Ir al contenido principal

ACNUR alerta del cariz "restrictivo" de algunas normativas de asilo


 ACNUR

Madrid (EuroEFE).- El responsable de la Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, dijo estar "muy preocupado" por el cariz "restrictivo" de la normativa de asilo que están adoptando varios países europeos.
En entrevista con Efe, Grandi, que este lunes efectuó una breve visita de trabajo a Madrid, manifestó que "el lenguaje político actual", en particular el que se emplea por ciertos partidos, "está arruinando" el concepto del derecho de asilo, que es algo "propio de la cultura europea", y "forma parte de los valores fundacionales" de la Unión Europea (UE).

"Es menester que Europa mantenga abierta la posibilidad de que los refugiados puedan pedir asilo aquí. Si traicionamos esta posibilidad, habremos traicionado uno de los valores fundamentales de la UE", subrayó Grandi, quien durante su estancia en la capital española se entrevistó con los ministros de Exteriores, Josep Borrell, e Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El responsable de ACNUR criticó la actitud de ciertos países como Hungría, Austria, Bulgaria, Estados Unidos, Polonia, Israel o la República Checa, que han anunciado su decisión de retirarse del Pacto Mundial de la ONU para la Migración.

Los próximos 10 y 11 de diciembre se celebrará en Marrakech (Marruecos) la conferencia intergubernamental para aprobar el llamado "Pacto Global para una migración segura, ordenada y regular", a la que asistirán 190 países de la ONU.

"Retirarse no es una buena elección", dijo Grandi, quien precisó que migraciones y refugiados son asuntos que "se gestionan colectivamente, sobre todo en Europa".

"No es una elección positiva" la retirada, recalcó Grandi, quien subrayó que "gestionar mejor es gestionar a través de la cooperación internacional, no en solitario."

"Con 68 millones de personas que abandonan sus países y sus hogares, se necesita más asilo, más solidaridad" y, de seguir esta tendencia en sentido contrario hacia un estrechamiento de las normas de asilo "corremos el riesgo de no encontrar soluciones en Europa", afirmó.

Las caravanas de migrantes no son un problema nuevo

Con respecto al problema de la caravana de migrantes centroamericanos que tratan de cruzar desde México a Estados Unidos, Grandi dijo que no es un problema nuevo, aunque ahora haya experimentado un salto cualitativo, hasta el punto de que comentó que ACNUR ya presentó hace dos años un plan de acción para abordar esta cuestión.

A juicio de Grandi, muchos de los centroamericanos que forman parte de esta caravana "deberían ser considerados como refugiados", pues cumplen alguno o varios de los requisitos que caracterizan esta figura: sufren violencia de bandas armadas; padecen violencia de género, se produce el secuestro de menores; soportan intimidaciones.

Grandi explicó que el plan de acción para la zona implica a países como México, Belice o Costa Rica, que acogen a gran número de personas que huyen de Centroamérica.

"Estamos de acuerdo con Estados Unidos en que es necesario reforzar la capacidad de México para ofrecer una estructura de asilo" más sólida, dijo el responsable de ACNUR, quien resaltó que "es muy importante que la gente pueda elegir entre si desea quedarse en México, cosa que -puntualizó- está haciendo un porcentaje relativamente alto, o si desea pasar" a territorio estadounidense."

En todo caso, recalcó, "hay que evitar la politización de este asunto" que, por otra parte, no es nuevo.

"España está comenzando a ser un país de acogida"

Por otra parte, Grandi alabó el papel del actual Gobierno español en materia de acogida de refugiados, pese a que tiene por delante "desafíos importantes" en este asunto.

"España está comenzando a ser un país de acogida y no solo de tránsito", afirmó el máximo responsable de ACNUR, quien dijo que durante su estancia en Madrid analizó el modo en que la agencia de la ONU puede apoyar al Gobierno español en ese aspecto.

Asimismo, Grandi destacó el programa de patrocinio comunitario que va a impulsar España y por el cual 25 familias de refugiados serán acogidas en territorio español, en concreto en el País Vasco, en una iniciativa que no es solo gubernamental, sino que cuenta con el apoyo de la sociedad civil y del sector privado.

Esta iniciativa, subrayó Grandi, es la primera vez que se pone en práctica en Europa y representa un modelo que implica a toda la sociedad, no solo a los actores puramente políticos o gubernamentales.

Por Fernando Prieto (edición: Piedad Viñas)

Leer todo

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible