Ir al contenido principal

El Sahel: Tierra de oportunidades

Al sur del desierto del Sahara, la región del Sahel es un cinturón de tierra de 5.000 kilómetros que va desde la costa atlántica de África hasta el mar Rojo.

Foto: PNUD

El Sahel comprende cuatro países que bordean el lago Chad —Camerún, Chad, Niger y la zona noreste de Nigeria— así como Burkina Faso, Gambia, Guinea, Malí, Mauritania y Senegal.
Los desafíos de desarrollo de la región son múltiples, pero también lo son las oportunidades.
La principal amenaza es el cambio climático, que ha originado un aumento de las temperaturas del Sahel a un ritmo 1,5 veces más rápido que la media mundial.

"Antes solía haber un año de sequía de cada 10; ahora es cada dos años".

De aquí a 2050, se prevé que más de 85 millones de habitantes de África subsahariana se verán obligados a emigrar.

La presencia de Boko Haram en la zona nororiental de Nigeria es otra amenaza a las familias.

En toda la región del Sahel hay 4,2 millones de personas desplazadas y millones más se ven incapaces de encontrar un trabajo.

“Nuestra atención se centra especialmente en combatir los factores y las causas de fondo que llevan a las personas a salir de sus países. Entre estos están la pobreza, la desigualdad, el cambio climático, los conflictos y una gobernanza deficiente".

Para lograr este propósito, el PNUD desarrolla un papel importante en la respuesta conjunta humanitaria y de desarrollo.

La cooperación transfronteriza es una de las principales facetas de nuestra labor de estabilización.
En el cruce entre Chad y Camerún, o entre Mauritania y Malí, habitantes de ambos lados de la frontera mantienen un diálogo abierto.

Las mujeres organizan reuniones para discutir y concienciar a la población sobre el extremismo violento e involucran a los líderes locales en sus esfuerzos.

Estos complejos desafíos a menudo eclipsan el enorme potencial del Sahel. 


Su población crece alrededor del 3% anual y se espera que llegue a los 340 millones en 2050.

Más del 64% de los 150 millones de personas que viven en el Sahel son menores de 25 años. 
Foto: PNUD/Freya Morales

Estos millones de jóvenes pueden cambiar las cosas, siempre que se les ofrezca esperanza y oportunidades.

Se estima que un incremento del 1% de la población en edad de trabajar aumenta el crecimiento real del PIB per cápita un 0,5%.

“Necesitamos invertir en el potencial de las personas jóvenes, en su talento, energía y entusiasmo, y crear las oportunidades para que puedan hacer realidad todos sus sueños”.

Es por eso que está en construcción la Gran Muralla Verde, que busca  recuperar 100 millones de hectáreas de tierra, capturar 250 millones de toneladas de carbono y crear 10 millones de empleos...
...porque los árboles mejoran la seguridad alimentaria, crean empleos verdes y dan a los jóvenes razones para quedarse.
Video: Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación

El enorme potencial de la región en energía renovable está poco explotado. Solo el 31% de la población tiene electricidad.

Esto significa que el 70% de las personas podrían mejorar enormemente sus vidas con una fuente fiable de energía.

La seguridad alimentaria mejoraría, ya que las familias podrían guardar y procesar los alimentos.

En los 10 países, el PNUD ayuda a estabilizar, transformar y mantener un Sahel próspero.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible