Ir al contenido principal

'No lo cojas'

SEO/BirdLife lanza una iniciativa sobre qué hacer con los pollos caídos del nido

Este pollo está completamente emplumado y no necesita ayuda | Foto: SEO/BirdLife
SEO/BirdLife ha lanzado la iniciativa 'No lo cojas' sobre qué hacer con las aves jóvenes que caen del nido al suelo en estas fechas de la primavera y están aparentemente en apuros, como vencejos, gorriones, golondrinas o aviones.


'No lo cojas' se enmarca en la campaña 'Aves de Barrio', que SEO/BirdLife presentó el pasado mes de marzo con el objetivo de "lograr ciudades más verdes, biodiversas, amables y saludables", según apuntó este viernes en un comunicado Beatriz Sánchez, coordinadora de la campaña.

SEO/BirdLife indicó que el impulso por intentar ayudar y salvar a indefensos polluelos suele ser en realidad "una condena" para estas aves, ya que en realidad están haciendo justamente lo que su naturaleza dicta: abandonar el nido cuanto antes.

Las crías de la mayoría de aves se desarrollan a una velocidad vertiginosa. Por ejemplo, un gorrión puede abandonar el nido antes de cumplir las dos semanas. Ello se debe, entre otras cuestiones, a que en el nido las aves son extremadamente vulnerables a la depredación y, por ello, intentan abandonar el mismo lo antes posible, aun cuando todavía falten unos pocos días para que sean capaces de volar con cierta solvencia. En realidad, esto no es ningún problema porque sus padres se siguen encargando de alimentarlos durante este periodo y los localizan con facilidad por sus llamadas.

Es realmente difícil que una cría sea realmente abandonada por sus padres, ya que el instinto de sacar adelante a sus crías prevalece por encima de casi todo. Así que lo más probable es que esa cría que revolotea con cierta torpeza por el suelo no sea huérfana, sino que simplemente está dando sus primeros pasos fuera del nido bajo el atento cuidado de sus padres.

Además, SEO/BirdLife subrayó que cuando un pollito está completamente recubierto de plumas es probable que su situación fuera del nido sea completamente normal, voluntaria y no requiera ningún tipo de intervención exterior.

Únicamente cuando se está completamente seguro de que un ave no es capaz de valerse por sí misma o con la ayuda de sus padres se puede proceder a ofrecerla la pequeña posibilidad de salvarse recogiéndola y llevándola a un centro de recuperación de fauna en el que tengan los medios y conocimientos para criar con ciertas garantías al pollito. "Criar con éxito por nosotros mismos a un pollito de un ave silvestre es muy difícil, a lo que hay que sumar que normalmente estas aves se acostumbran tanto al ser humano que su recuperación para una vida salvaje suele ser muy improbable", recalcó SEO/BirdLife.

Por último, esta organización indicó que nunca hay que alimentar a la cría con leche, galletas, o miga de pan; mojar los orificios sobre el pico por los que el ave respira al intentar dar de beber a la cría, y manipular al ave con las manos en contacto con el plumaje más de lo imprescindible porque estropearía sus plumas, y que el mejor lugar para mantener un ave mientras se traslada a un centro de fauna es en el interior de una caja oscura, con algún orificio de ventilación y con el fondo cubierto de papel absorbente.


(SERVIMEDIA)

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible