer otro paréntesis para anotar la gestión de sus problemáticas que hacen mandatarios y comunidades con el twitter y Facebook en España.

Se piensa bien cuando se quiere dejar un solo Sistema de Planificación para la ciudad, es la vía recomendada en el mundo del desarrollo y de la transparencia, pues bien es sabido que los sistemas complejos se convierten en inoperantes y se prestan para la confusión, para crear el caos, y donde no hay control ni seguimiento ni mucho menos evaluación de dudosa ejecución, entonces aparece la corrupción, aparecen los amigos de lo ajeno del recurso público. Las intenciones del proyecto de acuerdo 055 son pertinentes y rescatan lo bueno de los Acuerdos 043 de 1996 y 2005. Es necesario el diseño de un solo sistema que controle todo el universo propuesto, la simplicidad es el arte de la eficiencia, del control permanente en el aquí y en el ahora.

Esperamos que la ciudadanía esté a la altura del momento y superen las posturas que no quieren el cambio o los intereses políticos que contaminan el sano debate y generan confusión. No es serio afirmar que todo el PP está en manos de la delincuencia. Ningún organismo de control ha dicho tales palabras mayores. Pues las obras están ahí: Becas de educación superior para los jóvenes de los estratos más bajos que por lo demás, sin esa ayuda jamás hubieran podido ingresar a los estudios superiores. Ahí están los box culvert que detuvieron el riesgo de aplastar familias enteras, pasamanos que evitaron que los niños se cayeran al río, simplemente ahí están esas vidas salvadas. Ahí están las personas con una autoestima alta, alegres porque pudieron acceder a una prótesis dental. La lista es grande pese a ser regueros y no proyectos de ciudad que generen alto impacto.

Incluso ahí esta lo oprobioso que no invalida lo bueno hasta ahora logrado. Nos referimos a las malas prácticas, del codo que borra lo bueno hecho por la mano pero que no comprometen el grueso del presupuesto, la referencia es a las malas prácticas de líderes sociales tales como los paseos forzados en playa, brisa y mar y muchas veces disfrazados con la palabra mágica de Fortalecimiento a las organizaciones. Todos los logros, todo lo tergiversado es lo que se pretende corregir. Buen viento y buena mar deseamos a los constructores del buen cambio.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible