Ir al contenido principal

Los nazis preferían la metanfetamina, los veteranos del ejército el éxtasis: Cómo las drogas influyen en las guerras

El autor alemán Norman Ohler, en su libro *En la vorágine total dice que Adolf Hitler consumía la metanfetamina complementada con barbitúricos, cocaína, esteroides, hormonas sexuales y una forma temprana de OxyContin. © General Photographic Agency/Getty
La mitología nórdica describe hazañas impensables de los berzerkers, guerreros feroces
Soldados belgas recuerdan a los nazis que cargaban sin miedo contra los nidos de ametralladoras
Libros sobre Vietnam narran historias de violencia de soldados que perdieron la razón
Niños soldados en zonas de conflicto de África que disparan hasta sus propias familias
El autor alemán Norman Ohler, en su libro *En la vorágine total dice que Adolf Hitler consumía la metanfetamina complementada con barbitúricos, cocaína, esteroides, hormonas sexuales y una forma temprana de OxyContin. © General Photographic Agency/Getty
Historias de guerras y drogas

Leonora Chapman. RCI .- Desde la antigüedad, los soldados y los ejércitos han usado drogas y estimulantes para ayudarse a luchar, para envalentonar a guerreros para una carga en el combate o para mantener ejércitos enteros marchando.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados nazis recibieron tabletas de Pervitin, o metanfetamina, durantes las batallas. Photo Credit: (Rafferty Baker / CBC)


La mitología nórdica describe las hazañas de los llamados berzerkers: guerreros feroces que iban a la batalla vestidos con pieles de animales. En las leyendas, los berzerkers luchaban sin miedo en un estado frenético, y lograban ese estado a través de algún tipo de fuerza animista derivada de las pieles.

Pero algunos historiadores ahora creen que los berzerkers realmente existieron y que su frenesí era el resultado de un químico. Hay alguna evidencia que sugiere que en realidad estaban bajo la influencia de un hongo alucinógeno, la amanita muscaria.

En los tiempos modernos, los ejércitos han aprovechado el poder de las drogas de una manera más sistemática.

La Alemania nazi logró ensamblar una de las más formidables maquinarias de guerra hasta ese momento conocidas, más ágil, mecanizada y avasallante que los ejércitos que combatieron durante la Primera Guerra Mundial. Y por eso desbordó a los ejércitos vecinos y logró controlar todo un continente.

Norman Ohler, autor de * Blitzed: Drugs in the Third Reich * © Norman Ohler

Los historiadores han resaltado que esto fue resultado del avance científico y la impresionante ingeniería alemana.

Pero también, dicen otros, fue debido al uso masivo de drogas, particularmente de metanfetaminas.

Eso, al menos, es lo que plantea el autor alemán Norman Ohler, en su libro ” Blitzed: Drugs in the Third Reich “(En la vorágine total)” que examina el papel estratégico que jugaron las drogas y en especial las metanfetaminas en la ofensiva nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Ohler, en entrevista con el radiodifusor público CBC, argumenta que algunos de los primeros triunfos del ejército alemán, victorias que determinarían el curso de la guerra, se debieron en parte al uso de una forma de metanfetamina de venta libre llamada Pervitin. Un médico llamado Otto F. Ranke se encargó de mejorar el rendimiento de los soldados alemanes. Había visto estudios que mostraban que el Pervitin reducía el miedo y la fatiga, y se dio cuenta de que era la combinación perfecta para los soldados.
Pervitin es una forma de metanfetamina de venta libre que estuvo disponible para los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. © (Thomas Springer)

El Pervitin ayudó a mantener al ejército marchando más allá del punto de quiebre cuando Alemania invadió Francia por las montañas de las Ardenas. Pero la droga también ayudó a los soldados a luchar.

La primera batalla de la campaña occidental fue en Martelange, Bélgica. Ohler encontró relatos de soldados belgas que recuerdan a los soldados alemanes que cargaban sin miedo contra los nidos de ametralladoras.

“Se podría decir que la reducción del nivel de miedo, que está científicamente comprobada si se toma una alta dosis de Pervitin, llevó a los alemanes a este comportamiento poco ortodoxo, que luego asustó a los defensores belgas”, dijo Ohler.

Según las investigaciones de Ohler, “la división de tanques del ejército utilizó grandes cantidades de Pervitín” durante la invasión de Polonia y de Francia.

“Los aliados occidentales, Winston Churchill incluido, estaban completamente sorprendidos por la hazaña de los tanqueros alemanes, que lograban cubrir tanto terreno en un día”, afirmó Ohler.

Según Ohler, estos incidentes ayudaron a crear el rumor del súper soldado alemán imbatible.
Las drogas siguen siendo parte de la guerra
Un joven guía a los combatientes de al-Shabaab mientras realizan un ejercicio militar en el barrio de Suqaholaha, en el norte de Mogadishu, Somalia. Al-Shabaab se atribuyó la responsabilidad del ataque con armas de fuego y granadas contra un centro comercial en Nairobi, Kenia. © (Farah Abdi Warsameh / Associated Press

Las drogas siguen desempeñando un papel en la guerra. Quizás el ejemplo más inquietante es cómo se han utilizado las drogas para manipular y controlar a los niños soldados en la zona de conflicto de África.

Ishmael Beah, autor de A Long Way Gone: memorias de un niño soldado, combatió en Sierra Leona. Beah describió cómo los comandantes mantendrían a los niños súper activos con ‘marrón- marrones’, una mezcla de cocaína y pólvora.

La pólvora contiene nitroglicerina, que es un vasodilatador, y ayuda a diseminar la cocaína a través del torrente sanguíneo más rápidamente. Los comandantes hacían que los niños cometieran atrocidades mientras estaban drogados, porque las drogas los ayudarían a vencer el miedo y la conciencia. La dependencia de las drogas mantuvo a los niños fieles y obedientes.

Mohammad, un luchador de 13 años del Ejército Sirio Libre, apunta su arma mientras huye de los francotiradores leales al régimen sirio en el distrito de Bustan al-Basha de Aleppo el 29 de octubre de 2013. Mohammad se unió al Ejército Sirio Libre después de la muerte de su padre en enfrentamientos con el régimen sirio. © (Molhem Barakat / REUTERS)
La guerra de Vietnam

En la cultura popular, la Guerra de Vietnam puede ser la guerra más estrechamente asociada con el uso y abuso de drogas. Pero según el historiador Jeremy Kuzmarov, esa percepción es en gran parte un mito con raíces en la propaganda.

En su libro, El mito del ejército adicto, Kuzmarov argumenta que el alcohol era la droga de predilección para la mayoría de los soldados estadounidenses. Él dice que, en la medida en que las tropas usaban marihuana, el uso se limitaba a las áreas traseras lejos del combate.

Contrariamente a la imagen de miles de estadounidenses que regresan a casa desde Vietnam enganchados a la heroína, el uso de la droga no fue generalizado. Kuzmarov argumenta que la administración de Richard Nixon usó la idea de soldados adictos para obtener apoyo para la guerra doméstica contra las drogas.

Karl Marlantes, que sirvió en Vietnam, confirma que el uso de marihuana no se toleraba en el frente. Marlantes señala que los soldados siempre han utilizado las drogas como una especie de automedicación para manejar el trauma que acompaña al combate. Pero también reconoce cómo, a pesar de todo el horror y el trauma, los soldados pueden pasar el resto de sus vidas tratando de recuperar la sensación de estar en guerra.

Según Marlantes, la experiencia de la guerra es como una especie de droga en sí misma. Describió la sensación embriagadora de ser un joven de 23 años con el poder de llevar a cabo ataques de napalm y bombardeo de artillería.

«Puedes entrar en algo, una oscuridad que te llevará lejos. Ahí es donde es similar a las drogas o a una experiencia espiritual”, dijo.
Fármacos que ayudan a sanar después de la batalla

Mark Haden lidera la investigación sobre el uso de MDMA, más conocido como éxtasis, para ayudar a los veteranos a superar el trastorno de estrés postraumático. Es más conocido como un fármaco de fiesta, pero se muestra prometedor cuando se usa junto con la terapia de conversación para ayudar a los veteranos a aceptar sus experiencias traumáticas.
Mark Haden es Profesor Adjunto de la Facultad de Población y Salud Pública de la Universidad de Columbia Británica. Ha publicado sobre política de drogas en el Canadian Journal of Public Health. © youtube

Haden describe la condición del trastorno de estrés postraumático como una especie de cinta curva en la mente del paciente. Él dice que la terapia tradicional ha tenido problemas para romper ese círculo, porque los pacientes están muy atados por el miedo. Y dice que la MDMA rompe el miedo y permite que el paciente acceda a la cinta.

Épocas recientes

Funcionarios de Estados Unidos dijeron el año pasado que algunos combatientes yihadistas en Siria estarían consumiendo la droga Captagon, una anfetamina en píldora que puede aumentar la energía y la euforia.


En el 2002, dos pilotos de combate estadounidenses lanzaron por accidente una bomba que mató a cuatro soldados canadienses en el sur de Afganistán. El abogado de uno de los pilotos argumentó que la Fuerza Aérea presionó a los pilotos a tomar anfetaminas, también conocidas como “go pills”, y que eso afectó su juicio.

CBC/CNN/BBC/RCI

Norman Ohler Blitzed fue entrevistado por Geoff Turner, del programa On Drugs de CBC

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible