Ir al contenido principal

El conflicto en Yemen retratado por seis fotógrafos

Los enfrentamientos en Yemen, que llevan ya cinco años, no solo han causado muertes, destrucción y enfermedades, sino que han afectado todos los aspectos de la vida diaria de los yemeníes.
CC BY-NC-ND / ICRC / Karrar al-Moayyad
Un grupo de niños juega al fútbol en medio de casas destruidas en Sadá, en el noroeste de Yemen. Desde 2006, la gobernación del norte ha sido testigo de varios episodios de violencia que provocaron una destrucción colosal.


Los enfrentamientos en Yemen, que llevan ya cinco años, no solo han causado muertes, destrucción y enfermedades, sino que han afectado todos los aspectos de la vida diaria de los yemeníes. La desesperación prevalece, y la felicidad es cada vez más efímera.
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) reunió a seis jóvenes fotógrafos yemeníes, Ahmad Al Basha, Karrar Al Moayyad, Saleh Bahlais, Abdallah Al Jaradi, Khaled Al Thawr y Ali Al Sonidar, para que retrataran el impacto devastador del conflicto en sus respectivas comunidades.

Sonidar creció en los callejones bulliciosos de la espectacular Ciudad Vieja de Saná, donde desarrolló su talento para la fotografía mientras observaba cómo turistas de todo el mundo tomaban fotos de los zocos, la arquitectura y los pobladores.

"Sus fotografías eran mucho más que luces y composiciones", dice el fotógrafo, de 28 años de edad.

Las fotos contaban historias de lugares y personas, y yo pensaba que quería que mis fotografías contaran lo mismo: ser humano, transmitir un mensaje, fomentar el cambio.

Hoy en día, Sonidar es parte de un grupo de fotógrafos provenientes de todo Yemen que documentan la vida cotidiana en medio del conflicto. A menudo, sus imágenes son la razón por la que una familia hambrienta puede poner un plato de comida en la mesa o un estudiante consigue una nueva mochila.

"Honestamente, espero volver a tomar fotos de los turistas en la ciudad y de los momentos felices", explica el fotógrafo. "Pero ahora es imposible; alguien debe contar la historia de la guerra."

En Taíz, ciudad testigo de los peores tipos de guerra urbana, hay basura esparcida por todas las calles, lo que provoca la proliferación de enfermedades que se creían erradicadas. La pobreza extrema arrasa las ciudades más grandes de Yemen, Saná y Adén.

En Sadá, la destrucción se ha convertido en el patio de juegos de los niños y, en Marib, los niños desplazados hacen frente a la la privación inventando y fabricando juguetes para que los días sean menos pesados.






CC BY-NC-ND / ICRC / Karrar al-Moayyad


Este niño gravemente desnutrido que viene de la aldea de Saqayn y que sufre de desnutrición tuvo que hacer un largo viaje para llegar al hospital Al Salam en Sadá. El conflicto prolongado y la dificultad de la circulación de mercancías dieron lugar a una grave crisis alimentaria en el país. Según las últimas cifras, casi 16 millones de yemeníes se ven afectados por la crisis alimentaria.


CC BY-NC-ND / ICRC / Saleh Bahlais


Una mujer desplazada revisa lo que queda de su comida y de la de sus nietas en el distrito de Crater de la ciudad costera de Adén, al sur de Yemen.



CC BY-NC-ND / ICRC / Ahmad Al Basha


Un hombre mayor regresa de inspeccionar su casa en el distrito de Al Jahmaliá de Taíz, en el centro de Yemen. La mayoría de los edificios han quedado reducidos a escombros después de dos años de enfrentamientos intensos.


CC BY-NC-ND / ICRC / Ahmad Al Basha


Un niño recoge chatarra para revender de las pilas de desechos esparcidos por toda la ciudad de Taíz. La falta de higiene expone a los yemeníes a diversas enfermedades fatales, incluido el cólera.

CC BY-NC-ND / ICRC / Ahmad Al Basha


Un niño utiliza agua sucia y un pequeño fuentón para limpiarse en el campamento de desplazados internos de Al Malika, al este de la ciudad de Taíz. El conflicto ha obligado a dos millones de yemeníes, aproximadamente, a huir de sus hogares en busca de un lugar más seguro.


CC BY-NC-ND / ICRC / Ahmad Al Basha


Varias veces por semana, esta mujer, que lleva a su bebé en un brazo y un pesado bidón en la cabeza, se ve obligada a caminar hasta el punto de agua más cercano, ubicado a por lo menos dos kilómetros de su casa en Habeel Salman, al oeste de la ciudad de Taíz. El sistema de agua y saneamiento de Yemen, que ya era deficiente, no tiene la capacidad de brindar siquiera el servicio básico debido al conflicto que ya lleva años.


CC BY-NC-ND / ICRC / Khaled Al Thawr


Estas son todas las pertenencias de este grupo de mujeres de Hajja: piezas de tela con las que han instalado una carpa tambaleante y algunos bocadillos que venden para ganarse la vida.


CC BY-NC-ND / ICRC / Ali Al Sonidar


Los dos hermanos de Hodeida esperan dentro del refugio oscuro y sin ventilación donde su familia se refugió para huir de la violencia en la costa del Mar Rojo de Yemen.


CC BY-NC-ND / ICRC / Ali Al Sonidar


Al no poder comprar una mochila, este niño de Saná utiliza una bolsa de arroz para llevar sus libros. Según las últimas cifras, unas 2.500 escuelas han sido dañadas o destruidas por el conflicto en Yemen. Además, muchas escuelas son utilizadas como refugios para personas desplazadas; algunas han sido tomadas por grupos armados.


CC BY-NC-ND / ICRC / Ali Al Sonidar

El violento conflicto destruyó o puso en peligro sitios impresionantes de Yemen, como la Ciudad Vieja de color ocre de Saná. Los turistas se han ido, y los vendedores luchan por llegar a fin de mes.


CC BY-NC-ND / ICRC / Abdallah Al Jaradi


Como no pueden comprar juguetes, estos dos niños en Marib, al este de Saná, armaron un carro de tres ruedas para jugar y divertirse después de la escuela.


En Yemen, el CICR ayuda a que millones de yemeníes tengan acceso al agua potable a través de su apoyo a las empresas y las autoridades encargadas del abastecimiento de agua. Visitamos a los detenidos y ayudamos a mejorar las condiciones de detención. Asimismo, los equipos quirúrgicos del CICR, que son cada vez más numerosos, o los establecimientos que reciben apoyo del CICR tratan y brindan atención de emergencia a cientos de miles personas. Por otro lado, en todo el país, más de un millón de personas, incluidas personas desplazadas, reciben diversas formas de asistencia (alimentos, ayuda en efectivo sin condiciones y artículos domésticos de primera necesidad).

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible