Ir al contenido principal

Los 70 años de creación artística de Dorothea Tanning, en la Tate Modern

Londres, 26 feb (EFE).- Dorothea Tanning expandió los límites del surrealismo en una larga trayectoria de siete décadas que ahora se pueden contemplar en la Tate Modern de Londres, en la primera exposición a gran escala sobre su obra, que cuenta con la colaboración del Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Una visitante observa varias obras de la artista estadounidense Dorothea Tanning en la Galería Nacional de arte británico Tate Modern, este martes en Londres (Reino Unido). EFE

La muestra, que podrá verse hasta el 9 de junio, se organiza como un recorrido por las diferentes etapas creativas de Tanning (Illinois, 1910-Nueva York, 2012) en las que exploró diversos estilos y técnicas artísticas.

El viaje comienza en la década de 1930, cuando Tanning quedó fascinada con el movimiento surrealista en una exposición en Nueva York "por las infinitas posibilidades que ofrecía a la hora de explorar los lugares más recónditos de la mente", explicó hoy a Efe la comisaria Ann Coxon, durante la presentación en Londres.

Tras años de experimentación y visitas a Francia para conocer a las grandes figuras del surrealismo, la artista se adentró por completo en el movimiento artístico en 1942 en Nueva York tras pintar su autorretrato "Cumpleaños".

Esta obra, en la que aparece Tanning en el umbral de un sueño con innumerables puertas, dejó asombrado al que se convertiría en su marido en 1946, el artista alemán de referencia en el dadaísmo y el surrealismo Max Ernst.

Para Coxon, la aportación de Tanning al surrealismo sirvió para "expandir el legado de este movimiento artístico por la forma tan personal con la que reflejaba el poder de la psique y del subconsciente a través del arte".

En este sentido, la muestra se presenta como una oportunidad para experimentar el mundo interno de la artista, que invita a mirar más allá de lo obvio y de lo ordinario, y que sugiere que hay más en la vida de lo que parece.

Durante los años 50, la trayectoria de Tanning evolucionó hacia "un arte más abstracto, con lienzos más grandes y con un uso del color y de la luz que generaba un efecto caleidoscopio, que hace que el espectador no sepa dónde centrar la atención exactamente", apuntó Coxon.

El resultado de esta etapa en París para la comisaria es la creación de pinturas como "Insomnia" (1957), en las que la artista "mantuvo su amor hacia la representación de los cuerpos y hacia la forma en la que sus partes pueden ser utilizadas para representar los estados psicológicos".

En 1960, Tanning dejó a un lado sus pinceles para dar vida a las figuras de sus cuadros de forma tridimensional creando esculturas blandas de tela con su vieja máquina de coser Singer.

Estas obras, que muestran codos, brazos y piernas retorcidos y que aparentemente no tienen cabeza, son un ejemplo más de cómo Tanning continuó trabajando con el cuerpo humano.

Antes de acabar el recorrido, se puede observar la instalación resultado de la suma de varias de sus esculturas blandas "Hotel Pavot, Habitación 202" (1970-1973), que presenta a diversos cuerpos emergiendo de las paredes y los muebles de una habitación de hotel imaginaria.

Tanning volvió a Nueva York tras la muerte de Ernst en 1976 y, después de un período de luto, comenzó a pintar de nuevo y a escribir hasta su muerte el 31 de enero de 2012 con 101 años.

Su faceta como escritora le llevó a publicar su primera autobiografía "Cumpleaños" en 1986 y una segunda ("Entre vidas: una artista y su mundo") en 2001; los poemarios "Una tabla de contenido" y "Llegando a eso", y la novela "Chasm: un fin de semana".

La exposición "Dorothea Tanning" que alberga la Tate Modern sirve además de reivindicación de "cómo el trabajo de muchas artistas y, especialmente de aquellas casadas con hombres famosos, ha estado en la sombra durante muchos años", señaló Coxon.

Asimismo, las más de 100 obras que se muestran -procedentes de la Tate, del Reina Sofía y de fundaciones privadas- ponen en valor el compromiso de Tanning como pintora, ilustradora, escultora y escritora con los medios de expresión en los que trabajo.

Brenda Pérez Zapater
Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible