Ir al contenido principal

DiEM25 lamenta la espiral descendente en la que se encuentra Europa

COMUNICADO de DiEM25
-El movimiento europeísta de izquierdas impulsado por Yanis Varoufakis celebra su trabajo y hace balance:

"DiEM25 nació de una idea radical: no somos simplemente griegos o alemanes o italianos o cualquiera que sea nuestra nacionalidad o etnicidad. Somos todo eso, pero también somos europeos decididos a oponernos al internacionalismo de los banqueros y a su reflejo: el internacionalismo de los racistas. Y vamos a hacerlo con un único programa internacionalista y europeo realista, que puede aplicarse de manera inmediata y radical".


"Nuestra labor no era conseguir la mayor cantidad de escaños posibles en estas elecciones europeas. Nuestra labor no era demostrar que otra Europa era posible. No, nuestra labor era mostrar que esa otra Europa ya está aquí, dentro de un movimiento paneuropeo que se dedica a crear un programa político progresista para todas y todos los ciudadanos de Europa".

"Hoy es un día para celebrar y a la vez para hacer balance de nuestro importante logro.

Hoy es también un día para lamentar la espiral descendente en la que se encuentra Europa, y a la vez planear la siguiente fase de nuestro empeño paneuropeo para devolver la esperanza a los cientos de millones que la han perdido.

Cuando a finales de 2017 decidimos llevar nuestro Green New Deal para Europa a las urnas europeas, nuestros amigos temieron por nosotros y los cínicos se rieron de nuestro empeño. Lo que ni nuestros amigos ni los cínicos entendieron era la naturaleza de nuestro intento colectivo.

Nuestra labor no era conseguir la mayor cantidad de escaños posibles en estas elecciones europeas. Nuestra labor no era demostrar que otra Europa era posible. No, nuestra labor era mostrar que esa otra Europa ya está aquí, dentro de un movimiento paneuropeo que se dedica a crear un programa político progresista para todas y todos los ciudadanos de Europa.



DiEM25 nació de una idea radical: no somos simplemente griegos o alemanes o italianos o cualquiera que sea nuestra nacionalidad o etnicidad. Somos todo eso, pero también somos europeos decididos a oponernos al internacionalismo de los banqueros y a su reflejo: el internacionalismo de los racistas. Y vamos a hacerlo con un único programa internacionalista y europeo realista, que puede aplicarse de manera inmediata y radical.

Hemos trabajado duro durante mucho tiempo para crear ese programa progresista. Estamos orgullosos de nuestro Green New Deal para Europa, el único antídoto contra la idea de que en esta Unión Europea no hay alternativa otra que el socialismo para los banqueros, la austeridad para la mayoría y la catástrofe para el medio ambiente. Nuestro Green New Deal para Europa puede unir a los progresistas europeos, un contrapunto a la manera en que la repugnante xenofobia une a los nacionalistas.

Desde el primer momento tuvimos que elegir: podíamos formar coaliciones de conveniencia, esto es, podríamos haber conseguido muchos escaños fácilmente en estas elecciones europeas si nos hubiésemos aliado con actores políticos ya existentes que no querían tener un programa para Europa o estaban en contra de nuestro europeísmo radical. O podíamos ceñirnos a nuestros principios, a nuestro fascinante Green New Deal para Europa, y presentarnos en solitario, sin financiación ni respaldo institucional. Elegimos la segunda opción no solo porque era difícil, sino porque era la única manera de seguir con nuestra lucha con felicidad, con la conciencia tranquila, fieles a nuestros principios y objetivos.

Nuestra estrategia y nuestra táctica coincidieron: apoyar el programa de DiEM25, cultivar nuestros valores políticos, hacerles justicia, y no traicionar jamás a las generaciones venideras cuyo futuro depende de la implementación del Green New Deal en toda Europa y, de hecho, más allá de Europa.



Esta decisión supuso un costo… pero no uno imprevisto. Siempre supimos que nuestro camino sería largo y pedregoso. Pero también sabíamos que estas elecciones al Parlamento Europeo iban mucho más allá de los escaños ganados y perdidos. Implicaban la presentación de una nueva visión para Europa y la exigencia de un Green New Deal; buscaban inspirar a la gente de todo el continente para que pensasen más allá de los estrechos límites de su nación. Su objetivo era demostrar en la práctica cuál es el aspecto de esta otra Europa.

Y en esto, amigos míos, hemos ganado: hemos mostrado a los europeos cómo un programa común puede ser elaborado de manera colaborativa por parte de muchos actores políticos de toda Europa. Cómo una lista común de candidatos, en apoyo a este programa común, puede emerger. Cómo podemos hacer campaña a lo largo de Europa, unidos bajo el estandarte de este programa.

En los meses y semanas previos al 26 de mayo, he tenido el privilegio de hacer campaña con todas y todos vosotros en París, en Bruselas, a lo largo de Italia y del Reino Unido, en Dinamarca, en Portugal y, por supuesto, en Grecia y Alemania. En cada uno de estos lugares vi cómo sacasteis lo mejor de vosotros mismos y de vuestras comunidades. Liderasteis la campaña con ideas brillantes, mostrasteis la verdadera cara de una política con principios, transnacional y humanista. Trabajasteis sin descanso, sin optimismo pero con esperanza. Fuisteis un tesoro a admirar. Vuestra dedicación, sentido del humor, amistad, sabiduría y bondad hizo que toda la gente a vuestro alrededor sintiese esperanza otra vez. Esperanza por Europa, por sus políticas, por su civilización.

Al final, la cantidad de votos que recibimos quedó por debajo de nuestras expectativas. Incluso aunque aproximadamente 1 millón de europeos nos han honrado con su voto en las urnas y en Grecia, la zona cero de la crisis democrática y económica europea, MeRA25 se haya alzado de cero al Parlamento… Un resultado que da buenos presagios para las elecciones nacionales cercanas.

Camaradas, amigas, DiEMers,

Hemos sembrado una bella y radical idea en las mentes de los europeos. Nuestra labor ahora es ayudar a que esta semilla de esperanza crezca. Sentid orgullo por lo que habéis conseguido. Descansad uno o dos días. Tras eso, deberemos volver al trabajo, a planear nuestros siguientes pasos que indudablemente habrán de incluir una reunión paneuropea en la que pasaremos días y noches cartografiando el camino que tenemos por delante. La primera oportunidad, para esos que hablán ingles, sera la DiEM25 Academy del 6 al 10 de junio. Todavía hay algunas entradas disponibles".

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible