Ir al contenido principal

Ante la nueva agresión machista en Zaragoza

COMUNICADO del PCE

El Partido Comunista y la Juventud Comunista en Aragón queremos mostrar nuestra solidaridad con la familia de la mujer agredida hoy en el barrio de Torrero. Por suerte,esta vez no tenemos que lamentarnos por la pérdida de una vecina. Pero no debemosesta suerte más que al valor de la mujer. Por desgracia, no podemos reivindicar quelos intentos de asesinatos machistas se estén reduciendo gracias a ninguna medida, pues seguimos sin ser capaces de tomar medidas valientes que acaben con la impunidad de las agresiones machistas.


Hace escasos días oíamos a dos representantes políticos madrileños reconocer que no “compartían” la ideología de género, ni “el feminismo del 8M”. En una concentración en la que tendrían que estar apoyando emocionalmente a la familia dela mujer asesinada, dos hombres con un gran poder de convocatoria mediática se pelean delante de todo el mundo. Lejos de mostrar un mínimo de respeto ante el dolorde las personas allí concentradas se dedicaron a promover un discurso machista. Lamentablemente tienen un público seguidor, o no les saldría rentable esa bochornosa exhibición. Por otro lado, hoy se puede volver a leer en algunos periódicos que un hombre 'hasido encontrado muerto' y que su ex pareja 'sufre heridas', eludiendo de la autoría al agresor. Estamos hartas de la recurrente utilización de este lenguaje en los medios de comunicación. Las mujeres no somos agredidas o asesinadas, nos agreden y nos matan.Cualquier actitud que no sea de rechazo absoluto y repulsa ante cualquier mínima actitud machista es un apoyo tácito ante las mismas. Aquí no hay tintas intermedias.Con el machismo, o lo combates o lo refuerzas. Y el silencio ante el piropo que alguien lanza a una mujer por la calle, la risa bajita ante un chiste machista, la expresión “no es para tanto” ante una queja porque alguien te ha tocado el culo en un bar… son actitudes cómplices que sirven para dar alas a los machistas. Tanto comopara creerse dueños y señores de las vidas de las mujeres, especialmente aquellas que consideran “propias”, cual objeto. Hoy, un hombre no ha soportado que una mujer, su ex pareja, quisiera ser libre. Ha sido tanta ira por su sensación de pérdida de poder, que la ha intentado matar. Porsuerte, hoy una familia no tiene que llorar el asesinato de una mujer. 'Por suerte', porque no deberíamos tener que alegrarnos de que una mujer haya sido herida en lacalle.
Basta ya de violencia machista.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible