Ir al contenido principal

La Nueva República de Democracia total, El Perú del XXI

Jorge  Zavaleta Alegre.- Nueva constitución es una Iniciativa Ciudadana.

Se plantea impulsar un movimiento político y social umitario, transversal por una Nueva constitución,  una nueva patria de los pueblos del Perú, teniendo como guías los próceres Tupac Amaru y Micaela Bastidas.





Múltiples países  de América Latina están convencidos de la impostergable construcción de nuevas y más amplias formas de democracia, que combinen lo más rescatable de la democracia representativa con la renovada fuerza de la democracia directa. En nuestro país, se está proponiendo una Nueva República de Democracia Total,  ante  el  agotamiento  de la República Criolla Neoliberal.

Es  una exigencia.  Con mayor razón si constatamos las deformaciones provocadas en el Perú por el peso de una herencia colonial no modificada sustancialmente a lo largo de la República.

Estas deformaciones y fracturas han sido más bien mantenidas y profundizadas por la vigente Constitución de 1993. La misma que, después de  25 años de continuismo jurídico, hace evidente la necesidad de una profunda transformación del Estado, de modo que se lo reemplace de raíz por un Estado Plurinacional, representativo de sus pueblos, sobre la base de una nueva economía social, pluralista y solidaria con mercado.

La  Constitución de 1993 “es el gran candado que asegura jurídicamente la vigencia del modelo neoliberal de crecimiento económico y de organización de la sociedad en su conjunto”. Dicho modelo, es reforzado por diversos tratados de libre comercio, los principales de ellos con rango  constitucional.

Todos estos instrumentos levantan un muro jurídico que imposibilita modificar aspectos medulares del modelo neoliberal de sociedad, cuyos efectos inciden de manera muy negativa en la fragilidad política, social y económica. Estos problemas intentan ser paliados con algunos cambios marginales y cosméticos, llevados a cabo de manera dudosa y, por no decir menos, en términos ilegítimos strictu sensu.

Esta  iniciativa que va tomando cuerpo surge del esfuerzo decidido de ciudadanos que asumen un horizonte más allá del partido político tradicional y que, más bien, se apoyan en la experiencia de movimientos como el de los otrora afiliados del  Fondo  Nacional de Vivienda (fonavistas), cuyos derechos fueron violentados por un aparato de normas alejadas del derecho social y de un producto jurídico autoritario y amoral.

Igualmente, se escuchan  voces  afines  de  antiguos   funcionarios  de  gobiernos  municipales, empezando     por  el licenciado Napoleón  Becerra García,   aspirante  al  gobierno de San Juan de Lurigancho, el distrito  limeño  con  rico  pasado  histórico y   más  de  un millón   cien mil habitantes, que  condensa  el reverso   de una  moderna  y ética  administración.

Otro  frente que  se  suma el ciudadano  Luis  Lazo  Valdivia, preocupado en los temas de salud.  Y  entre otros líderes  de  reconocida   identidad   colectiva, como  Julio   Rojas  Julca,  piurano,  defensor de los recursos nacionales como  el  petróleo, promotor  de  la integración  física  y  cultural,  junto con la Marina  Nacional  en   varias cuencas   amazónicas,  articuladas con   Ecuador,  Colombia,  Venezuela, Brasil.
Madrid. Proclamación de la Segunda República española, el 14 de abril de 1931

El  Grupo   Nueva  Constitución   goza  del  respaldo  de estudiantes,  mujeres  y hombres  de    múltiples,  universidades;  desde  las  facultades  de Derecho,  Literatura  y  Arte,  que   comparten  el  desmontaje  de diversas    líneas   defendidas   por  una   constitución   liberal,  cuyos  destrozos  se  traducen  en un  caos  social de un país  de   33  millones  de  habitantes,  que  presenta  en la  Regional, el  mayor porcentaje  de   anemia  infantil,  y  una  corrupción  pública extendida  al  municipio  más  pequeño  y  alejado  de este país  de los  andes.

Renovar   la   Democracia   es  Producto   de  una  Nueva  Realidad,  de  nuestra  América   y   del  Mundo.

LA  IMPORTANCIA  DE LA CONSTITUCION

Diversos  juristas consultados coinciden que con la declaración de la independencia del Perú, la instauración de su primer Gobierno y la formación del Primer Congreso Constituyente en 1822, el Perú inició acciones de carácter internacional.

Los representantes de la nación han cumplido desde el Congreso un rol importante en materia de gestión externa, lo que puede ser corroborado en el enunciado y elaboración de las Constituciones del Perú.

Los Congresos Constituyentes tuvieron la visión y acuerdo consensual para redactar normas de rango constitucional con la debida orientación en materia de gestión externa del Estado y sus atribuciones que, en esta materia, debieron corresponder a los tres principales órganos del aparato estatal: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

La Constitución Política del Perú es la norma suprema o  debe ser la norma que determina los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado (poder legislativo, ejecutivo y judicial) y de estos con sus ciudadanos, estableciendo Límites y Obligaciones.

Las Leyes Materiales que simplemente se encargan de enunciar las Obligaciones y Derechos que tenemos disponibles, mientras que por otro lado tenemos las Leyes Formales que nos permiten contar con un procedimiento o una forma de aplicar las mismas, teniendo ambas dependencia de una Ley Suprema, que se ubicaría en la cima de una pirámide, si pensamos a ella como el Sistema Jurídico determinado.

Cada uno de los países cuenta entonces con una Constitución, siendo ésta la base de todo sistema de Normativas y Leyes, contando no solo con los objetivos del estado sino también con los Derechos que tenemos todos los ciudadanos, a su vez las Garantías que nos permiten y aseguran la libertad en muchos ámbitos de la vida cotidiana, siendo éste un conjunto de Obligaciones y Beneficios del cual dependen todos los organismos de la nación.

En la creación de cada Estado que asienta a una Nación determinada, la Constitución es como su nombre lo indica una parte esencial y constitutiva, ya que en este escrito se ponen de manifiesto los objetivos del país, el sistema de gobierno que se adopta como también los Derechos y Límites no solo de cada uno de ellos, sino los que debemos cumplir y tenemos disponibles como simples ciudadanos.

Ninguna  ciudad moderna  puede ser gobernada sobre leyes  matrices  que limitan  y están  de espaldas a los  tiempos que camina una sociedad que cree  en la libertad, en la Etica.

Seguramente muchas veces hemos leído la referencia que la Constitución  es como la Ley Suprema, y esto es porque de los artículos que allí se enuncian dependen todas las normativas y leyes que se dicten y promulguen por parte del Poder Legislativo de un país, teniendo en cuenta que no deben contradecir y deben respetar lo que las Leyes Constitucionales están enunciando, siendo por ello su condición de supremacía.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible