Ir al contenido principal

La fábrica del punk

King’s Road es la calle más importante de Chelsea y de Fulham, dos barrios exclusivos del oeste londinense. Es una zona elegante, con tiendas de alta moda frecuentadas por la nobleza y por las estrellas del mundo del espectáculo. Ahí, en el 430, está la boutique que fuera propiedad de Malcolm McLaren, músico y empresario, manager de los Sex Pistols.


Ese local, que aún pertenece a su viuda Vivienne Westwood, era frecuentado por el trío The Strand: Steve Jones en voz, Paul Cook en batería y Wally Nightingale en guitarra.

La boutique se llamaba Too fast to live, too young to die y vendía ropa fetichista, casi sadomasoquista. Poco a poco se fue transformando en un exitoso local de ropa más rockera, el prototipo del punk.

Llegó el año 1975, con varios cambios. La tienda se rebautizó como SEX y el trío The Strand modificó totalmente su formación. McLaren, ya como manager de la banda, impuso a Glen Matlock como bajista. Lo curioso es que Matlock era empleado de la boutique, como también lo fue su reemplazante, Sid Vicious.

Faltaba encontrar al cantante. Y fue un asistente de McLaren (futuro manager de The Clash) quien sugirió probar a un chico de apenas 19 años que frecuentaba el negocio. Según relatan, siempre andaba con una remera muy gastada, toda rota, y con un pin que decía “I hate Pink Floyd”. Lo convocaron a una audición, pese a que nunca había cantado en público. Y el resultado, como era de esperar, no fue muy bueno. Pero tenía el pelo teñido de verde y mucha actitud. Su nombre: John Lydon; rebautizado Johnny Rotten (por lo podrida que tenía su dentadura).

El resto de la historia es conocido: Rotten se transformó en un gran frontman y, sobretodo, en un extraordinario letrista y sus canciones encabezaron la crudeza del movimiento.

Para visitar hoy el lugar podés llegar en subte, con la línea District, la verde, y bajarte en la estación Fulham Broadway. A pocas cuadras vas a distinguir el reloj que está en el frente del local y que tiene una particularidad: sus agujas giran en sentido contrario a los relojes convencionales.

Nos despedimos con “Anarchy in the UK”, el primer simple de los Sex Pistols, lanzado a finales de 1976 e incluído en el único álbum oficial de estudio. Porque otra particularidad de esta banda es que esa primera etapa que los convirtió en emblema del rock mundial duró apenas dos años y medio.

www.musica.com.ar/rock-is-here-la-fabrica-del-punk

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible