Ir al contenido principal

Los océanos, nuestra gran despensa

La sobreexplotación pesquera, el cambio climático, el bycatch o la contaminación por plásticos son algunos de los grandes retos que deben afrontar nuestros mares y océanos. En el Día Mundial de la Tierra, WWF recuerda la importancia de conservar nuestra gran despensa marina.
Pescadores españoles practicando artes de pesca sostenible.
© Miguel Murcia



Pese a que cubre las dos terceras partes de nuestro territorio, el mar es uno de los grandes olvidados en los programas electorales. Bajo los mares españoles se esconde la mayor biodiversidad de Europa, con joyas ecológicas como los arrecifes de coral, bosques de laminarias, que contribuyen a reducir los efectos del calentamiento global o las praderas de Posidonia oceánica del Mediterráneo.

Proteger estas áreas marinas resulta clave para su conservación. En 10 años, España ha logrado pasar de apenas un 1% de áreas marinas protegidas hasta el actual 8,5%. Sin embargo, WWF pide continuar con estos esfuerzos, por ello reclama  a los partidos políticos un nuevo Pacto para la Naturaleza y las Personas que incluye entre sus propuestas, ampliar la protección de las áreas marinas protegidas hasta el 20% de la superficie marina española y apoyar las pesquerías sostenibles.

La cuenca mediterránea está llena de biodiversidad, pero también es una de las zonas más esquilmadas del planeta, con más del 80% de las pesquerías sobreexplotadas, y la mitad de las especies de tiburones y rayas amenazadas. Si nos adentramos en el Mediterráneo, España tiene una gran responsabilidad en la conservación del ecosistema y los recursos pesqueros ya que se posiciona como uno de los mayores consumidores de pescado, con 40kh por habitante y año.

La reciente noticia de que el Parlamento Europeo vuelve a recuperar los subsidios que incrementan la capacidad pesquera en aguas sobreexplotadas supone un claro retroceso en el combate contra la sobrepesca; una decisión que amenaza el futuro de muchas pesquerías.

Por otro lado, el plástico se ha convertido en una verdadera pesadilla para millones de peces, aves, reptiles y mamíferos marinos que mueren atrapados o ahogados en plástico. De todos los países mediterráneos, España es el segundo país que más plástico vierte al mar y el cuarto de la Unión Europea que más consume. Una urgente problemática frente a la cual los partidos políticos no responden con suficiente ambición.

WWF reclama  a los líderes políticos un nuevo pacto para la naturaleza y las personas, que respete sus límites, que revolucione nuestra relación con ella y esté basado en pilares fuertes. La protección de los mares y apoyar la pesquería sostenible deben convertirse en unas de las prioridades ambientales de los partidos políticos.

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible