Ir al contenido principal

Red Internacional Antitauromaquia: “A la tauromaquia no le queda más de 10 años"

La Red Internacional Antitauromaquia hace públicas las conclusiones de la 12ª Cumbre Internacional Antitaurina realizada en Ciudad de México, que constatan el declive generalizado del negocio taurino en los 8 países donde aún es legal.Según la organización, el apoyo a esta forma de entretenimiento en la que se maltratan animales en vivo cae irremediablemente entre la sociedad, especialmente entre los más jóvenes, a la vez que aumenta el número de fuerzas políticas que abogan por su abolición como manera de prevenir la violencia en la sociedad.

De acuerdo con las organizaciones firmantes, el negocio de las corridas de toros solo sobrevive gracias a las subvenciones directas o indirectas otorgadas por las administraciones públicas y abogan por que se retiren y en su lugar se promuevan las expresiones culturales libres de crueldad de los pueblos originarios en los respectivos países de Latinoamérica.

Madrid, 4 de diciembre, 2018. La Red Internacional Antitauromaquia, compuesta por más de 110 entidades de todo el mundo ha hecho públicas hoy sus conclusiones sobre la cumbre realizada el pasado 17 y 18 de noviembre en Ciudad de México. A la misma asistieron representantes de organizaciones procedentes de los 8 países donde la tauromaquia todavía es legal (México, Perú, Colombia, Ecuador, España, Francia, Portugal y Venezuela) junto con organizaciones de ámbito internacional con sede en Estados Unidos y Holanda.

Foto con la diputada Gaby Quiroga, del PRD, que presentó propuesta para modificar la constitución en Ciudad de México para la prohibición de espectáculos en los que se maltrate animales y con la exdiputada consitucionalista Elena Chávez, que trabajó para la inclusión de los animales como seres sintientes en la nueva Constitución de la Ciudad de México.

Según la organización, la cumbre se realizó en México porque es un ejemplo de la debilidad del negocio taurino y de otros espectáculos violentos con los animales. Recientemente, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró constitucional las reformas realizadas por el Congreso del estado Veracruz que prohíben las peleas de gallos, estado en el que también se prohibieron distintas formas de tauromaquia como las vaquilladas o el embalse de toros. En un intento desesperado, taurinos y galleros se unieron la semana pasada en una manifestación y distintas reuniones con políticos, pero poco parece que puedan hacer ante lo que parece un declive inevitable.

En México, las encuestas muestran un rechazo superior al 73% (Ver Parametría 2011) que desde entonces no ha hecho más que crecer. Por otro lado, la composición de los nuevos gobiernos aporta condiciones favorables para que finalmente se escuche esta voluntad popular. Solo en el estado de Ciudad de México se han presentado tres iniciativas abolicionistas, una de la mano del Partido Verde, otra de Morena‒partido vencedor de las últimas elecciones‒y otra por parte del PRD, que ha presentado una iniciativa para modificar la constitución del estado con el mismo fin. Incluso el conservador PAN, presentó una iniciativa para realizar una consulta popular, que fue rechazada. En Aguascalientes, el Partido Verde ha presentado una iniciativa que incluye también las peleas de gallos. Incluso el PRI, hasta ahora defensor de estas tradiciones crueles, parece no querer quedarse atrás. La semana pasada propuso en San Lázaro, Puebla, que tanto el gobierno federal, las entidades federativas, los municipios y la Ciudad de México deberán establecer en su legislación la prohibición de las corridas de toros y determinar las sanciones correspondientes.

En España, según datos del Ministerio de Cultura[i] y el informe de AVATMA, los espectáculos en plaza, han descendido un 57,5% en los últimos 10 años (periodo 2007-2017), durante el año 2017, el 76% de los cosos existentes en España (1.733 en total) no acogió ningún espectáculo taurino; el porcentaje de ganaderías de lidia (considerando que son 1.329) que no vendieron ningún animal para festejos en plaza en España fue del 76,2%. Recientemente cerró la ganadería Conde de la Maza por resultar insostenible. Además del Partido Animalista PACMA, cuya postura en contra es obvia, fuerzas políticas con representación parlamentaria como Compromís e Izquierda Unida han expresado públicamente su rechazo a apoyar la actividad taurina. Por otro lado, Podemos aboga por eliminar las subvenciones y la realización de referéndum para decidir sobre la materia mientras que Equo sostiene una posición claramente antitaurina, participando activamente en los movimientos que buscan su abolición. Recientemente, el empresario de la Plaza de Toros de las Ventas admitía que el negocio taurino es inviable económicamente y se mantiene porque muchos no cobran.


La Red Internacional Anti-Tauromaquia, en su duodécima cumbre anual, ha establecido estrategias e iniciativas conjuntas para que la eliminación sea equivalente en todos los países por igual, ya que el negocio taurino se nutre del dinero de las administraciones públicas de todos los países, y cuando se reducen en uno, se aprovecha de las existentes en el resto.

Cabe destarar que en la totalidad de países donde esta actividad violenta hacia los animales es aún legal, las encuestas sobre la aceptación de este cruel espectáculo dan unas cifras muy similares, que oscilan entre el 81% de rechazo en España (Ipsos Mori 2015) hasta el 73,5% en Perú.
La valoración de todas las organizaciones participantes en la cumbre concluía que a los espectáculos taurinos le queda menos de una década de existencia, como reflejan los datos de descenso de este negocio a nivel mundial, los datos de las encuestas y las leyes que se aprueban día a día en los distintos países.

Durante su estancia en Ciudad de México, los representantes de Red Internacional Antitauromaquia, acompañados de las organizaciones locales, mantuvieron diferentes encuentros con diputados constituyentes de Ciudad de México, congresistas estatales, alcaldes de municipios y senadores, expresándoles sus inquietudes y apoyos a sus iniciativas antitaurinas. Estos encuentros han desembocado en el apoyo y trabajo conjunto para la presentación de diferentes modificaciones y leyes que avancen en la prohibición de la tauromaquia, como primer paso hacia una sociedad menos violenta, en la necesaria protección de los niños, niñas y adolescentes de la violencia física y mental de la tauromaquia, tal y como el Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha recomendado a México y en la defensa y promoción de las manifestaciones culturales libres de crueldad de los pueblos originarios, frente a tradiciones obsoletas y crueles importadas a Latinoamérica durante la colonización, como son las corridas de toros y las peleas de gallos.

Concluyen que “es evidente que para reducir la violencia se debe empezar por aquellas formas de entretenimiento que incluyen sangre y muerte de personas y animales. La desaparición de la tauromaquia no puede posponerse durante más tiempo porque así lo exige la sociedad con datos cada día más abrumadores. Por lo tanto, aplaudimos la valentía de políticas mexicanas como Jesusa Rodríguez, Elena Chávez, Gaby Quiroga o Lety Varela que están tomando medidas para eliminarla, comenzando por la protección de la infancia y el fin de las ayudas y subvenciones a este cruel negocio, sin las cuales la tauromaquia no existiría desde hace años”.

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible