Ir al contenido principal

Alarma en la ONU y Palestina luego de que Israel aprobara una nueva colonia

El gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aprobó oficialmente la construcción de la primera colonia israelí en más de 25 años en los territorios ocupados a los palestinos en Cisjordania.



Télam.-Palestina y la ONU condenaron hoy la decisión del gobierno del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, de aprobar oficialmente la construcción de la primera colonia israelí en más de 25 años en los territorios ocupados a los palestinos en Cisjordania.

El gabinete de seguridad israelí dio luz verde al nuevo asentamiento ayer al anochecer, en una medida con la que el gobierno de Netanyahu, considerado uno de los más derechistas de la historia del país, avanza con la expansión de sus colonias en Palestina en desafío a preocupaciones y rechazo internacional.

La diputada y funcionaria del Consejo Nacional Palestino Hanan Ashrawi dijo que la decisión demostraba que Netanyahu y su gobierno quieren redoblar "su política sistemática de colonialismo, apartheid y limpieza étnica, mostrando un desdén total y flagrante por los derechos humanos de los palestinos".

"Israel está más comprometida con la población ilegal de colonos que con el cumplimiento de lo que se requiere para (lograr) estabilidad y una paz justa", agregó la importante dirigente en un comunicado.

Un vocero del secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su "decepción y alarma" ante el anuncio, informó la cadena de noticias BBC.

"El secretario general ha subrayado insistentemente en que no hay plan B para que los israelíes y palestinos vivan juntos en paz y seguridad. Condena todas las acciones unilaterales que, como esta, amenazan la paz y socavan la solución de los dos estados", dijo Stephane Dujarric en un comunicado.

El nuevo asentamiento será construido al norte de la ex colonia judía de Amona, que fue desmantelada en febrero pasado por orden de la Corte Suprema por no contar con la autorización del gobierno.

Netanyahu había prometido construir una nueva colonia para los habitantes de Amona luego de su evacuación.

"Prometí crear una nueva comunidad y vamos a respetar ese compromiso y crearla hoy", dijo antes de la reunión con su gabinete de seguridad.

Oded Revivi, el principal emisario en el extranjero de la organización que representa a los colonos, elogió la decisión.

"Vamos a controlar al gobierno bien de cerca y ver si estos planes se concretan, permitiendo una nueva era de construcciones" de asentamiento, dijo Revivi en un comunicado.

El ministro de Agricultura israelí, Uri Ariel, también dio la bienvenida al anuncio que, según dijo, permitirá "el desarrollo de Judea y Samaria", la denominación bíblica de Cisjordania y la forma en que la designan los nacionalistas israelíes.

La organización israelí Paz Ahora, que se opone a la ocupación de Palestina y monitorea la colonización, dijo que se trata del primer asentamiento cuya construcción se aprueba de cero desde 1991.

En los últimos años, en cambio, las construcciones autorizadas consistían en expansiones de asentamiento existentes.

Paz Ahora dijo que su ubicación en el corazón de Cisjordania era "estratégica para la fragmentación cisjordana", justo el territorio que los palestinos quieren como parte central para fundar su futuro Estado, algo que la mayoría de la comunidad internacional considera la mejor solución a este conflicto de décadas.

"Netanyahu es un rehén de los colonos, y elige su supervivencia política por sobre los intereses del Estado de Israel", dijo la ONG, que agregó que la decisión empuja aún más a los israelíes y palestinos a un sistema de "apartheid".

Los palestinos quieren fundar un Estado en Cisjordania y la Franja de Gaza, con capital en Jerusalén este, todos territorios capturados por Israel durante una guerra contra países árabes en 1967.

La comunidad internacional considera ilegales todas las colonias israelíes en territorios palestinos y una obstáculo mayúsculo a la paz en Medio Oriente.

El gabinete de seguridad israelí también licitó la construcción de 2.000 casas en colonias existentes y discutió si autorizar de manera retroactiva tres asentamientos que el gobierno no había permitido.

El gobierno del ex presidente estadounidense Barack Obama se opuso a la expansión de las colonias, y en diciembre se abstuvo -y no vetó, como hacía siempre- sobre una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condenó la ocupación de Palestina y reafirmó la ilegalidad internacional de todas las colonias.

Pero desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, en enero, los líderes de los colonos se han visto envalentonados por su postura mucho menos crítica, y desde entonces Israel ha anunciado planes para construir 5.500 casas en colonias existentes.

Trump prometió continuar con su apoyo a Israel pero también urgió a Netanyahu a "contenerse un poquito" con los asentamientos mientras su gobierno explora formas de reanudar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, que están interrumpidas desde 2010.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible