Ir al contenido principal

Primero de Mayo: #alacalle. No hay excusas

73 marchas en toda España exigirán salarios y empleos dignos
Toxo: “No podemos resignarnos. Sin movilización no habrá avances”
Horario de manifestaciones

Cuarenta años después de su legalización, los sindicatos vuelven a salir el Primero de Mayo a la calle para exigir a la patronal un pacto salarial y al Gobierno la derogación de las reformas laborales, que permitan tener salarios y empleos dignos. Bajo el lema "No hay excusas. A la calle", los principales sindicatos, UGT y CC OO, han convocado 73 manifestaciones en todas las capitales de provincia y ciudades españolas más importantes para reivindicar empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y más protección social.


La Unión Sindical Obrera (USO) se suma también a la celebración del Día del Trabajo, con una decena de movilizaciones entre las que destaca su principal manifestación que, por primera vez este año, no tendrá lugar en Madrid, sino que recorrerá las calles de Oviedo. Bajo el lema "¡A la ofensiva! Por los salarios, el empleo digno y la justicia social", la manifestación de USO partirá a las 12.00 horas de la Plaza de la Constitución para terminar en la Plaza de España con un mitin del secretario general de la organización, Julio Salazar. La recuperación real de los salarios, la necesidad de crear empleo estable y de calidad, la igualdad de oportunidades y la defensa de los derechos de la ciudadanía serán las reivindicaciones de la manifestación de USO. La Confederación General del Trabajo (CGT) ha vuelto a llamar a la movilización de cara al Primero de Mayo "contra la corrupción política, judicial y empresarial", mediante la "lucha en la calle, que es la única vía para defender y recuperar derechos y libertades que nos han sido arrebatados con el pretexto de la crisis-estafa". Por su parte, el sindicato CSIF reclama de cara a la celebración del Día del Trabajo una cláusula de revisión salarial para los empleados públicos así como recuperar las retribuciones previas a 2010.


Con motivo de la celebración del 1 de Mayo, CCOO y UGT en un manifiesto conjunto, entre otras importantes reivindicaciones, piden al Gobierno central, comunidades autónomas y a las formaciones políticas con representación parlamentaria que apoyen e impulsen las reformas y cambios necesarios para hacer posible que el aumento de la producción y de la riqueza beneficie al conjunto de la sociedad, y entre ella a la clase trabajadora, que ha sido especialmente castigada en la última década.



Desde 2008 muchos de los derechos de la clase trabajadora han sido eliminados, por el efecto directo de una intensa crisis y por unas políticas, mal llamadas de austeridad, que han aumentado la precariedad laboral, han reducido salarios y prestaciones sociales y han recortado derechos y libertades. Unas políticas que, en suma, han empobrecido a la mayoría social, que somos los trabajadores y las trabajadoras, y han aumentado las desigualdades, la pobreza y la exclusión social han aumentado

El crecimiento económico, advierten los sindicatos, debe llegar a todas las personas. Para ello, es preciso crear empleo estable y de calidad mediante la aprobación de un Plan de Choque; derogar las reformas laborales, mejorar los salarios y reforzar las redes de protección social.

En este sentido, en el manifiesto del 1 de Mayo, CCOO y UGT insisten en que es necesario devolver el equilibrio de fuerzas en la negociación colectiva, y exigen un SMI suficiente, estable y duradero en el tiempo (hay que llegar a un SMI de 1.000 euros a final de esta legislatura y garantizar que será siempre, al menos, equivalente al 60% del salario medio); una ley de igualdad salarial entre hombres y mujeres; la reforma del sistema de prestaciones por desempleo y la derogación de la reforma de las pensiones de 2013, entre otros aspectos.

Asimismo, consideran imprescindible una reforma fiscal integral, que consiga más ingresos y reparta mejor los esfuerzos, y la puesta en marcha inmediata de una Prestación de Ingresos Mínimos, como la propuesta por UGT y CCOO, para sacar de la miseria a las 630.000 familias que no poseen recursos.

La recuperación del gasto en Sanidad, Educación, Protección Social y ayuda a la Dependencia, extendiendo su cobertura y mejorando la calidad de sus servicios; el Estatuto de la Función Pública; la puesta en marcha de un Plan Estratégico para la Industria; una mejor política científica y unas condiciones de trabajo dignas para la comunidad investigadora; así como la derogación del artículo 315.3 del Código Penal y la Ley Mordaza ocupan un lugar destacado entre las reivindicaciones recogidas en el manifiesto.

Todo ello en el marco de un país necesitado de una fuerte regeneración democrática y cultural.

Este cambio de políticas debe comenzar sin demora. Sin él la crisis nunca terminará para la mayoría social, para la clase trabajadora. Es una exigencia social, económica y democrática.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible