Ir al contenido principal

El sector apícola de COAG y Greenpeace protestan en Valencia contra la mortandad de abejas

Cientos de personas se concentran frente a las puertas de la Conselleria de Agricultura para exigir a la consellera medidas urgentes

La Valenciana es la tercera comunidad autónoma donde más plaguicidas se utilizan



Ante el aumento de los episodios de mortandad de abejas melíferas y de otros importantes insectos polinizadores por los plaguicidas tóxicos en frutales y la inacción de la Conselleria de Agricultura, centenares de apicultores y apicultoras de COAG y Greenpeace se han concentrado frente a la Consellería para pedir una reunión de urgencia con la consellera Elena Cebrián y proponer medidas contundentes y valientes para paliar esta situación que podría poner en peligro el sector agrario.

Desde hace más de cinco años, el sector apícola y Greenpeace denuncian que la aplicación de insecticidas en cultivos en floración resultan letales y son una de las causas principales de la mortalidad de las colonias de abejas melíferas. Pese a varias reuniones con la Conselleria, muchas promesas y una muestra de buena voluntad siguen sin ponerse en marcha las medidas necesarias, de hecho, esta comunidad es la tercera que más plaguicidas utiliza.

En España, según un informe de Greenpeace el 70% de los principales cultivos dependen en mayor o menor medida de la polinización por insectos y este tipo de polinización supone un valor añadido de más de 2.400 millones de euros al año solo para el sector agrícola. A nivel mundial, cerca del 90% de las plantas silvestres con flor y el 75% de los principales cultivos agrícolas dependen de la polinización animal y en particular la realizada por insectos.

España es el principal productor europeo de miel y polen y cuenta con más de 20.000 profesionales en el sector, además también muchas personas aficionadas. La Comunidad Valenciana es la tercera más importante en producción de miel.

“Son muchas las familias que dependen única y exclusivamente de las abejas para vivir. Es inadmisible que después de años y años de denuncias sigamos en la misma situación y todos los años nos enfrentemos a mortandades de abejas en los frutales”, ha afirmado Pascual Domingo, apicultor y secretario general de COAG Comunitat Valenciana.

Tanto el sector apícola como el ecologista opina que la agricultura está atrapada en un ciclo vicioso que la hace totalmente dependiente de los plaguicidas químicos de síntesis, de otros insumos agrícolas y de las grandes empresas que los producen. Estas empresas solo buscan su máximo beneficio económico y no tienen ningún interés en que se prohíban sus peligrosos productos ni que la agricultura ecológica crezca: se cerraría el grifo que alimenta su negocio. Las corporaciones son las primeras y grandes responsables de estas mortandades y el sector agrícola necesita soluciones que rompan este ciclo vicioso y permita una actividad compatible con el medio ambiente y otros sectores productivos.

“Las abejas siguen muriéndose debido al uso de venenos en la agricultura y solo damos pasos muy tímidos para salvarlas. ¿Qué pasará si nos quedamos sin abejas?” se ha preguntado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España. “Los apicultores y apicultoras son la voz de las abejas y nos están diciendo que algo va mal en la Naturaleza y la agricultura. Necesitamos medidas urgentes y valientes para parar de una vez esta locura” ha concluido Ferreirim.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible