Ir al contenido principal

Militando en la pava

OPINIÓN de Carola Chávez.- El antichavismo es profundamente pavoso. Su dirigencia, sus expertos en marketing, sus voceros, sus simpatizantes, han hilado sobre la pava, sistemática y minuciosamente, hasta convertirla en el denso tejido de oscuridad que no les permite ver luz.

En las esquinas opuestas de mi centro electoral, por ejemplo, se ubican nuestro Punto Rojo, todo música sabrosona y gozadera; y el punto azul, o blanco, o amarillo, de otro lado, allá en la extrema derecha, donde siempre hay tres tres señoras con viseras, como las que usaba la protagonista de Falcon Crest allá en los años 80, y que ya nadie usa, salvo las señoras caceroleras cuando van a la calle a tumbar a la narco castro dictadura madurista… Nunca son más de tres señoras y un tipo barrigón que espantan a la gente poniendo a todo gañote la pavosísima canción Franco de Vita -valga la redundancia-, que dice: “No lo dejes moriiiiiiiii-ir, no lo dejes moriiiiii-i-i-i-irrr“…

La militancia en lo pavoso prospera en la redes con la nazi-cursilería de las estampitas digitales de la Virgen derramando lágrimas de sangre sobre en una bandera 7 estrellas, las fotos de muchachas maquilladas de banderas chorreadas de lágrimas también, con cadenas y mordazas que no han evitado que publiquen semejante ridiculez. Y ni hablar de la necrofilia, el fugaz y desgarrado lamento tuitero por un muerto útil, cuyo nombre se olvida dos tuits después, la horrenda carcajada si el muerto es chavista. Pero el último alarido de la pava ese mundo donde la empatía dura lo te toma hacer un clic, son los videos de venezolanos dando lástima en alguna calle de Perú, con un cartelito colgado del pescuezo que dice “Soy venezolano, dame un abrazo” o “Soy venezolano, cómprame una arepa”…

Y Lilian, sus trenzas, su suegra y Mitzy encadenadas a la nada frente al Vaticano, y las franelas de libertador, y Maria Corina, y Antonio Ledezma todo, y la armadura en la biblioteca de Ramos Allup, y Diana “Primera Dama Miss“ -que no fue- con un toy poodle blanco con lacito, sentado en su regazo. Y Julio Borges arrastrándose… Y esa es la pava más pavosa, la que siempre se vuelve en su contra, ese no querer al país más allá de un cocosette, ese mayamerismo, esa pena ajena por lo propio, ese perrismo simpático en la alfombrita de Mr. Trump, rey de reyes de la pava internacional.





Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible