Ir al contenido principal

La prensa y las aldeas

Jorge Zavaleta Alegre.- Un poblador de la más pequeña aldea del mundo puede estar informado de la creciente violencia en las principales urbes del mapa mundial, pero nunca encuentra palabra alguna de su lejanía,  del atraso  secular.



Los lazos entre comarca y ciudad hoy se nutren por cadenas de internet, blogs, teléfonos y otros productos  de la cibernética.  A medida que aumenta el uso de la red y sus ventajas, también nos encontramos con  nuevas formas de “ciberdelinquir”.

Los pueblos van quedándose  con sus ancianos y niños. La diáspora femenina es más alta. Las  ciudades del Sur,  crecen con más cinturones de marginales, sin techo, sin agua,  sin servicios.  Y el retorno a sus orígenes es una Odisea cada vez más  distante.

Visitamos México: de los 4.600 psiquiatras, sólo 1.400 trabajan en el servicio público; 60% de los especialistas se distribuye en Ciudad de México, Estado de México, Jalisco y Nuevo León. “Definitivamente no hay abordaje de la salud mental en el primer nivel de atención, ni en zonas rurales y suburbanas”, confirma la OMS.

El 30% de los mexicanos en algún momento de su vida se ha deprimido, alrededor de 33 millones de personas. En los últimos tres sexenios ha sufrido violencia que ha dejado 300,000 muertos y 500,000 desaparecidos. Toda esta barbarie ha destruido el tejido social y ha generado la aparición de trastornos que no se veían de forma frecuente  y creciente consumo de alcohol, cannabis y coca, con sus respectivas mezclas.

En esta vorágine, se incluye ciberdelincuentes. Hay algunos delitos como: el fraude informático, amenazas y coacciones, falsificación informática, acceso e interceptación ilícita, contra el honor, delitos sexuales, interferencia en los datos y el sistema, contra la propiedad industrial/intelectual y delitos contra la salud pública.

Desde otro ángulo, las investigaciones sobre la globalización del conocimiento, reconocen que ha estimulado la multiplicación de un hombre inteligente pero de convicciones flexibles. No obstante, en el mundo moderno quedan reductos que para algunos pueden parecer anacrónicos porque consisten en la defensa  de conceptos y valores que un pragmático calificaría de arcaicos y completamente desenfocados.

En la actualidad no se aprecia motivación por la utopías, se debe a que las generaciones que precedieron a la actual padecieron de un iluminismo mesiánico tan destructivo —los campos de exterminio nazi, los gulags soviéticos, la revolución cultural de Mao, los campos de trabajo del Khmer Rouge, y los pueblos cautivos y  balseros aunque las ideas puedan ser buenas - sus artífices son identificados como nefastos, tanto para los que los siguen como para los que los rechazan.

En este nuevo contexto, los países más  modernos están impulsando la prensa local, como parte de consorcios   de mayor  concentración económica,  financiera y universidades.

Múltiples voces  apuestan por transformar las vidas mediante la educación, pero serán utopías si 
no reconocemos que la educación es clave para lograr el pleno empleo y la erradicación de la pobreza.

En la actualidad, una gran proporción de la población mundial no escolarizada vive en zonas afectadas por conflictos y que las crisis, la violencia y los ataques contra las instituciones educativas, los desastres naturales y las pandemias continúan perturbando la educación y el desarrollo en el mundo.

La experiencia de  The London Financial Times,  considerado como uno  de los periódico más informativo y respetado del mundo, como lo  son igualmente, Diario16, que sentó las  bases de la democracia española, después de la caída de  Franco; El MercurioDigital, experiencia  global también en España, Tandil News en Argentina, con la puerta abierta a colaboradores de las más lejanas tierras  y corresponsales  de países que pocas veces aparecen en la prensa nacional o  global.

A diferencia de muchos periódicos,  el  nuevo periodismo atrae a sus lectores con un artículo perspicaz tras otro. Presenta al lector temas y temas que no se pueden leer fácilmente. No es raro leer tres o cuatro páginas seguidas sin un solo anuncio.

Una experiencia local es Emmitsburg News-Journal, a una hora  de Washington DC,  ciudad de  3,500 personas. Con apoyo de patrocinadores y anunciantes, adopta un enfoque de financiamiento "al estilo de la Radio Pública Nacional".

Emmitsburg News Journal estableció la forma de cómo administrar y solicitar contenido para un periódico comunitario. Trabajar para sus creadores, Bo & Jean Cadle, fue un placer, un entorno inspirado  en la recreación de sus escritores. “Dentro de sus páginas, los lectores pueden mantenerse al tanto del gobierno de la ciudad y los asuntos del condado a través de informes de noticias en profundidad sobre los asuntos de la comunidad y las actividades de la ciudad”

Las noticias se recopilan de miembros de la comunidad, incluidas las compañías de bomberos locales, la comunidad empresarial. Los miembros de la comunidad pueden planificar sus eventos, actividades y entretenimiento, con una escritura inteligente y creativa.

Estados Unidos, país multicultural de inmigrantes y personas procedentes de cientos de orígenes étnicos, se ha convertido en una población con  mayor diversidad religiosa en el mundo. La religión juega un papel importante en sus vidas, una proporción que no es común hoy día entre las naciones desarrolladas. Estadísticas recientes indican que más del 25% de los adultos estadounidenses han abandonado la fe que conocieron en su infancia a favor de otra religión o de ninguna. Emmitsburg, tiene cuatro iglesias  de diferentes credos. La visita del Papa, el año pasado, como la de otros  jefes de iglesias,  tienen también espacios  en la prensa local.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible