Ir al contenido principal

Igualdad de género en la UE: claves para un nuevo ciclo

El pasado 16 de julio, Ursula von der Leyen destacó la igualdad de género en su discurso como candidata a presidir la Comisión Europea: "Somos la mitad de la población, y queremos la parte proporcional que nos corresponde”, afirmó quien sustituirá a Jean-Claude Juncker el 1 de noviembre próximo, avanzando que la igualdad será uno de los grandes temas de la agenda europea en este nuevo ciclo.



La próxima presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, pronuncia su discurso ante el Parlamento Europeo (PE), en Estrasburgo (Francia), el 16 de julio de 2019. EFE/EPA/PATRICK SEEGER


Dos mujeres poderosas

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), dos de los pilares en los que se asienta la Unión Europea (UE), contarán por primera vez con mujeres al frente: la interlocutora de la alemana Von der Leyen en el BCE será la actual directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde.

Von der Leyen, quien hasta la fecha ejercía como ministra de Defensa en el Ejecutivo de Angela Merkel, fue propuesta inesperadamente por el Consejo Europeo para presidir la Comisión, la joya de la corona de los denominados ‘top jobs’, consiguiendo la ratificación con una mayoría ajustada del Parlamento Europeo (PE): 383 votos a favor, 327 votos en contra, 22 abstenciones y un voto nulo.


I will ensure full #genderequality in my College of Commissioners. If Member States do not propose enough female Commissioners, I will not hesitate to ask for new names. pic.twitter.com/C528IZgl7Z— Ursula von der Leyen (@vonderleyen) July 16, 2019

Pese a pertenecer a un partido conservador, Von der Leyen no ha dudado en mostrarse favorable ante asuntos como las políticas de género, el matrimonio homosexual o la inmigración. Una de sus promesas como presidenta de la Comisión es lograr la paridad de género entre los 27 Comisarios que componen la institución: “Si los Estados miembros no proponen suficientes comisarias, no dudaré en pedirles algunos nombres”, afirmó en su discurso ante la Eurocámara.

En cuanto a la francesa Christine Lagarde, su trayectoria es sobradamente conocida tras ejercer como directora gerente del FMI desde 2011. El proceso para confirmarla como sucesora del italiano Mario Draghi y primera presidenta del BCE culminará el próximo mes de octubre, cuando los jefes de Estado y de Gobierno de la UE den su visto bueno formal al nombramiento.

Un Parlamento más paritario

La elección de Simone Veil como presidenta del Parlamento Europeo rompió moldes en 1979.

Sin embargo, solo una mujer más ha vuelto a presidirlo desde entonces: la francesa Nicole Fontaine en 1999. Dos mujeres en 67 años de historia, y de nuevo en esta IX legislatura la presidencia tiene nombre masculino; recaerá enel socialista italiano David Sassoli.

Queda mucho por hacer, pero hay pequeños motivos de celebración: la presencia de mujeres eurodiputadas ha aumentado un 3%, pasando del 37% en la octava legislatura al 40% en la novena. La paridad de género se roza en las presidencias de comisiones, con 11 presidentes y 10 presidentas. Pese a que las mujeres siguen estando subrepresentadas en las instituciones europeas, el porcentaje de diputadas en la Eurocámara ha ido aumentando progresivamente: en los primeros comicios por sufragio directo, la representación femenina solo alcanzó un 15’2%.


40% of new MEPs are women, compared to 37% in the previous legislature. To find the MEPs' #genderbalance country by country, click on this link: https://t.co/WvzcA3TYZq— FEMM Committee Press (@EP_GenderEqual) July 5, 2019

La perspectiva de género en el Parlamento se aplica mediante la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (FEMM), la cual estuvo presidida por la eurodiputada española Iratxe García (PSOE) en la pasada legislatura. Esta Comisión coordina dos redes dedicadas a integrar dicha perspectiva: la red de vicepresidentes y presidentes que reúne a diputados que desean incorporar una dimensión de género a sus respectivas comisiones con el apoyo de administradores especializados en esta materia en la secretaría de cada comisión; y el El Grupo de Alto Nivel sobre Igualdad de Género, que promueve la formación y la sensibilización del personal del Parlamento Europeo y los grupos políticos en cuestiones de integración de la dimensión de género.

El protagonismo de las eurodiputadas españolas

España es uno de los países más paritarios del Parlamento Europeo: de los 54 eurodiputados españoles, 23 son mujeres. Entre ellas, encontramos una presidenta de comisión, seis vicepresidentas y 17 integrantes de comisiones sin cargo. Hay cuatro comisiones en las que hay europutados españoles, pero no participan sus compatriotas españolas: Asuntos Económicos y Monetarios (ECON), Cultura y Educación (CULT), Asuntos Jurídicos (JURI), y Asuntos Constitucionales (AFCO).

La mayoría de eurodiputadas son noveles en la Eurocámara; solo ocho de ellas repiten en esta IX legislatura. La más veterana es la diputada del Partido Popular (PP), Pilar del Castillo, a punto de comenzar su cuarta legislatura. Adriana Maldonado López, nacida en 1990 y electa por el Partido Socialista (PSOE), es la europarlamentaria más joven de la delegación española.

Dolors Montserrat (PP) será quien presida la Comisión de Peticiones (PETI) en su primera legislatura europea. Esta Comisión recoge uno de los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos: realizar quejas o solicitudes relacionadas con asuntos públicos o privados, tal y como lo dispone el artículo 227 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

En cuanto a las vicepresidencias, tres de ellas pertenecen a eurodiputadas el PSOE: Isabel García Muñoz en Control Presupuestario (CONT), Lina Gálvez en Industria, Investigación y Energía (ITRE) y Cristina Maestre en la Comisión de Peticiones. Eugenia Rodríguez Palop será la vicepresidenta primera de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (FEMM), mientras que Maite Pagazautundúa, independiente por Ciudadanos, vicepresidirá Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE). Recientemente, Mazaly Aguilar, eurodiputada por Vox, ha sido nombrada vicepresidenta tercera de la Comisión de Agricultura (AGRI), una de las comisiones que aún quedaban por configurar.

¿Qué hace la UE por la igualdad?

La Unión Europea ha demostrado ser una de las organizaciones que más esfuerzos realiza en pro de la igualdad de género, pese a que la violencia machista, la brecha salarial o el techo de cristal continúan siendo problemas estructurales en todos los Estados miembros y en las instituciones comunitarias.

A nivel formal, las demandas feministas tienen amparo en numerosos artículos del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), en especial en el artículo 8, que establece que "en todas sus acciones, la Unión se fijará el objetivo de eliminar las desigualdades entre el hombre y la mujer y promover su igualdad".

En cuanto a acciones recientes adoptadas por la UE en esta materia, destacan el programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía 2014-2020, que financia proyectos que tengan por objeto lograr la igualdad de género y poner fin a la violencia contra las mujeres; la Carta de la Mujer y el Compromiso estratégico para la igualdad de género 2016-2019; o el Plan de Acción en materia de género 2016-2020. Todas estas medidas están a punto de expirar, a falta de configurar nuevos mecanismos para la IX legislatura.

Más allá de compromisos concretos, una de las iniciativas más firmes de la UE es el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE), creado en 2006 bajo la supervisión del Parlamento Europeo y el Consejo. Con sede en Vilna (Lituania), su objetivo principal es el de contribuir a fomentar y reforzar la igualdad entre hombres y mujeres con medidas como la integración de la dimensión de género en todas las políticas nacionales y de la Unión, para lo cual presta asistencia técnica a las instituciones de la UE.


Why is it that across the EU women still have:
ower employment rates
career prospects
pensions than men do across the EU?
Find out the answers for your country in #EIGEIndex and stay tuned for the NEW data, coming up October 15 - https://t.co/b7zlfTV7B0! pic.twitter.com/pAPZvxThFo— EIGE (@eurogender) July 23, 2019

También es primordial la adhesión de la Unión al Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, conocido como Convenio de Estambul. Entró en vigor en 2014, y en él se establece un marco global de medidas jurídicas y estratégicas destinadas a prevenir dicha violencia, asistir a las víctimas y castigar a los autores. En marzo de 2018 ya lo habían ratificado 17 Estados de la Unión aunque, para celebrar la adhesión al Convenio, todavía es necesaria la aprobación del Parlamento Europeo.

“Propondré añadir la violencia contra las mujeres a la lista de delitos del ámbito de la Unión incluidos en el Tratado, y que la Unión Europea se adhiera al Convenio de Estambul”, afirmó Von der Leyen en su discurso, que anticipa una etapa prometedora de cara a lograr avances en materia de género.

Por Clara Giménez Lorenzo

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible