Ir al contenido principal

La biblioteca digital europea rescata las vidas rotas en la Primera Guerra Mundial

El sargento escocés George Cavan no pudo besar a su mujer y sus hijas antes de partir al frente de batalla en marzo de 1918, lo que pudo fue despedirse con una nota guardada en una caja de cerillas. Es uno de los miles de recuerdos de la Primera Guerra Mundial que ahora expone la biblioteca digital Europeana.

Imagen cedida por Europeana de la nota que el sargento escocés George Cavan escribió para fue despedirse de su mujer e hijas.




A través de la colección Europeana 1914-1918, la biblioteca digital europea lleva seis años organizando la recopilación, transcripción y traducción de miles de documentos que, además de explicar el lado militar del conflicto, conmemora las historias de las familias rotas, de los soldados en el frente o de las infancias robadas por la guerra.

EFE, Europeana

europeana
Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible