Ir al contenido principal

Tras un mes del paso del ciclón Idai

Las necesidades de la población afectada siguen a un nivel muy alto

El bebé Ernesto nació el día antes del ciclón; la casa de su familia fue destruida. Ahora están viviendo en el sitio de Samora Machel. Foto: Amanda Nero.


Beira – Un mes después del paso del ciclón Idai por Mozambique y países vecinos, muchas familias siguen padeciendo necesidades, y si no reciben asistencia no contarán con los recursos como para poder reparar y reconstruir sus viviendas. A pesar de los esfuerzos concertados de las organizaciones humanitarias, las últimas cifras indican que más de 1.800.000 personas necesitan asistencia. Casi 240.000 viviendas se han visto afectadas – la mitad de las mismas por daños parciales y la otra mitad totalmente destruidas.

Con el sol brillando ahora en Beira, tal vez resulte difícil para algunos imaginarse que hubo fuertes vientos soplando a una velocidad de entre 180 – 220 km por hora y lluvias intensas que azotaron la zona hace tan sólo un mes. Pero si uno recorre la ciudad, podrá ver los tremendos daños sufridos por las viviendas y la infraestructura –con árboles aún caídos sobre los edificios, abolladuras en barriles de almacenamiento industrial y daños a las carreteras, en especial en zonas cercanas a las playas. La ciudad alberga a 17 de los 59 sitios de alojamiento temporal localizados en cuatro de los distritos afectados, en los cuales se encuentran más de 71.000 personas (casi 16.000 familias) tal como lo ha identificado la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento de la OIM.

El Director Regional de la OIM para África del Sur, Charles Kwenin, y el Director de Operaciones de Emergencia, Mohammed Abdiker, viajaron recientemente a Beira para una revisión de los desafíos planteados por el paso del Ciclón Idai y el progreso logrado. Cada uno de ellos visitó los centros de alojamiento y las comunidades afectadas y se reunieron con los socios humanitarios.

“La destrucción masiva provocada por el Ciclón Idai es bien visible en numerosas comunidades y se manifiesta en las historias contadas por sus víctimas”, dijo Kwenin. “La respuesta humanitaria es amplia, pero se necesita apoyo aún más integral para que las familias puedan recomenzar con sus vidas en condiciones dignas”.

La OIM brinda su apoyo al Gobierno de Mozambique mediante un liderazgo compartido con el Grupo de Albergues. La Organización coordina con más de 20 socios el almacenaje, manipulación, transporte y distribución de kits de albergues, láminas de plástico y kits de artículos no alimentarios (NFI por su sigla en inglés), con el apoyo de parte del Grupo de Logística, del Aeropuerto de Beira y de la Agencia de Gestión de Desastres, con el objetivo de mejorar las condiciones de casas, escuelas y centros de salud.

Ayer, con fondos aportados por la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID), se procedió a la entrega a un orfanato en Beira de láminas de plástico para arreglar los techos. “Los niños tenían miedo y el ciclón los tomó por sorpresa: estaban empapados, pero bien. Son resilientes. La mitad del techo de uno de nuestros edificios se ha desprendido, varios paneles del techo de los dormitorios de los niños se han volado y más de 100 árboles que habíamos plantado se cayeron”, dijo el Padre Francisco, a cargo de la dirección del orfanato, el cual es gestionado por los Padres Somascos. “Las láminas de plástico serán de gran utilidad. Son provisorias, pero en esta emergencia realmente nos ayudan muchísimo”.

La respuesta en materia de albergues en las cuatro provincias afectadas – en más de 25 lugares – ha servido para que la OIM y sus socios en la implementación brinden apoyo a más de 21.000 familias. La OIM ha distribuido más de 25.000 lonas impermeables y 10.000 kits de artículos no alimentarios (tales como sets de cocina, frazadas, linternas solares) en los mencionados lugares.

Se han establecido también sitios de alojamiento temporario. Estas medidas han sido tomadas como último recurso para las familias a las que no les es posible retornar a sus hogares. En donde fuera necesario, la OIM brinda su apoyo al Instituto Nacional para la Gestión de Desastres (INGC por su sigla en inglés) en el establecimiento de nuevos sitios para sacar a las personas desplazadas internamente (IDPs por su sigla en inglés) de las escuelas. Para el mejoramiento de los sitios la OIM y sus socios humanitarios han instalado la semana pasada letrinas adicionales, duchas y espacios amigables para los niños, protección para el sol para toda la comunidad, y espacios para la preparación de comidas.

La OIM también trabaja con las divisiones de servicios sociales del Gobierno a fin de establecer centros de protección en cuatro sitios de alojamiento temporal en Beira. La OIM apoya al Gobierno en la capacitación del personal y concientización sobre los casos vulnerables, tales como el de las víctimas de violencia de género.

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible