Ir al contenido principal

¡Miénteme, Nueva York!

OPINIÓN de Carola Chávez, Venezuela.- Te dijeron que era ilegítimo, por cucuteño. Te dijeron que aunque era cucuteño e ilegítimo, la AN lo iba a sacar en seis meses por abandono de cargo, por referéndum revocatorio, por renuncia forzosa, y si todo esto fallaba lo sacaban por cucuteño, y vuelve a empezar… 

Y Nicolás seguía ahí, mandando, así que te dijeron, para que no se les notara el fracaso, que habían, por fin, declarado el abandono de cargo y tu aplaudiste y prendiste la tele para ver a Napoleón Bravo dándote los buenos días, Venezuela… Pero, nada, Nicolás seguía ahí.

Y como veían que resistía, fueron buscar otro elefante (blanco), y nombraron un tribunal supremo de cartón piedra y, apenas juramentados, los magistrados de utilería corrieron a Miami y desde allá decretaron -¡adivinen!- que Nicolás no era presidente de Venezuela y aunque no era presidente, lo juzgaron y sentenciaron, ahora desde Bogotá, que no era presidente oootra vez y nunca un presidente ha sido tan destituido y tú sigues creyendo.

Está rodeado -te dijeron-, no puede salir del país porque tiene código rojo de Interpol por dictador, por malvado, ¡por favor invádannos ya! Que es un paria, que está aislado y apareció en China y luego en Turquía, con una pizca de sal. Pero bueno, esos no son países serios, -te dijeron- ¿a que no se atreve a ir a Nueva York?

Y fue a Nueva York y dio un discurso sólido que arrancó aplausos en la Asamblea General de la ONU, donde fue recibido como lo que es: el Presidente de Venezuela. Pero en la sala no había sino “paisitos de segunda” que no son los United States -te dijeron-. Y bueno, que no lo metieron preso ahí porque eso es “tierra santa”, pero ¡ay si se atreve a pasear por la ciudad!

Y Nicolás fue a Harlem y regresó a la ONU a completar su agenda de reuniones, pero ¡ja! Trump no se reunió con él. Porque él fue arrastrado a reunirse con Trump, porque Nicolás tiene miedo -te dijeron- y tú tienes que contentarte con eso para no tener que pensar en cómo es que el dictador que te dijeron que era, fue recibido como el presidente que es.

Y quienes te engañaron, abofeteados por la realidad, no pudieron sino seguir haciendo el ridículo. Así, mientras Nicolás estaba en Harlem, la ex magistrada adeca ordenaba delirante, por Twitter y en inglés, que lo arrestaran ya. Lo tragicómico es que tú le diste retuit.





Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible