Ir al contenido principal

Afrodescendientes, entre el neoliberalismo y la izquierda

OPINIÓN de Jesús Chucho García.- La semana próxima se cumplirán diez y ocho años de la III Conferencia Mundial contra el racismo, la discriminación, la xenofobia y sus formas conexas, realizada en Durban, Sudáfrica, del 30 de agosto al 7 de septiembre de 2001.

De los movimientos sociales en Venezuela, solo asistió la Red de Organizaciones Afrovenezolanas (Nirva Camacho, Jorge Guerra y Jesús Chucho García). Fue una conferencia histórica donde se puso énfasis en dos aspectos transcendentales:

El primero fue el tema de las reparaciones a los países que ejercieron la trata negrega, crimen de lesa humanidad, y que sometieron a millones de africanos subsaharianos al perverso sistema esclavista. La trata negrera trasladó en casi 500 años a más de 20 millones de africanos y africanas a toda nuestra América, siendo los mayores receptores, Brasil, el espacio Caribe, Estados Unidos, Colombia, Venezuela, pero ningún país de este continente escapó a ese fenómeno y a la esclavización que género en discriminación, exterminio racial y sus consecuencias hasta nuestros días siendo Estados Unidos, Colombia, Honduras y Brasil los de la mayor alta tasa de exterminio racial.

El segundo tema fue el concepto afrodescendientes, definido claramente como los descendientes de africanos como resultado de la trata negrera y el sistema esclavista en las Américas. Fueron nuestros ancestras y ancestros que en condiciones de esclavizados levantaron las economías y la acumulación capitalista durante casi 400 años. Más de cuatrocientas organizaciones afro de nuestra América logramos imponer ese concepto, previo acuerdo en la conferencia de las Américas realizada en diciembre del año 2000 en Santiago de Chile.

Capitalismo, neoliberalismo y exclusión afro

El capitalismo acumuló salvajemente su capital sobre la base del trabajo forzado y las inteligencias de las y los africanos y sus descendientes en dos modelos económicos: 1. El modelo minero extractivo: minerales y posteriormente con el surgimiento del petróleo y el gas se agudizó esa explotación. 2. La explotación de monocultivos como el cacao y café (caso Venezuela).

Hoy, después de medio milenio, lamentablemente en la mayoría de nuestros países sigue imperando el modelo minero extractivo y la mono producción, con un agravante en esta última, y es el uso de fertilizantes y semillas transgénicas que ha ido modificando nuestros sistema agrícolas tradicionales y han provocado cáncer de suelos y graves consecuencias en el área de la salud. La prosecución del capitalismo tomó mayor agresión en el neoliberalismo contemporáneo ya que esos dos modelos están agudizando el cambio climático donde ya existe una alerta roja: si no se disminuye la producción de gas y petróleo, la extracción de minerales, así como el uso intensivos de los agroquímicos, ya tenemos fecha de defunción para las próximas cinco décadas, pero a la supremacía neoliberal eso lo que menos les importa.

La izquierda ortodoxa aun no entiende el tema afro

Si algo llenó de luz el inicio del siglo XXI, fueron los cambios progresistas que se comenzaron a generar en nuestra América. La izquierda como propuesta ideológica más humana hizo un intento por la inclusión de las y los afrodescendientes en las políticas públicas y en el marco jurídico al llegar a tomar el poder. Electoralmente somos una fuerza decisiva para que el proyecto e izquierda llegara el poder, pues somos cerca de doscientos millones en América Latina. Los diferentes gobiernos progresistas, ante un neoliberalismo salvaje, hicieron el esfuerzo por incluir el tema afro en sus políticas públicas como mandato del plan de acción de Druban, sin embargo a la hora de profundizar esa inclusión en el modelo social a construir, se quedaron cortos, se excluyó y se sigue excluyendo a las y los afrodescendientes como un factor decisivo en muchos aspectos. Y lo poco que se ha hecho es lo que hemos denominado el “etnopulismo”, y, es más, lamentablemente han reproducido el modelo minero extractivo y la monoproducción agrícola, recurriendo a los agroquímicos y semillas transgénicas desde hace más de una década. Ese no es el modelo en el que sobrevivían nuestros ancestros y ancestras africanas. Ese no fue el modelo que aspirábamos a construir. Intentamos en el pasado Foro de izquierda de Sao Pablo, realizado en Caracas, realfabetizar a esa izquierda ortodoxa, pero no lo entendieron y tuvimos que hacer una rebelión para exigir comprensión e inclusión con dignidad y decisión. Es la primera vez que esto ocurría en más de veinte ediciones del Foro de Sao Pablo, lo cual pasó a la historia y ojalá las izquierdas repiensen en estos momentos de incertidumbre: ¿qué es la izquierda y hacia qué modelo societario vamos?

CHU CHERIAS

———-EL antiguo Cumbe de Ocoyta, Municipio Acevedo, Estado Miranda, nos dice que lo más importante en este momento es el agua potable, pues al parecer han aparecido algunas empresas en esa histórica comunidad a hacer proyectos que pocos les importa, coño hasta cuando hacen vainas sin consultar a nuestras comunidades afro.

————El proceso de Comunidades Negras de Colombia (PCN) emitió un comunicado expresando su solidaridad con Venezuela exigiendo al gobierno de Donald Trump paralizar su agresión y el embargo criminal a nuestro país. Gracias hermanos afrocolombianos.


https://www.alainet.org/es/articulo/201756

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible