Ir al contenido principal

La Política en Colombia

OPINIÓN de Iván Castrillón A. y Mauricio Castaño H., Colombia.- En Colombia después de su Independencia en 1819, se conformaron dos partidos políticos el Conservador que como su nombre lo indica, propende por conservar valores económicos en defensa de una servidumbre, por la conservación de la tierra o de los valores latifundistas; mientras que por el contrario, el partido Liberal, refiere a la libertad, a liberar la producción de los valores feudalistas a cambio del libre comercio que implica hacer más énfasis en la industria que en la tierra. Otros valores como los religiosos son característicos, para los conservadores vale mantenerse en el credo único del catolicismo, mientras que los liberales incentivan la libertad de cultos o la prominencia de un Estado Laico. En esencia esta sería la matriz ideológica de estos dos partidos que tuvieron larga vida hasta la Nueva Constitución en el año de 1991. Más de cien años con dos partidos, lo que se conoce con el nombre del bipartidismo, cuya característica es su precariedad, pues la hegemonía conservadora no lo aceptó, de ahí la crisis que se desata con el asesinato de Gaitán, sin contar el crimen de Rafael Uribe. Crisis también es que no aceptaron que otros gobiernen, en especial cuando ven amenazados sus privilegios, por eso se asesinaron los candidatos presidenciales: Carlos Pizarro del M-19, Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo de la Unión Patriótica, Luis Carlos Galán Nuevo Liberalismo.

Para completar esta radiografía mencionemos las disputas del Poder por parte de dos elites conocidas bajo las doctrinas del Centralismo versus Federalismo. La primera hace referencia a la oligarquía bogotana, que se ha creído más adinerada y más culta que la de la periferia, por eso el eufemismo de la Atenas Suramericana, familias de apellidos Santos, Lleras, Gómez (Laureano), López han sido los presidentes del país, es la centralidad contra lo regional, recordemos aquí los cálculos desproporcionados en la distribución del presupuesto nacional, de cada 100 pesos el Centro, Bogotá, se queda con 80, lo restante del otro 20 se reparte para las regiones. Por eso la otra fuerza de la región ha librado disputas bajo la propuesta del Federalismo, un Estado con Estados Federales que equilibren estas desproporciones en la distribución del presupuesto y así poder tener unos desarrollos regionales equilibrados.

Fue a partir de 1991 que se abrió la norma para estimular la creación de nuevos partidos, se creyó que sinónimo de la democracia era la proliferación de partidos, en total fueron alrededor de ciento dieciséis partidos, la mayoría de ellos tan sólo eran derivados de otros como estrategias de cálculos politiqueros, se les llamaban partidos de garaje, eran máquinas de producir avales para ciertos liderazgos, muchos de ellos con problemas con la justicia. Otra fórmula fue corregir la reforma política pasada y favorecer la creación de pocos partidos pero que fueran fuertes, el punto clave es el umbral del dos por ciento del censo electoral que debe superar cada grupo para mantener su personería jurídica, fue así como se redujo la cifra de 116 a 16 partidos políticos, entre ellos se mantienen esas dos ideologías de latifundistas y liberales, los que siguen apegados esos valores de la tierra y quienes lideran modernizar el Estado acorde a las políticas librecambistas o neoliberales.

Aquí vale una precisión, el Partido Conservador fue absorbido por el ultraderechista Centro Democrático quien ha librado feroces batallas contra el actual proceso de Paz. Las fuerzas alternativas o de izquierda son en la práctica insignificantes, pues los gobiernos en este país con sus oligarquías se han garantizado de institucionalizar la violencia hacia líderes de izquierda, y de esta manera tienen a raya, controlan que los embriones de izquierda se desarrollen, y de esta manera contienen los movimientos sociales con sus reivindicaciones. Ello explica lo mal que estamos de indicadores que miden la pobreza. Recuérdese hitos como la violencia política de 1948 con más de 900 mil asesinatos; la violencia paramilitar de 1980 con más de 6 millones de víctimas.

Este país comparte las mismas dinámicas de la geopolítica global, esto es, en palabras de Chomsky, la banalización de la política la cual fabrica candidatos similar a como se hace una pasta dental, se construye un marketing de promoción del candidato y otro marketing para destruir a su oponente, por lo general se construyen relatos creíbles que se solapan sobre la realidad. Los medios anulan la cultura crítica con mentiras de alto impacto que mellan bastante al contendor, se sabe que una mentira se reproduce por quince veces, mientras que una verdad se multiplica tan solo una vez. Es de resaltar cómo se utilizan las redes sociales para manipular la opinión pública, es una forma algo inescrupulosa de hacer la política que favorece a las élites.

Las fuerzas de izquierda en la actualidad no tienen relevancia porque actúan desarticuladamente pero principalmente porque la ultraderecha los mantiene a raya asesinando a su líderes, recuérdese que van más de 160 líderes sociales asesinados desde que se inició el proceso de paz con la guerrilla de las Farc, es la metodología de usar la violencia contra las clases populares y contra las fuerzas políticas alternativas a la Derecha, reiteremos, los cálculos hechos por los violentólogos son de más de 900 mil muertos desde que inició la violencia contemporánea en 1948. En la actualidad existe un partido de izquierda, el Polo Democrático que es una especie de asociación de grupitos, muchos de ellos fundamentalistas, esto hace que no haya ni unidad ideológica ni unidad de acción, cada quien tira para su propio costado.

En la actualidad el panorama es el mismo, un Estado controlado por una Derecha que guarda los privilegios de sus élites en detrimento de las clases populares, un Estado cuyas instituciones están al servicio de los hombres más ricos, por eso el proceso de paz genera muchas dudas porque no se sabe cómo se garantiza uno de los mayores problemas que ha tenido la historia colombiana: la no materialización de la democracia, la no participación política efectiva. En el debate del 25 de abril sobre la corrupción de odebrecht dado por el senador Jorge Robledo del Polo Democrático afirmaba que el actual Fiscal Néstor Humberto Martínez fue puesto, es funcionario no del Estado colombiano sino del grupo económico Sarmiento Angulo, quien puede poner y quitar funcionarios de Estado, la política en Colombia está en función de los grupos de poder económico.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible