Ir al contenido principal

Sánchez se compromete a "iniciar el diálogo" con la Generalitat de Cataluña y a mantener los Presupuestos de Rajoy

Rajoy recrimina a Sánchez que presenta la moción porque “nunca” ganará en las urnas “y por eso se escapa de la gente”.
Ábalos pide al Congreso que deje "clara la reprobación" a la corrupción del PP.

Servimedia



El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se comprometió este jueves a "restablecer los puentes" de relación entre el Gobierno y "todas" las comunidades autónomas y a "iniciar el diálogo" con la Generalitat de Cataluña si sale adelante su moción de censura. Asimismo, se comprometió a aplicar los Presupuestos Generales del Estado para 2018 del Gobierno de Mariano Rajoy.

Lo dijo desde la tribuna del Congreso de los Diputados al exponer sus prioridades en caso de que la moción de censura salga adelante y releve a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, al destacar que los socialistas "siempre hemos obrado con lealtad institucional y altura de miras" en el respeto y la defensa de la Constitución desde su aprobación.

Lealtad, subrayó, "por encima de todo, al Estado", renunciando por ello a "la tentación de hacer del debate territorial un campo de batalla en el que dirimir intereses partidistas o electorales" y apelando siempre a un "patriotismo cívico que descansa en aquello que nos une" sin acentuar los elementos diferenciales "para alimentar retóricas excluyentes".

Por ello, aseguró, su programa "de estabilidad" consistirá, entre otros puntos, en "restablecer los puentes con todas y cada una de las comunidades autónomas, y sentar las bases que nos permitan normalizar las relaciones e iniciar el dialogo entre el Gobierno de España y el nuevo Govern de Cataluña".

Esa voluntad se extiende también al Gobierno vasco, apuntó, del que también forman parte los socialistas, "al que agradezco su compromiso por la estabilidad y la convivencia". De forma especial destacó el "esfuerzo" del lehendakari, Iñigo Urkullu, "por encontrar soluciones y forjar consensos en las horas dramáticas de la crisis institucional sufrida en Cataluña el pasado año".

En su discurso, Sánchez reiteró que su posición parte del respeto a la letra y al espíritu de la Constitución, "una norma que no pretendo patrimonializar" porque en el mero hecho de ceder a esa tentación, "la de la apropiación de símbolos que pertenecen a todas las fuerzas políticas, reside el germen de la debilidad del Estado de Derecho y de las instituciones democráticas de nuestro país".

RAJOY
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mostró convencido este jueves de que la moción de censura impulsada por los socialistas “no conoce otro motivo que los afanes” del líder del PSOE, Pedro Sánchez, porque desde que perdió las elecciones generales de 2015 “no ha hecho otra cosa que tratar de enmendarle la plana a los electores” y “sabe que en las urnas no ganará nunca”.


Servimedia

Desde la tribuna del Congreso de los Diputados, Rajoy valoró que Sánchez presenta este mecanismo constitucional de exigencia de responsabilidades al Gobierno porque “ha interiorizado lo que la mayoría españoles piensan: que no llegará a la Presidencia por victoria en las urnas”. “¡No llegará!”, enfatizó.

Según el líder del PP, Sánchez se mueve por “el afán y la inquietud” que le despierta el hecho de que “no avance en los sondeos”. “Podemos llamar a esto, sin faltar a la verdad, oportunismo”, espetó Rajoy, para quien la sentencia de la ‘Gürtel’ no es más que “una excusa para esconder las urgencias de Sánchez y su poca confianza en llegar alguna vez a la Presidencia como llegamos los demás”.

“Le urge ser presidente del Gobierno y lo mejor es hacerlo de esta forma, sin aparecer por las urnas, no vaya a ser lo que todos estamos pensando y de eso que él es plenamente consciente”, manifestó Rajoy, para a renglón seguido sentenciar con firmeza que esta moción “atropellada y mal encarada” tiene su origen en que Sánchez “sabe que en las urnas no ganará nunca”. “Y por eso se escapa de la gente”, criticó.

Así las cosas, advirtió a la bancada socialista y a su líder de que “nada en esta vida es gratis” y que “las irresponsabilidades” también tienen un precio. Se refirió en este punto a que el día en el que sea anunció la moción la bolsa cayó, las empresas perdieron capitalización bursátil y la prima de riesgo se disparó. “Pone, sin duda, los pelos de punta”, remarcó.

Rajoy avisó de que “ha bastado con que Sánchez hablara para demostrar que todo se puede venir abajo” en materia económica. “Presentan una moción de censura cuando las cosas van bien, cuando más se necesita estabilidad y certidumbres”, evidenció el jefe del Ejecutivo, antes de advertir de que “el futuro de nuestros hijos se compone de un material muy frágil al que no le convienen bromas ni frivolidades”.

Todo ello le llevó a opinar que “todo pasa a un segundo plano” cuando se trata de la “ambición” del secretario general del PSOE. “Estamos ante el intento inútil de justificar sobre una falsedad algo que no pasa de ser una exaltación del no es no, una muestra de ese afán por aprovechar cualquier resquicio de tomar un atajo al poder”, analizó.

EL PSOE TIENE “MUY CERCA” LA CORRUPCIÓN

En este punto, se preguntó qué puede ganar España bajo el liderazgo de Sánchez. “¿Acaso el PSOE, árbitro de la limpieza en esta moción de censura está limpio? ¿Pueden ustedes presumir de incorruptos? ¿Tienen algún procesado en sus filas? ¿Le han abierto a algún militante de su partido juicio oral? ¿Tienen algún condenado? ¿Cuando llegue la sentencia de los ERE se van a poner ustedes una moción de censura a sí mismos?”, inquirió con mirada retadora.

Estas preguntas encadenadas hicieron que la bancada popular rompiera en aplausos, pero Rajoy siguió: “¿Están en condiciones de garantizarnos que se han presentado a las elecciones sin financiación ilegal ninguna? ¿Con qué autoridad moral hablan ustedes? ¿Son ustedes acaso Teresa de Calcuta?”. “No voy a establecer competiciones, pero sí pretendo que no se nos tome el pelo a los españoles”, subrayó.

“La corrupción, como usted sabe muy bien porque la tiene muy cerca, la hay en todas partes, no conoce barrios, banderas ni doctrinas, qué le voy a contar a usted que no sepa”, trasladó al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. “Para venir a dar lecciones hay que estar en condiciones de darlas, sino es mejor callarse”, recriminó al PSOE.

ACUSA AL PSOE DE “MENTIR”

El presidente del Gobierno acusó al PSOE presentar una moción de censura basada en una “interpretación libre, interesada y manipulada” de la sentencia de la 'trama Gürtel'. Argumentó que si “la sentencia es toda la base de su moción, ya pueden retirarla porque carece de justificación, salvo que inventen otra”.

El jefe del Ejecutivo cargó contra el líder del PSOE por sus “prisas” para llegar al Gobierno con esta iniciativa, con la que ha demostrado que “no les gusta que la prudencia les desbarate las oportunidades”. En este sentido, defendió que la sentencia concluye que “no cabe ninguna condena penal” al PP, porque la participación a título lucrativo de la que se les condena “no puede generar ninguna respuesta penal”.

“Esto es exactamente lo que dice la sentencia. ¿Esto lo han leído? ¿O se lo han saltado?”, preguntó a Ábalos, al que le avisó de que “no debe mentir en el Congreso de los Diputados” y reprochó que haya “diseñado un cuadro siniestro que no se parece en nada a la realidad pero su ajusta a medida a los intereses de su candidato”.

Recordó, asimismo, las advertencias de dirigentes socialistas tras las elecciones sobre las consecuencias que tendría gobernar con nacionalistas. Guillermo Fernández Vara alertó de que en Extremadura “nos matan”; Javier Lambán lo rechazó; Susana Díaz aseguró que con 85 diputados los electores habían mandado al PSOE “a la oposición, no hay duda”; y fue Felipe González el que clamó contra un “gobierno Frankenstein”.

José Borrell, prosiguió Rajoy, dijo que el PSOE no tenía “nada que hablar” con Joan Tardà o Gabriel Rufián, Rafael Simancas renegó de un acuerdo “implícito o explícito” con nacionalistas, José Bono dijo que con esos apoyos se puede llegar a Moncloa “pero no gobernar”, y el propio Ábalos alertó de que esos partidos no podían ser “aliados” de los socialistas. “Pero al señor Sánchez qué más le da”, remachó.

ÁBALOS
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, pidió este jueves al Congreso de los Diputados que respalde la moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para “dejar clara la reprobación” a la corrupción del PP y no permitir la “impunidad” que supondría tanto no reaccionar como ir directamente a unas elecciones generales.

En unos cuarenta minutos de discurso, Ábalos explicó los motivos por los que el PSOE ha presentado esa moción de censura, que no puede ser “instrumental” ni sustituida por una convocatoria de elecciones generales porque el Parlamento debe dejar “clara la reprobación” a unas prácticas que han “atentado contra el sistema democrático”. Por ello, insistió, primero debe quedar constancia de la censura y la recuperación de la normalidad institucional, después hay que recuperar la estabilidad, y en tercer lugar convocar elecciones.

Insistió en que ya no hay “suposiciones” sobre la corrupción del PP sino “la certeza jurídica” sentenciada por la Audiencia Nacional “de que Gürtel era el PP y el PP era Gürtel”. Leyó varios párrafos del fallo recalcando que no eran opiniones sino el veredicto de la Justicia, para denunciar que el PP ha sido “un auténtico y eficaz sistema” de corrupción institucional mediante la manipulación de contratación pública central, autonómica y local.

Subrayó que la sentencia certifica también “la ausencia de credibilidad” de la declaración de Rajoy como testigo en ese juicio, a la que no considera “suficientemente verosímil para rebatir la contundente prueba” de la existencia de la ‘caja B’ del PP. Además, enfatizó, ha sido condenado civil, y no penalmente, únicamente porque los hechos se cometieron antes de la reforma del Código Penal que permite la condena de personas jurídicas por esos delitos.

Ábalos destacó que esa sentencia ha generado “inmensa y lógica indignación” en los ciudadanos a los que se ha pedido “sacrificios” mientras el PP se financiaba irregularmente y algunos dirigentes y cargos de ese partido “se enriquecían ilícitamente”, recordando incluso “bodas y celebraciones imperiales que quedan para la historia”.

Las risas de diputados del PP ante algunas frases de Ábalos le llevaron a alertar en un momento dado: “Les mueve la risa, ese es el problema. Si comprendieran la gravedad de la situación yo no estaría aquí defendiendo esta moción”. Se dirigió a continuación al ministro de Justicia, Rafael Catalá, para preguntarle “cómo se puede reír” de una sentencia de la Audiencia Nacional, aunque “no le puedo pedir más”. “Usted está reprobado y sigue ahí”, le reprochó.

Explicó además que, aunque algunos “malpensados” aprovecharon para asegurar que el PSOE no tenía “nada que decir” ante la sentencia, la dirección del partido guardó silencio unas horas tras conocerla porque “esperábmos gestos, actos”, que indicaran que el PP asumía su responsabilidad.

Debido a la persistencia de Rajoy en su cargo, aseguró, “usted no pasará como buen presidente a la historia”. “Ha hundido hasta límites insospechados la dignidad de este país”, le dijo, reprochándole que no ha tenido “ni la decencia política de al menos dimitir”.

"VALIDEZ Y LEGITIMIDAD DE SUS ESCAÑOS"

Insistió en que esa actitud “afecta gravemente a la credibilidad del Gobierno y a la propia dignidad de nuestra democracia” y que ante la certeza de la sentencia ha quedado atrás el tiempo de las presunciones de inocencia. “Hay que pensar en la vigencia, la validez y la legitimidad de los escaños que ustedes ocupan porque se han financiado irregularmente”, sentenció.

Ábalos se dirigió a continuación al resto de la Cámara para preguntar a sus integrantes si van a “compartir” la asunción de responsabilidades y reclamó una respuesta “serena, firme, con sentido de Estado y de carácter constitucional”, como es la moción de censura, “versión exprés”, dijo sin mencionarla a la presidenta del Congreso, Ana Pastor. “Las cosas duras mejor pasarlas lo antes posible”, ironizó, contrastando la celeridad de este debate frente a los más de veinte días que tardó en debatirse la moción que hace un año impulsó Unidos Podemos.

La reacción del Gobierno, argumentó, refuerza los argumentos del PSOE para defender esa moción de censura, ya que Pedro Sánchez es “un hombre de Estado” cuando apoya al Gobierno en la defensa de la Constitución en Cataluña pero es “un enemigo del Estado de Derecho” e incluso “un Judas” de la política cuando recurre a esa misma Constitución para exigir la responsabilidad del Ejecutivo.

Advirtió, en ese sentido, de que “la lealtad, de la que no nos arrepentimos”, no lleva al PSOE a “entregarnos” al Gobierno, y rechazó que quieran llegar al poder de cualquier manera sino que pretenden hacerlo “según establece el ordenamiento constitucional” y por vías legales, no “de forma delictiva”, como es financiarse irregularmente.

Acusó al PP de no preocuparse por el Estado sino por su propua “supervivencia” sin importarle dañar o debilitar las instituciones. “Se llevan la pelota y nos dejan a todos sin balón y sin portería, lo desmontan”, y la “filosofía” es la que Cristóbal Montoro verbalizó al decir, cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero, “que caiga España, que ya la levantaremos nosotros”.

Se preguntó a continuación “qué vamos a decir” cuando lleguen otras sentencias contra el PP si no hay reacción esta vez. “Desalojando a un Gobierno que ampara la corrupción de su partido ya habremos hecho un favor a nuestro país, al que queremos digno, decente y orgulloso de sus instituciones”, sentenció.

Dejó claro que la moción de censura no se debe a las políticas del PP, que pueden gustar o no, ni a la debilidad del Gobierno, “que la tiene”, sino a la necesidad de preservar la dignidad y la esencia de la propia democracia, a la urgencia de que el Parlamento deje constancia “de que repudia estas prácticas”.

Ábalos subrayó que en sus 139 años de historia el PSOE ha acreditado que tiene “un doctorado en consensos democráticos” gobernando en todas las circunstancias posibles y ejerciendo también la oposición, y que tiene “plena consciencia de la complejidad del momento”.

Aseguró, a modo de conclusión, que encara los desafíos con respeto a la ley y a la Constitución, que velará por la “necesaria convivencia” preservando el respeto “entre y hacia” todos los españoles y reconociendo la diversidad. Con 139 años a sus espaldas, remachó, el PSOE es “un partido de palabra”.

(SERVIMEDIA)

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible