Ir al contenido principal

Denuncian una masacre de novillos protagonizada por menores en Colmenar Viejo

La Tortura No Es Cultura y Animal Guardians:

"24 animales fueron sometidos a un terrible castigo en 4 días en manos de menores pertenecientes a distintas escuelas taurinas".
"Entre el público, numerosos niños y niñas presenciaron el dantesco espectáculo, cuya entrada era libre y gratuita".
"Este acto incompresible se lleva a cabo a pesar del llamado de atención del Comité de los Derechos del Niño de la ONU que en 2018 instó al gobierno a impedir la participación de menores de 18 años como toreros o como espectadores de eventos taurinos".
Numerosos estudios nacionales e internacional demuestran el daño psíquico y moral que provoca la participación de menores en estos espectáculos".



Madrid, 25 de julio de 2019. Animal Guardians y La Tortura No Es Cultura vuelven a publicar un vídeo de una corrida de toros con jóvenes animales-el tercero en lo que va de verano-, una de las formas más crueles de la tauromaquia, en las que inexpertos aspirantes a toreros someten a jóvenes bovinos a un tormento sin igual debido a la joven edad de los animales y al poco acierto de los matadores a colocar banderillas o entrar a matar.

En este caso, se trata de la novillada celebradas en Colmenar Viejo con motivo de las llamadas Clases Prácticas de varias escuelas de tauromaquia, en las que menores practican con pequeños animales vivos clavándoles banderillas o hundiéndoles el estoque una y otra vez en sus tiernas espaldas.

La matanza ha sido descomunal, habiéndose castigado y ejecutado 24 animales en 4 días. Según muestra el vídeo, algunas de las banderillas son clavadas en el vientre del animal en vez de en el lomo y ninguno de los novillos tuvo una muerte rápida, sino que, tras ser lacerados en numerosas ocasiones por la espada y el estoque, son apuntillados patosamente una y otra vez por el operario de turno.

Todo esto tiene lugar en presencia de numerosos menores cuyas exclamaciones ante lo que ven pueden ser escuchadas en el audio del vídeo. Incluso en una de las secuencias se puede ver a un menor grabando con su tablet el tormento de los animales.

Carmen Ibarlucea, presidenta de la Plataforma La Tortura No Es Cultura afirma: “Es inconcebible que estos actos de violencia extrema hacia seres sensibles puedan ser considerados una forma de entretenimiento. Son una atrocidad y deben ser prohibidos. Pedimos a los ciudadanos que firmen nuestra petición en bastabecerradas.org y escriban al ayuntamiento de colmenar viejo pidiendo el fin de estos espectáculos”

Las organizaciones hacen especial hincapié en la eliminación de las becerradas (corridas de toros celebradas con animales menores de 2 años). Según el informe del Ministerio de Cultura de 2018, apenas se celebran 100 becerradas en nuestro país y la afluencia de público a las mismas es mínima. Efectivamente, en el vídeo se puede observar que, a pesar de que la entrada era libre y gratuita, la plaza está prácticamente vacía.

Por su parte, Marta Esteban que, además de ser activista por los animales en la organización Animal Guardians es miembro de la Junta Directiva del Consejo Independiente de Protección de la Infancia (CIPI), con consejeros en 27 países afirma:  “Este evento vulnera el derecho de la infancia y adolescencia a vivir en un entorno libre de violencia y es imperativo que se haga algo al respecto”.

Efectivamente, el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño [1]de la ONU recoge el derecho del niño, niña o adolescente a vivir en un entorno libre de violencia y es en base a este que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU en sus Observaciones Finales a España en 2018 [2](CRC/C/ESP/CO/5-6) instó a nuestro país a proteger a los niños de los efectos perjudiciales de la tauromaquia sobre ellos.

Además, estas actividades ponen en peligro la integridad física de los menores participantes en las mismas, que podrían resultar gravemente heridos o incluso morir durante los mismos. Es por ello que el 8 de junio de 2015 este mismo comité publicó unas observaciones en las que califica a la tauromaquia con la participación de niños toreros de "una de las peores formas de trabajo infantil"

De las misma manera incumplirían el Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, meta 16.2[3] que  busca poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia contra los niños.

“Todos estos tratados han sido ratificados por España y conforme al Artículo 39 punto 4 de la Constitución, que determina que “los niños gozarán de la protección prevista en acuerdos internacionales que velan por sus derechos”, se deberían tomar medidas al respecto, pero nada de esto se está haciendo. ¿Por qué? Porque se están anteponiendo intereses políticos y económicos al interés superior del menor” afirma Esteban, y añade: “A menudo se habla de la libertad para justificar estos eventos, pero de acuerdo con el artículo 20.4 de la Constitución sobre los derechos fundamentales y de las libertades públicas “Estas libertades tienen su límite […] especialmente en el derecho a la protección de la juventud y de la infancia”. ¿Cuánto tiempo se va a seguir ignorando?”

El hecho de que un niño menor de 13 años asista a corridas de toros puede dar lugar a una desensibilización que dará lugar a la indiferencia (frente al maltrato animal) y le impedirá tener sus propios criterios. Es importante sintetizar estas conclusiones en la siguiente afirmación de esta especialista: “Existe evidencia creciente de la asociación entre el maltrato a los ani­males y la violencia interperso­nal en diferentes ámbitos: comisión de crí­menes violentos[4][5], violencia de pareja[6] (tanto en parejas hete­rosexuales co­mo homosexuales), con­­tra menores, contra personas mayores, vio­lencia filio-pa­ren­­tal, bullying… También existe una asociación entre el maltrato a los animales y el trastorno antisocial de personalidad, el trastorno disocial, la psicopatía…”[7]

El FBI empezó a registrar en 2016 el maltrato a animales como delito contra la sociedad dada la importancia de la naturaleza del delito en sí, así como su asociación con otros crímenes violentos como violencia de pareja, agresiones sexuales o maltrato infantil[8]


En España, la competencia en materia de derechos de la infancia reside en las Comunidades Autónomas, pero tienen como principio rector ciertas leyes orgánicas.

La Ley Orgánica 1/1996, de protección jurídica del menor, reconoce la primacía del interés superior del niño, niña y adolescente, y se enuncia como principio rector de las Administraciones Públicas tener en cuenta las necesidades del menor al ejercer sus competencias sobre educación, cultura y espectáculos.

La Ley Orgánica 1/2015 del Código Penal ha incorporado en el artículo 337.2 d) la agravación de la pena si el maltrato a los animales se ejecuta en presencia de un menor de edad, constatando así legalmente y por la vía penal el impacto negativo que produce sobre los niños presenciar maltrato hacia los animales.

Animal Guardians y La Tortura No Es Cultura han creado la campaña bastabecerradas.org en la llaman a la participación ciudadana mediante una petición online y otras acciones. Por su parte, el Consejo Independiente de Protección de la Infancia afirma que trabajará para que en España se apliquen todas las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño, incluida la relativa a los espectáculos taurinos.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible