Ir al contenido principal

El Día Después de Mañana (O de las PASO)

OPINIÓN de Ricardo Luis Mascheroni, Argentina.- Creyeron que podían seguir con la mentira, al final el cántaro se rompió y la gente votó contra tanta falacia, maltrato, pérdida de derechos, precarización laboral, cierre de empresas, rebajas de salarios... y otras calamidades.


¿Se acuerdan de esa película, con el título del epígrafe, en la cual pese a las advertencias, a EE.UU. se le vino una ola de frío glaciar que lo sepultó? Algo parecido le acaba de pasar al presidente Macri y a todo "el mejor equipo de los últimos 50 años".

No tuvieron conciencia, menos prudencia para darse cuenta, como dice la frase atribuida a Abraham Lincoln: que “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo… se puede engañar a algunos todo el tiempo…PERO NO SE PUEDE ENGAÑAR A TODO EL MUNDO TODO EL TIEMPO”.

Tampoco es prudente que el que miente crea sus propias mentiras, y tengan presente este otro dicho: “Tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe”.

Creyeron que podían seguir con la mentira, al final el cántaro se rompió y la gente votó contra tanta falacia, maltrato, pérdida de derechos, soberbia, impunidad, precarización laboral, cierre de empresas, rebajas de salarios y jubilaciones... y otras calamidades que todos conocemos.

¿El resultado de las PASO fue una sorpresa, o era algo que se palpaba en el aire? Más allá de los miedos y la confusión que muchos podíamos arrastrar, ante la parafernalia de encuestas y declamaciones de los condotieros del periodismo adicto al Gobierno.

Inmediatamente de terminado el acto de cierre de campaña del Frente de Todxs en Rosario, escribí: muchísima gente, me hizo acordar al de Alfonsín en el '83, familias enteras con sus hijos chicos, mucha alegría y esperanzas, que presagian su seguro y contundente triunfo electoral. Había algo en el aire que nos estaba dando señales en dicha dirección. Pero sí es verdad que se venía intuyendo el final

Antes de conocerse los resultados a través del sistema contratado y supuestamente sin fallas, el Presidente reconoció la derrota, pero atribuyó de alguna manera la responsabilidad a los votantes, quienes no entendieron que se iba por "el buen camino", y remató con la frase matadora: “Hicimos una mala elección”.

Con ello, nuevamente nos quiso tomar por tontos, equivocándose como siempre ya que la culpa no es de los votantes, que sólo votaron en legítima defensa, como casi el 70% de los argentinos. Tampoco hizo una mala elección, lo que hizo fue un mal gobierno de espaldas y contra las grandes mayorías nacionales a muchos de los cuales sumergió en la pobreza y en la desesperanza.

Este escenario provocó una pérdida absoluta de legitimidad, obligándolo a asumir su responsabilidad en torno a la inviabilidad de sus perversas políticas antinacionales, y en un gesto patriótico debe variar el rumbo para no generar más perjuicios y dolores a toda la Nación.

Por ello será necesario que instrumente la modificación de gran parte de su gabinete (Dujovne, Marcos Peña, Bulrich, Frigerio, Sandleris, Aguad, Garavano), convocando a todas las fuerzas políticas y sociales hasta la terminación del mandato para garantizar el mismo, asumiendo las gestiones ante el FMI para la renegociación de la monstruosa deuda contraída, tendiente a que la misma se salde con desarrollo y no con el hambre del pueblo.

Absteniéndose, junto con sus socios y amigos, de profundizar un desesperado golpe de mercado, que pone todas las fichas en un escenario de miedo e incertidumbre económica y financiera, de cara a las elecciones que seguramente perderá en octubre, prolongando la agonía de muchos.

Si esto ocurriera, la culpa será pura y exclusiva de este Gobierno y no por el triunfo del Frente de Todxs. Sus malas políticas de desregulación de los mercados y endeudamiento descomunal son las que expusieron a la Argentina a esta situación.

No me quiero olvidar de decir que es una tarea importante para nuestra vida democrática, suprimir inmediatamente todos los aportes y fondos destinados a los encargados de su blindaje mediático y trolls que hacen campañas de noticias falsas y desacreditación de dirigentes políticos.

Evidentemente el rey estaba y está desnudo, por ello muerto el ¡Rey viva el Rey!

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible