Ir al contenido principal

Jean Pierre Lacroix: Sudán del Sur necesita un compromiso genuino de las partes con la paz


Cascos azules de UNMISS en Sudán del Sur. Foto: ONU/Amanda Voisard

"Las partes en Sudán del Sur deben entender que la comunidad internacional no continuará tolerando que se firmen acuerdos, sólo para ser violados con total impunidad", declaró el jefe de Operaciones de Mantenimiento de la Paz este miércoles ante el Consejo de Seguridad.



Jean Pierre Lacroix se refirió a que, a pesar de la firma del acuerdo el 21 de diciembre, que establece un cese al fuego, la protección de los civiles y el acceso humanitario, la violencia continúa en el país, y pidió al Consejo que tome medidas.

“Estas violaciones de las partes y la continua propaganda hostil con la que se atacan mutuamente son preocupantes, ya que ilustran la falta de un compromiso genuino para honrar sus palabras y socavan los esfuerzos regionales e internacionales para revitalizar el proceso de paz”, dijo.

Lacroix reportó al Consejo varios hechos violentos protagonizados en Juba, entre ellos el enfrentamiento a tiros entre autoridades y la oposición incluso cerca de la sede de la Misión de la ONU en ese país (UNMISS) donde se encuentran centros de protección a los civiles.

También describió el aumento de la violencia en poblados cercanos a la capital, donde murieron 160 personas, 24 de ellas mujeres.

El jefe de Operaciones de Mantenimiento de la Paz también expresó su profunda preocupación por la gran cantidad de abusos graves y violaciones en contra de los civiles, especialmente mujeres y niños.

“En 2017, hubo 2670 incidentes de violencia sexual y de género, incluyendo incidentes relacionados con el conflicto perpetrados tanto por actores del Estado como de la oposición”, declaró, añadiendo que la mayoría de estas violaciones a los derechos humanos se mantienen en la impunidad.

Lacroix recordó al Consejo el comienzo de la segunda fase de El Foro de Revitalización de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo de África Oriental (IGAD) que comenzará el 5 de febrero en Addis Ababa y aseguró que era crucial que las partes participaran de buena fe para hacer los compromisos necesarios que necesita Sudán del Sur para regresar al camino de la paz sostenible.

Por su parte la secretaria general adjunta para asuntos humanitarios, Ursula Mueller, también presente en la reunión del Consejo, describió la crítica situación humanitaria a la que se enfrenta el país.

Mueller aseguró que 5.1 millones de personas en el país sufren de inseguridad alimentaria severa, 1.5 millones a un nivel de emergencia y 20.000 de ellos están sumidos en la hambruna.

“Las mujeres y los niños son particularmente vulnerables a la inseguridad alimentaria y su situación se proyecta que empeorará en 2018. Unos 250.000 niños serán afectados por la malnutrición aguda”, dijo.

La secretaria también expresó su preocupación por la falta de respeto de las partes hacia los civiles y los trabajadores humanitarios, y pidió al Consejo que les exija garantizar el acceso libre e impedido para ayudar a los sursudaneses que tanto lo necesitan.

Finalmente. Mueller pidió la movilización de la comunidad internacional en apoyo al Plan de Respuesta Humanitaria 2018, que requiere de 1700 millones de dólares y está destinado a ayudar a 6 millones de personas.

Este miércoles también se anunció que UNMISS ampliará sus operaciones en el pueblo de Akobo, en el noreste de Sudán del Sur, para proteger a los civiles y facilitar la entrega de ayuda humanitaria.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible