Ir al contenido principal

Gao, una ciudad devastada por la guerra que vuelve a la vida

Mariam Souleye Maiga (en rojo) con un grupo de ex refugiadas © ACNUR/Mark Henley


Después de que el conflicto expulsó a los residentes de Gao, la financiación de la UE para pozos y asociaciones comunitarias los está ayudando a retornar y comenzar de nuevo.

Don Murray y Horaci Garcia Marti en Gao, Mali.-  Esta es una ciudad que vive con cicatrices. Muchas son visibles, otras no.

Pero bajo el cálido sol de la mañana en el distrito de Aljanabandia de Gao, en la ciudad de poco más de 100.000 habitantes, hay risas mientras 20 mujeres hacen fila para sacar agua del pozo para el almuerzo.

El pozo se instaló en 2018 con dinero del Fondo Fiduciario de Emergencia de la Unión Europea para África administrado por el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Es uno de los dos pozos que se extrajeron el año pasado a un costo de CFA14,4 millones (€ 21.500) cada uno.

Para los residentes de Gao, la vida cambió el día en que grupos extremistas armados asaltaron su ciudad en 2012, lo que llevó a unas 80.000 personas a huir con sus familias, algunas a otras partes de Mali y otras a países vecinos. Para los que regresan, el pozo ha sido vital.

“La bomba ha hecho una gran diferencia”, dijo Mariam Souleye Maiga. Huyó con sus cuatro hijos a Níger y solo regresó 16 meses después, cuando los combatientes armados habían sido expulsados.

“Antes, las personas sin grifo tenían que levantarse en medio de la noche para recolectar lo que necesitaban. Fue agotador, especialmente en verano cuando el agua es valiosa”.


“La bomba ha hecho una gran diferencia”.

Mariam Abu Bakr huyó con su familia en 2012 a un campamento de refugiados en Níger. Ella pasó 20 meses allí. Decidió volver a casa después de que los combatientes armados fueron expulsados ​​de la ciudad.

“No hubo dudas, este es mi hogar. Tenía que regresar”, dijo ella.

Su anhelo y determinación de volver a casa es compartido por otros retornados.

Justo al final de la calle donde se encuentra el pozo comunal hay una asociación llamada Fini de Courir (Fin de la Huida). Su existencia es testimonio del cambio de visión. Dirigida por Mariam Souleye Maiga, se creó en 2016 y ahora cuenta con 47 miembros, todas personas ex refugiadas, desplazadas internas o migrantes. Con la ayuda de ACNUR y socios como Terre Sans Frontières(Mundo sin Fronteras), comenzaron a trabajar.

Cada miembro contribuye semanalmente a comprar ingredientes para hacer platos de cuscús y sémola de trigo. Luego venden sus productos y dividen las ganancias cada nueve meses.

“Nos reunimos y decidimos que no queríamos seguir pidiendo apoyo financiero”, dijo, “y esta asociación nos ayudaría a defendernos por nuestra propia cuenta”.

Situados cerca del río Níger se encuentra un espectacular huerto. Esto también es obra de 18 mujeres locales, fundada en 2007 con una concesión de una hectárea de tierra del municipio. Vinieron cada día, desyerbaron y regaron, y vendieron sus zanahorias, tomates, lechugas y otras verduras.

La asociación prosperó. Después la ciudad fue invadida en 2012, y seis de las mujeres huyeron con sus familias. Los demás se quedaron, decididos a no renunciar a su tesoro.

“Fue muy difícil bajo los islamistas”, dijo Boshira Touré, presidenta de la asociación. “Nos trataron mal, tuvimos que cubrirnos por completo. Pero nunca abandonamos nuestro jardín. Lo mantuvimos en marcha”.

Los combatientes fueron expulsados, las mujeres que huyeron regresaron y, en 2018, la asociación recibió una subvención de 1 millón (€ 1.500) de CFA para comprar semillas, herramientas y un motor más potente para operar su bomba de agua.
Ver también: Una refugiada de Mali rechaza un matrimonio forzado para poder seguir yendo a la escuela

Una historia de éxito, que pero se desarrolla en el contexto de una ciudad aún perseguida por su pasado. En las calles, el ganado y las cabras pastan, indiferentes a las paredes detrás de ellos llenas de agujeros de bala. La Plaza de la Independencia, hace solo siete años, era un teatro espeluznante donde se realizaban ejecuciones públicas frente a multitudes que debían asistir.

La violencia sigue acechando. Desde noviembre de 2018, se han producido al menos 15 enfrentamientos mortales en Gao y en suburbios y ciudades cercanas.

Mientras grupos armados continúan dominando y causando estragos en pueblos y aldeas más pequeñas de la región, Gao es el hogar de una gran base militar internacional. Hay aproximadamente 13.000 soldados de 56 países que integran las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU que trabaja para estabilizar el país.

A pesar de las amenazas persistentes, para muchos en la ciudad de Gao, hay esperanza. Más de 71.000 personas que huyeron han regresado. Residentes como Mariam Abu Bakr todavía hablan de miedo pero, dijo, “ahora, poco a poco, tenemos menos miedo. Las cosas están mejorando”.

En Aljanabandia, el agua fluye desde la nueva bomba de agua y, en la asociación Fini de Courir, todo está listo para preparar eventos.

“Si tenemos un pedido para un matrimonio”, dijo Mariam, “todos nuestros miembros tienen que venir y trabajamos toda la semana”.

El siguiente paso, dijo, es expandir la producción. Quieren comenzar a vender en ciudades más allá de Gao. El tiempo en que tuvieron que huir, esperan, ya pasó.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible