Ir al contenido principal

Quebec: La esclavitud moderna

OPINIÓN de Clara Rodríguez.- Ante la penuria de mano de obra en diferentes sectores de la economía de Quebec como la hotelería, la manufactura, los fabricantes de pisos, la restauración, entre otros; el gobierno de Quebec en Canadá presidido por el primer ministro François Legault prevé activar el programa de Trabajadores Extranjeros Temporales (TET) con el propósito de enfrentar la penuria de mano de obra.

Este programa, gerenciado por el gobierno federal de Canadá, generalmente ha acogido a trabajadores agrícolas provenientes de Centroamérica, en su gran mayoría, que trabajan durante las estaciones de cosecha agrícola y también a empleadas domésticas provenientes sobre todo de Asia. Los empleadores que requieren trabajadores extranjeros acuden a agencias de reclutamiento establecidas en Canadá o en el extranjero y tienen que demostrar al gobierno federal a través de un estudio de impacto del mercado de trabajo, la necesidad de acudir a mano de obra extranjera ante la dificultad de encontrar mano de obra disponible local. Evidentemente, el empleador paga por este estudio y por lo tanto considera a los trabajadores reclutados como « una cosa » adquirida. En cuanto al trabajador extranjero que quiere participar en este programa canadiense, muchas veces sale endeudado de su país porque tiene que pagar dos veces, una a la agencia que lo recluta y a un tercero que lo recomienda ante la agencia.

Los trabajadores extranjeros agrícolas generalmente vienen por temporadas de seis a ocho meses, ingresan a Canadá bajo el estatus de residencia temporal y son recibidos con un permiso de trabajo cerrado, es decir que solamente pueden trabajar para el empleador que los contrató. El promedio de trabajadores extranjeros temporales que recibe Quebec por ano desde el 2012 es de 13.000 trabajadores. Cifra que va en aumento ante la demanda de otros sectores de la economía.

Viviana Medina, animadora comunitaria por el Centro de Trabajadores Inmigrantes (CIT) considera que este programa tiene muchas deficiencias hasta el punto de considerarlo como la esclavitud legalizada por los abusos a que da lugar. Al establecerse un contrato cerrado con los trabajadores, esto le da mucho poder al empleador. Algunos empleadores retienen los documentos personales de los trabajadores que es ilegal, les hacen trabajar muchas horas al día, les retienen dinero del salario sin justificación; y si el trabajador se queja lo despiden de manera arbitraria o simplemente no lo vuelven a contratar al siguiente año. Si el trabajador es despedido queda sin permiso de residencia en Canadá, entonces se expone a ser expulsado por las autoridades fronterizas. De otra parte, al trabajar en una granja queda aislado físicamente de todo y depende del patrón para su desplazamiento y generalmente estos trabajadores desconocen el idioma francés o inglés para comunicarse; así que viven en un aislamiento total. A veces, si el trabajador tiene problemas de salud se presentan casos de negligencia por parte del empleador, lo cual agrava las condiciones de salud del trabajador.

Otra deficiencia de este programa reside en las agencias que reclutan trabajadores porque no les informan a los trabajadores sobre sus derechos laborales antes de salir de su país. Muchos de ellos no saben que tienen un contrato de trabajo exclusivo con un empleador, muchas veces el contrato de trabajo no está traducido al idioma del trabajador así que desconoce por completo lo que está firmando. Estos trabajadores llegan supeditados a las órdenes del patrón o el empleador.

Los trabajadores extranjeros temporales no tienen acceso a los servicios ofrecidos por los organismos de inmigración según Jean Claude Gélinas del Servicio de Orientación e Integración de los Inmigrantes al trabajo (SOIT) en Quebec. Estos trabajadores están bajo el control y autoridad del empleador y en algunos casos de la agencia que los recluta.

El Ministro de Trabajo de Quebec, Jean Boulet, en conocimiento de causa de los abusos cometidos a los trabajadores extranjeros temporales, espera corregir el problema recurriendo a la ley sobre las normas de trabajo para controlar tanto a las agencias que reclutan en Canadá como a los empleadores, a fin de asegurar que se respeten los derechos de los trabajadores extranjeros.

El gobierno de Quebec debe adoptar en junio del 2019 un reglamento que instaurará un permiso obligatorio para todas aquellas agencias que reclutan trabajadores en el extranjero; sin embargo estas exigencias no cubrirán a las agencias con sede en el extranjero. De otra parte, la ley 176 sobre las normas de trabajo estipula que la agencia y la empresa son responsables de las obligaciones concernientes al pago de salario, de las horas suplementarias y de las vacaciones.

Según los Organismos comunitarios que intervienen ante los inmigrantes para mejorar la situación de estos trabajadores temporales, se requiere que los contratos de trabajo no estén sujetos a un único empleador; que los trabajadores extranjeros reciban el apoyo de los organismos locales con la colaboración de los empleadores; que los trabajadores tengan derecho a la formación en idiomas sea francés o inglés; y que se sancione financieramente a las empresas que regularmente cometen abusos con estos trabajadores extranjeros temporales.

Si el gobierno de Quebec orienta su política de inmigración laboral a través de este programa, será indispensable la supervisión y el control de la aplicación de la ley sobre normas de trabajo a las agencias y empresas contratantes de mano de obra extranjera, para evitar caer en un sistema de esclavitud moderna.



- Clara Rodríguez, periodista independiente.
https://www.alainet.org/es/articulo/197802

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible