Ir al contenido principal

La ciudadanía valora de forma favorable el resultado de las Elecciones Generales

IOP de Simple Lógica: Resultado de las Elecciones, intención de voto y valoración de líderes.

Siete de cada diez consideran que ha sido positivo (45,3%) o muy positivo (24,7%) frente a tres que piensan que ha sido más bien negativo (17,0%) o muy negativo (13,0%).
Se incrementa el respaldo electoral especialmente para el PSOE (33,7%) y Ciudadanos (21,7%) y en menor medida para PP (18,6%) y Unidas Podemos (14,8%), mientras desciende notablemente para Vox (3,2%).
Mejora la valoración de la actuación de los líderes políticos, excepto la de Pablo Casado (18,1%), y de forma especialmente acusada la de  Pedro Sánchez (52,2%) y
Pablo Iglesias (38,1%).




El resultado de las Elecciones Generales del pasado 28 de abril obtiene una valoración positiva entre los ciudadanos, según los resultados del Informe de Opinión Pública de Simple Lógica, elaborado a partir de los resultados de la encuesta realizada para este propósito en la primera quincena de este mes de mayo.

Se sitúa ligeramente por encima del cinco (5,4) la puntuación que refleja la valoración del resultado de estas Elecciones, en una escala que va de 0 (muy negativo) a 10 (muy positivo).


Suponen siete de cada diez (70,0%) los entrevistados que emiten una puntuación positiva, igual o superior a 5, mientras que representan tres de cada diez (30,0%) los que emiten puntuaciones inferiores, lo que suponen una valoración más bien negativa o claramente negativa de dicho resultado.

Esos datos, por otra parte, son claramente diferentes de los registrados en las valoraciones de los resultados de las dos últimas citas electorales y suponen la ruptura de la evolución negativa que se venía señalando en ellas. Efectivamente, la puntuación media ahora registrada es algo más de dos puntos superior a la que se registraba tras las Elecciones de 2016 y se sitúa sólo un par de décimas por debajo de la obtenida tras la convocatoria electoral de 2011.

No se registran diferencias significativas a propósito de la valoración del resultado electoral en función de variables como el sexo, la edad o el nivel de estudios, el tamaño de hábitat de la población o la comunidad autónoma de residencia. Sin embargo, sí son claras las diferencias en función de la orientación política de los informantes. En este sentido hay que señalar que la valoración es especialmente más favorable entre quienes se posicionan ideológicamente más a la izquierda, siendo la puntuación registrada entre quienes se ubican en las puntuaciones 1 y 2 en la escala que va de 1 (Izquierda) a 10 (Derecha) de 7,2 , de 6,9 entre quienes se ubican en el centro-izquierda, de 4,8 entre quienes se ubican en el centro, 3,8 entre quienes se posicionan en el centro-derecha y 2,1 por parte de quienes se ubican en las dos puntuaciones, 9 y 10, más a la derecha.

En el mismo sentido, hay que señalar que son superiores las puntuaciones que se registran entre quienes han votado a formaciones como el PSOE (7,9) o Unidas Podemos (6,6), en tanto que son notablemente inferiores las que se producen entre los votantes del PP (2,6), Ciudadanos (3,7) y Vox (2,1).

Se refuerza el respaldo electoral para PSOE y Ciudadanos y en menor medida para el PP y Unidas Podemos, en tanto que se registra un fuerte descenso del porcentaje de voto para Vox, según la estimación de intención de voto obtenida a partir de la encuesta del IOP de Simple Lógica.

Efectivamente, según la estimación de intención de voto, el PSOE vería incrementado en cinco puntos el porcentaje que obtuvo el pasado mes de abril, alcanzando el 33,7%, en tanto que el incremento en el caso de Ciudadanos sería incluso ligeramente superior y alcanzaría el 21,7%, lo que supondría situarse como segunda fuerza tras el Partido Socialista. Pasaría a ocupar la tercera posición entre los partidos por el apoyo que recibiría el Partido Popular, a pesar de un incremento de algo menos de dos puntos en su porcentaje de voto estimado, que le situaría en el 18,6%. Unidas Podemos, que alcanzaría el 14,8%, también mejoraría el porcentaje de voto estimado con respecto al obtenido el pasado mes, pero sólo medio punto.

Es notable el descenso en las expectativas de voto que se registra en el caso de Vox, ya que según la estimación vería como el porcentaje de voto estimado ahora sería más de siete puntos inferior al que obtuvo en la reciente cita electoral y se quedaría en el 3,2%.

El reducido tiempo transcurrido desde la pasada cita electoral hace que los movimientos de transferencia de voto entre las distintas opciones electorales sean reducidos, pero no deja de haber algunos datos que pueden ser muy ilustrativos.

En general, la tasa de fidelidad de voto para los distintos partidos puede considerarse alta, aunque con diferencias relevantes. En este sentido hay que señalar que la más alta es la que se registra en el caso del PSOE, representando casi ocho de cada diez votantes de esta formación el pasado 28 de abril (88,1%) quienes se muestran decididos a seguir haciéndolo. Este partido, por otra parte, ve sobradamente compensadas con las transferencias que recibe las pérdidas que tiene hacia partidos como Unidas Podemos (2,7%) o aún más reducidas como las que se producen hacia otras formaciones (1,5%), los que no votarían a ninguna formación (1,3%) o incluso los de quienes no manifiestan cuál sería su comportamiento (6,4%).

Las formaciones que a continuación se sitúan con mayor tasa de fidelidad de voto son Ciudadanos (81,7%) y Unidas Podemos (81,3%). A propósito del primer partido de esos, hay que señalar que las pérdidas de apoyos se producen hacia el PSOE (3,3%), PP (2,4%) y otros partidos (1,8%), situándose en el 4,3% el porcentaje de quienes no votarían a ningún partido y en el 6,5% el de quienes no llegan a declarar cuál sería su comportamiento.







En el caso de Unidas Podemos se observa una pérdida del 2,8% de sus votantes hacia el PSOE y del 4,3% hacia formaciones de menor implantación en el conjunto de España, mientras que sólo el 1,2% no votaría a ningún partido, aunque sí es considerable el porcentaje de quienes parecen estar indecisos o, mejor dicho, no llegan a manifestar cuál pudiera ser su decisión electoral.

En el caso del PP ya se observa una tasa de fidelidad de voto (72,2%) inferior a la de las tres formaciones anteriores. En este caso es especialmente relevante el porcentaje de votantes que cedería a Ciudadanos (11,0%) y menor el de quienes irían a parar al PSOE (2,1%) o a otras formaciones (1,4%), no incluyendo en este porcentaje el 0,9% que suponen los que se inclinarían por Vox, siendo este porcentaje prácticamente irrelevante, especialmente si se compara con el que se registraba en los preelectorales anteriores al 28 de abril.

Vox es la formación con menor tasa de fidelidad de voto (66,3%), siendo las principales pérdidas de apoyo las que se producen hacia Ciudadanos (6,3%), PSOE (1,8%), PP (1,6%) u otros partidos (1,8%) o la de quienes no votarían a ninguno (4,8%). Es importante en este caso también el porcentaje que representan los que no llegan a declarar su comportamiento electoral (17,3%), muy superior al que se observa en el caso de las demás formaciones.

Es también relevante observar los datos que reflejan la captación de apoyos de los principales partidos en el colectivo de quienes no votaron a ninguno en la anterior cita electoral, ya que también ahí puede encontrarse la explicación de al menos parte de las variaciones que se observan en la estimación de voto. A ese propósito, hay que señalar que es el PSOE el partido que capta una mayor proporción de apoyos de ese colectivo (10,2%), siendo notablemente inferiores las que representan las captadas por PP (3,3%), Ciudadanos (3,1%), UP (4,4%) y Vox (3,0%).

Mejora la valoración de la actuación de los líderes políticos, excepto la de Pablo Casado, y de forma especialmente acusada la de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, según los resultados de la encuesta de los Informes de Opinión Pública (IOP) de Simple Lógica.


Pedro Sánchez ve aprobada su actuación política por más de la mitad de los ciudadanos (52,2%), lo que supone un incremento de más de quince puntos con especto a la valoración que obtenía en el mes de abril y situarse en el nivel de aprobación más alto de su trayectoria política.

A continuación, se sitúa Pablo Iglesias que ve aprobada su actuación por el 38,1% de los ciudadanos, con un incremento también de algo más de quince puntos con respecto al mes anterior.

Son menores, pero notables, los incrementos del porcentaje de aprobación de Albert Rivera (35,6%), Alberto Garzón (31,4%) y de sólo algo más de un punto de  Santiago Abascal (12,6%).

Esa tendencia de mejoría en la valoración de los líderes no se reproduce en el caso de Pablo Casado, que ve reducido en algo más de tres puntos el porcentaje de quienes aprueban su actuación política.

El nivel de aprobación entre las bases de los partidos de los respectivos líderes es en todos los casos superior, como era de esperar, pero con diferencias relevantes. El porcentaje de aprobación de Pedro Sánchez es del 92,2% entre los votantes socialistas, el de Albert Rivera del 90,3% entre los de Ciudadanos y el de Santiago Abascal del 83,8% entre los de Vox. Mientras que son algo inferiores el de Pablo Iglesias entre los de Unidas Podemos (79,7%), Pablo Casado (70,3%) y Alberto Garzón también entre los de Up (69,5%).

No obstante, también se observa que el nivel de aprobación de los distintos líderes también es superior en los electorados de partidos que pueden considerarse ideológicamente más próximos. En ese sentido se observa que el porcentaje de aprobación de Pedro Sánchez es superior entre los votantes de Unidas podemos (70,2%), el de Albert Rivera entre los del PP (70,1%) y Vox (59,6%) y Pablo Iglesias entre los del PSOE (54,2%).


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible