Ir al contenido principal

Afganistán, la única elección es la muerte

OPINIÓN de Guadi Calvo.- En medio de una guerra que ya tiene más de dieciocho años, y cuya resolución cada día parece más lejana, ahora mucho más tras la ruptura de negociaciones el pasado nueve de septiembre, entre los Estados Unidos y el talibán, después de que un soldado estadounidense muriera en un atentado, convirtiéndose en el cuarto muerto norteamericano en dos semanas. (Ver: Trump empantanado en Afganistán).

Mientras, los ataques del Talibán, el Daesh Khorasan y al-Qaeda, arrecian y los “daños colaterales” que son producidos por acciones tanto del ejército afgano y la aviación norteamericana, generan docenas de muertos entre la población civil, cada vez con más frecuentes. En este contexto creer que las elecciones del próximo sábado 28, al mejor estilo occidental, pueda solucionar algo, no dejaría de ser un acto de fe. Si quienes están detrás de ella fueran almas puras y prístinas, serían Santo Inocentes, pero los puros en este conflicto hace mucho que han muerto, y el poder, a trizas, está en manos de intereses que se disputan los restos putrefactos de los que alguna vez fue un país.

El próximo sábado entonces 72 mil efectivos de las fuerzas de seguridad serán desplegados en todo el país mientras otros 30 mil serán incorporados a media que sean necesarios. Se conoce que la aviación estadounidense y el ejército afgano están peinando centenares de pueblos catalogados como de alto riesgo, para limpiarlos de insurgentes.

El absurdo de esta situación bordea el realismo mágico o quizás lo supere, ya que la puja democrática se libra entre los responsables del estado de degradación del país, junto a los Estados Unidos que finalmente se designan a sí mismos como el gran elector. Instalar el juego democrático en un país con décadas de guerra y violencia de estructura tribal, en el momento donde los sistemas democráticos del mundo entero están al borde del colapso es lo absurdo, ya que es obvio que el verdadero Poder llamasen mercados, bancas, holdings o consorcios ha tomado el control de la situación internacional a excepción de un puñados de países, gracias a los medios de comunicación, conjugados ¿o conjurados? con la incompetencia de la democracias formales que lograron convencer a millones de personas a lo largo del mundo que la salida estaba en manos de los Trump, y una larga lista de gerentes menores como Bolsonaro, Macron, Salvini, Johnson, Modi, Duterte, al-Sisi, Orban, Netanyahu, Piñera, Macri o el actual presidente afgano Ashraf Ghani, cuyo nombre podría intercambiarse con cualquiera de los que lo preceden en la lista y el resultado sería el mismo, si no contamos a los miles de muertos que se han producido en sus cinco años de gobierno, pero claro, esos muertos tampoco cuentan, ni votan.

El engranaje puesto en marcha en Afganistán, para el día sábado puede ser fácilmente detenido por una acción general del talibán o decenas de pequeñas operaciones que está en perfectas condiciones de realizar, atacando centros electorales o de manera mucho más sencilla a quienes vayan a votar.

Las fuerzas de seguridad están abocadas en estos días a desactivar minas y los famosos IED o explosivos de fabricación caseras, que han hecho estragos no solo en Afganistán sino en todos los países que se los utilizan. En elecciones anteriores los insurgentes se volcaron a usar armas de pequeño calibre o los siempre efectivos atacantes suicidas, durante las parlamentarias de octubre del año pasado se registraron unos 110 ataques contra centros de votación en los que murieron 56 civiles y fueron heridos 380, la cifra más alta de las cuatro elecciones realizadas en el país desde la invasión estadounidense de 2001.

Son poco menos de 10 millones los afganos, de ellos 34,5 % son mujeres, que votaran el próximo sábado en los 7385 centros electorales dispuestos de los que 675, están considerados con un alto riesgo de ser blanco de acciones terroristas. Los ciudadanos afganos tendrán para elegir entre dieciocho candidatos, de los que solo cuatro cuentan con posibilidades: el actual presidente Ashraf Ghani, su eterno rival y actual jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah; Gulbuddin Hekmatyar, un veterano muyahidín de la guerra antisoviética y Hanif Atmar, ministro durante el gobierno del Hamid Karzai.

El talibán advirtió a los votantes que “todos los centros electorales son objetivos militares por lo que cada uno de ellos será responsable de lo que pudiera ocurrirles”. Como aperitivo a estas amenazas el talibán, la semana pasada, atacó en Charakar, una zona mayoritariamente chiita, en la provincia norteña de Parwan, con un militante suicida que se detonó en medio de un acto político con la anunciada presencia de Ghani, la explosión dejó, al menos a 30 muertos y 50 heridos. Horas después otra explosión en Kabul, cerca de una base del ejército afgano y la embajada de los Estados Unidos, mató a otras 22 personas.

Más y más daños colaterales

Después de que Trump cancelará la oportunidad de un acuerdo de paz con los talibanes, y frente a las inminentes elecciones presidenciales, los Estados Unidos han incrementado sus operaciones con aviones no tripulados, coordinadas con acciones terrestres del ejército afgano. En este marco la coalición ha anunciado una serie de exitosos ataques contra los insurgentes, esto supone obviamente la correspondiente respuesta por parte de los fundamentalistas, lo que acrecienta todavía más el peligro permanente en que vive la población civil sometida de manera constante a dos fuegos.

El domingo veintidós por la noche en el distrito de Musa Qala en la provincia de Helmand, tras un ataque aéreo norteamericano, al que le siguió un asalto terrestre realizado por las fuerzas especiales afganas dirigido contra un refugio del talibán se produjeron al menos 40 muertos civiles, en su mayoría mujeres y niños que participaban en una procesión previa a una fiesta de casamiento. En los enfrentamientos también habrían muerto veintidós milicianos del talibán y otros catorce detenidos entre ellos cinco pakistaníes y un bangladesí. El ataque tenía la intención de capturar al pakistaní Asim Umar, el primer jefe de al-Qaeda en el subcontinente indio (AQIS) que consiguió finalmente escapar, junto a su enlace con Ayman al-Zawahiri, el heredero de Osama bin Laden. El AQIS fue creado por al-Zawahiri en 2014, para operar en Pakistán y Bangladesh y apoyar al talibán en Afganistán

Horas antes de este nuevo “incidente” un vocero de los Estados Unidos había tenido que reconocer que en una incursión aérea con aviones no tripulados en Wazir Tangi del distrito de Khogyani, en la provincia oriental de Nangarhar, murieron al menos 30 agricultores que recolectaban piñones en un campo densamente arbolado, otros 40 habían resultaron heridos. El vocero americano explicó que el ataque iba dirigido contra combatientes del Daesh Khorasan, localizados en la zona.

Según un informe de Naciones Unidas del mes de abril, que obviamente no incluye estos últimos “errores” entre las fuerzas militares desplegadas por los Estados Unidos, la OTAN, y las Fuerzas de Seguridad y Defensa Nacional Afganas (ANSDF) han asesinado más civiles en los primeros tres meses de este año que los talibanes y el resto de las organizaciones armadas que combate en el país centroasiático, el número aproximado de civiles muertos es de 305. Según el mismo informe en la primera mitad del año las bajas civiles en diferentes atentados ascienden a 4 mil.

Agosto fue un mes particularmente sangriento en el que se produjeron un promedio de 74 muertos diarios y septiembre no comenzó mejor con una serie de ataques suicidas, coches bombas, ataques masivos.

Treinta y nueve personas murieron y 140 resultaron heridas el miércoles diecinueve cuando un camión bomba fue detonado frente a un hospital en la ciudad sureña de Qalat. La mayoría de las víctimas se registró entre médicos, enfermeras, pacientes y visitantes, a pesar que, según lo informó el talibán, el objetivo había sido una oficina, vecina, de los servicios de inteligencia y esta lista se podría extender con acciones encubiertas norteamericanas que reportan a diario dos o tres muertos que no diferencian entre civiles o militantes, pero que son cifras “insignificantes” para que alcancen los grandes medio de comunicación. Los muertos más allá de las elecciones se seguirán sumando, porque no importa quien se imponga, siempre absolutamente siempre en Afganistán gana la muerte.



*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

El Mercurio Digital (elmercuriodigital.es) se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible




AI FREE: DIARIO LIBRE DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Entradas populares de este blog

La Unión Europea con crisis de identidad apuesta a la ultraderecha

Las elecciones en clima de guerra e incertidumbre   Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Cimbronazo político continental, tsunami en Francia. Uno de cada cuatro electores en las elecciones parlamentarias que se realizaron en todo el continente entre el 6 y el 9 de junio optaron por fuerzas de extrema derecha. Preocupaciones estructurales irresueltas --seguridad, migración y caída del poder adquisitivo-- a las que se le suman las consecuencias desastrosas de la guerra Rusia-Ucrania marcan a fuego el presente-futuro de una Unión desorientada. El cismo de la disolucion de la Asamblea Nacional Las encuestas previas sobre tendencias no se equivocaron con respecto a los resultados de las parlamentarias continentales: la derecha mantiene casi integralmente su fuerza; la extrema derecha da un salto hacia adelante; en tanto liberales, socialistas, izquierda radical y verdes se esfuerzan por relativizar la pérdida, pero sin disimular la caída. A primeras horas del lunes 10 y cuando todavía se prec

Un campeón antirracista

Guiño sociológico a otro fútbol posible Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Aunque no deslumbró estéticamente, Young Boys (YB) fue el más regular durante toda la temporada y se coronó campeón de fútbol helvético. Fue la sexta victoria en los últimos siete años del equipo capitalino que ratificó nuevamente, sus valores solidarios, antirracistas y contra la homofobia. Young Boys, campeón suizo de fútbol. La victoria el sábado 25 de mayo contra Winterthur. Foto Sergio Ferrari Pitazo final en el Estadio bernés de Wankdorf pasadas las diez de la noche del sábado 25 de mayo y un festejo que arrancó en la misma cancha, se prolongó durante horas y culminó con la fiesta ciudadana del día siguiente. La marcha multitudinaria de la tarde del domingo desde el estadio hasta la  Bundesplatz  (Plaza Federal), frente a la sede del Gobierno nacional –lugar emblemático de las grandes manifestaciones sociales, sindicales y culturales del país--, se transformó en un desbordante festejo popular, sin excesos

Un cortometraje sobre el racismo en República Dominicana es galardonado en el festival de cine de Santo Domingo

UIT-CI.-  El cortometraje «El hijo de María y Oguís», dirigido por Simón Rodríguez y Robelitza Pérez, ganó el primer lugar en el «Festival del Minuto José Francisco Peña Gómez», realizado en Santo Domingo, República Dominicana. El festival, organizado por el cineasta Etzel Báez, reunió varias obras en formato ultrasintético, con un minuto de duración, y tuvo como tema la figura del dirigente socialdemócrata José Francisco Peña Gómez, uno de los principales dirigentes políticos dominicanos del siglo XX y sobreviviente de la masacre racista ordenada por el dictador Rafael Leonidas Trujillo en 1937 contra la población haitiana y dominicana de ascendencia haitiana en el país caribeño. El trabajo de Pérez y Rodríguez, a través de audaces superposiciones de imágenes y audios, centran su trabajo en un discurso poco conocido de Peña Gómez en el que denuncia el racismo antihaitiano de la clase dominante dominicana, y lo vinculan con los actuales pogromos y la cruda violencia gubernamental con

HRW urge a Milei a reconsiderar las nominaciones a la Corte Suprema de Argentina

"Para garantizar el Estado de Derecho, se debe priorizar la integridad, calificaciones y diversidad de los candidatos" (Washington, D.C.) —"El presidente de  Argentina , Javier Milei, debería reconsiderar sus nominaciones a la Corte Suprema teniendo en cuenta las calificaciones, experiencia, diversidad e integridad de las candidaturas", señaló hoy Human Rights Watch. El 15 de abril de 2024, el presidente Milei  nominó al juez federal Ariel Lijo y al académico  Manuel García-Mansilla a la Corte Suprema. Numerosas organizaciones de derechos humanos, ciudadanos, asociaciones empresariales y académicos han expresado formalmente su preocupación por las nominaciones, en particular por el historial de Lijo como juez federal. Si se confirman las nominaciones, no habría ninguna mujer en el tribunal, que está compuesto de cinco miembros. Las nominaciones a la Corte Suprema deben ser aprobadas por el voto de dos tercios del Senado. “Argentina necesita fortalecer la independ

OCHA y OMS alertan del aumento de las enfermedades transmisibles en Gaza

Los bombardeos e incursiones terrestres israelíes continúan en Gaza mientras la población de ese territorio se encuentra al borde de la hambruna y la desnutrición, y las enfermedades transmisibles aumentan a gran velocidad , informaron los organismos de la ONU que operan en ese territorio para asistir a los gazatíes. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ( OCHA ) explicó que los desplazamientos forzados de cientos de miles de personas hacia sitios cada vez más hostiles y extremos tratando de sobrevivir , favorecen la propagación de los padecimientos infecciosos, al igual que la desnutrición. “El grupo sanitario advierte un mayor aumento de la desnutrición y de las enfermedades transmisibles, incluidas erupciones cutáneas, enfermedades diarreicas y hepatitis A, debido al desplazamiento a gran escala hacia zonas sin alimentos, agua y otros servicios y bienes básicos”, detalló OCHA en su parte más reciente de la situación en el terreno. Sin servicios de salud En partic