Ir al contenido principal

Viva la chusma

“Todo chusma en una plaza sabe / que el único mesías radica en el pueblo”


Vanina Escales.- Coti López es fotógrafa y dueña de una enorme sensibilidad. Su libro Chusma podría llamarse Amiga, porque el acercamiento a las personas retratadas consigue miradas generosas y desnudas, como si el dispositivo fotográfico se hubiera disuelto para abrirse a una pura horizontalidad.


“Todo chusma en una plaza sabe / que el único mesías radica en el pueblo” y Coti busca en las miradas que le devuelven la revelación de esa verdad. El único mesías es el pueblo y cada contacto visual es prueba de la inmanencia de la divinidad popular. Miradas que afirman ser y potencia, deseo y seguridad, identidad y afecto.


La fotografía trabaja con materiales sensibles y combinados, el tiempo y la luz, todo lo que siempre fluye y se escapa. El trabajo de Coti es una pregunta contemporánea por la memoria, en donde la subjetividad representada se convierte en su expresión. A través de los elementos de la fotografía captura instantes de verdad. Eso y no las imágenes del espectáculo conforman la memoria del heroísmo popular. Pibitos que venden en la calle tesoros para alegrar el día, pibas con piercing como lunares y cuerpos que parecen seguros entre amigas, muchachas con trajes típicos del altiplano listas para que las faldas ondeen al ritmo de la festividad, marcha del orgullo con femineidades y cuerpos queer como Gracias modernas. Lo que pasa en las calles no se refleja en el mundo de las instituciones, por eso memoria e historia difícilmente se crucen. Y por eso, este libro es un testimonio para atesorar.



El método de Coti López está en una frase de Clarice Lispector que recoge Chusma: “cuando veo a una persona que nunca vi, y tengo algún tiempo para observarla, me encarno en ella y así doy un gran paso para conocerla”. De ahí a la comprensión de sus motivos y de su devenir, hay un instante. La invitación es a una mirada piadosa y detenida, suave y no juzgadora. Porque Coti mira personas, donde los discursos odiosos ven gentuza, y levanta el guante del orgullo chusma, en donde el pueblo es artífice de su propia memoria.



Chusma no significa nada. Chus-ma es una palabra inútil. Puede seratribuida al fascismo de ruleros, a la vecinocracia que incuba elhuevo de la serpiente. Pero también puede ser un rostro salvaje.Chusma en negro o en blanco. El primer pensamiento que se agita enmi mente es la mirada impertinente, la mirada vecinal y contravecinalque se te mete en tu casa y quiere saber cómo vivís y hacés las cosastodos los días cuando te despertás y vas a dormir. Pero insistoque chusma no significa nada. Para el periódico local, los mejoreslectores son los chusmas porque llevan y traen un runrún que no tienecontenido, más que aquel que hace chusma. Es efectivo porque limpiay recibe el nombre de chusma que se mete en todas las cosas cualvirus en la palabra que todos comienzan a hablar sin darse cuenta.Chusma recibe el nombre de todos los intelectuales y artistas deuna ciudad pacata, que colaboró con exterminar a sus mejores hijosque eran, para ellos, los peores chusmas. Los intelectuales de estaciudad pacata convergen como grupo o asociación de perros escondidosen caniles de elite que salen a oler el culo a sus adláteres chusmas.Ellos son tan chusmas como aquellos que salen también a chusmear losviernes a la noche y después se guardan. El positivismo lo sabe bien,por más que lo niegue: todo lo culto nace de lo popular. Por ahorapodemos decir que todo lo culto nace de la chusma. Y toda chusma puedellegar a ser culto.Chusma es una palabra sensible para la mirada. Se puede fotografiarel concepto. Pero es inútil, eso no le sirve al funcionariado de turnoque la clasifica para quedar bien con el progresismo bienpensante.Porque la belleza ha muerto, salvo para quien pasea y la capta enun rapto. Cada criatura atrapada en un minuto de peligro. En esasecuencia de imagen tiempo-movimiento, el daguerrotipo siglo XXI esalgo inolvidable. Una cadena de deseos.


Entraron los viernes por la tarde. Invadieron la ciudad como rataslas chusmas. Le dieron una postal a la señora chismosa de ruleros quecacerolea indignada cuando le retienen al campo. Cuando le retuvieronlos ahorros. De a poco se juntaron otros varios vecinos del centro ypensaron en hacer listados de nombres. Coser prontuarios y dárselos alcomisario de turno para que observe y requise. Que constate lunares,tatuajes, fenotipos, gorras y modismos. Un Hamelin para limpiar a lachusma se consigue al por mayor en el mercado de limpiachusmas. Peroeran muchos, cada vez más. En todas las esquinas llegaban de todoslos márgenes para reírse, abrazarse, fisgonear y hacer la previa dela noche más oscura.

 
Tras vestirNo es igual a vestir despuésEl pecho de color es fulgorComo una criatura lamida por el solEl fantasma viaja haz de luz que capta el pez-onAsí la Chusma sueña bajo el agua nocturna ser pez-onY a la mañana es Sherezade cuenta el sueño de su amadoSe lo trasmite como un almíbar del oído a la boca susurro chusmaTras vestir no es igual a vestir antes


Todo chusma en una plaza sabeQue el único mesías radica en el puebloEn algún vértice escondido de multitudDonde fulge algoEl pun-ctum está en un desliz un respiroChusma sabe que hay que buscarlo como tesoroNo es un lumpen ni está alienadoAunque no lo reconozcaLas estrellas nacen dentro del pecho del pueblode una chola o un cholo con una espina adentro de tristezaque agrieta el centro del mundoun pibe a punto de caer muerto en una esquinasostiene todas las miserias latentes a punto de estallaruna mujer encerrada dentro de un cuerpo machoes todo pueblo su tierraes pueblo ambiguo que espera resolución con el cuchillo afiladopara entrar en escenapara atrapar el vuelo de un ángelpara soñar de nuevo

Texto de Julián Axat nacido en La Plata en 1976. Abogado y poeta

Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible