Ir al contenido principal

Aprobado el tercer medicamento contra la tuberculosis en más de medio siglo

MSF reclama que el nuevo fármaco, "que supone un avance para los pacientes con tuberculosis extremadamente resistente", tenga un precio asequible.





Thangkhoshin Hookip padece tuberculosis resistente a los medicamentos. Cada día tienen que ponerle una inyección y debe tomarse 15 pastillas de medicamentos. © Jan-Joseph Stok



La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado un régimen combinado que incluye un nuevo medicamento, la pretomanida, para el tratamiento de la tuberculosis extremadamente resistente a los medicamentos (TB-XDR). La pretomanida es el tercer nuevo fármaco para la tuberculosis en más de medio siglo y el primero desarrollado como parte de un régimen de tratamiento listo para su uso. "La aprobación de la pretomanida supone otra herramienta poderosa con la que hacer frente a formas de tuberculosis resistentes a los fármacos difíciles de tratar", señala
Médicos Sin Fronteras (MSF).

La organización acoge positivamente este paso y subraya que el medicamento "debe ser asequible para todos los pacientes que lo requieren, especialmente teniendo en cuenta las importantes aportaciones que contribuyentes y filántropos han realizado para su desarrollo".

El régimen de tres medicamentos (BPaL: bedaquilina + pretomanida + dosis altas de linezolid) fue aprobado por la FDA el pasado 14 de agosto para pacientes adultos con TB- XDR, con una intolerancia al tratamiento, o tuberculosis pulmonar multirresistente a medicamentos o intolerante al tratamiento.

El nuevo régimen podría acortar drásticamente la duración del tratamiento a seis meses, reducir en gran medida la cantidad de píldoras requeridas, y ayudar a aumentar las tasas de curación de la TB-XDR a partir de la cifra ínfima del 34 por ciento.

Aunque el nuevo régimen será más corto y sencillo de administrar, el optimismo en torno al BPaL se contrarresta con la necesidad de un seguimiento intensivo de los efectos secundarios por las altas dosis que se necesitan de linezolid. Para ello, MSF y TB Alliance están realizando sendos ensayos clínicos para evaluar más a fondo los regímenes que contienen pretomanida, para tratar de identificar opciones de tratamiento futuras más seguras.
Régimen de tratamiento muy duro

"El tratamiento para la TB- XDR ha sido terrible desde que se identificó esta forma de la enfermedad", explica Jay Achar, especialista en enfermedades infecciosas y asesor médico sobre tuberculosis de MSF. “Tener acceso a regímenes de tratamiento efectivos dará a las personas la esperanza de una cura, y los programas de ayuda limitarán la transmisión de esta bacteria mortal. A pesar de que aún se necesitan regímenes más seguros y simplificados, la duración más corta del tratamiento de este nuevo régimen es un paso importante en la dirección correcta".


"El tratamiento para la TB- XDR ha sido terrible desde que se identificó esta forma de la enfermedad", Jay Achar, especialista en enfermedades infecciosas y asesor médico sobre tuberculosis de MSF.

La pretomanida fue desarrollada por TB Alliance, una organización sin ánimo de lucro financiada por países como Australia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos entre otros y contribuciones de organizaciones filantrópicas con la expectativa de que la organización se mantenga fiel a su misión consagrada "al descubrimiento, desarrollo y suministro de mejores y más asequibles medicamentos contra la tuberculosis, de acción más rápida, y que estén disponibles para quienes los necesitan".

Así mismo, TB Alliance puede recibir un bono de revisión de prioridad de enfermedades tropicales (PRV1, por sus siglas en inglés), que podría vender por una cantidad sustancial. Los PRV han sido vendidos con anterioridad en cifras que oscilan entre los 61 y 320 millones de euros. MSF insta a TB Alliance que emplee esta gratificación financiera para garantizar que se registre el medicamento y esté disponible rápidamente y a un precio asequible.

”Este régimen con pretomanida podría salvar la vida de pacientes con TB-XDR, pero todavía no es momento de celebraciones", afirma Sharonann Lynch, asesora de políticas sobre VIH y TB de la Campaña de Acceso de MSF. “La aprobación de este nuevo régimen por parte de la FDA estadounidense constituye solo el primer paso. Ahora necesitamos que la pretomanida esté registrada y a disposición por un precio asequible en todos los países, priorizando a aquellos con las mayores cargas de tuberculosis".


"Necesitamos que la pretomanida esté registrada y a disposición por un precio asequible en todos los países, priorizando a aquellos con las mayores cargas de tuberculosis", Sharonann Lynch, asesora de políticas sobre VIH y TB de la Campaña de Acceso de MSF.

En abril, TB Alliance otorgó la primera licencia para fabricar, registrar y suministrar la pretomanida a la farmacéutica estadounidense Mylan. Hasta ahora, ninguna de las dos ha hecho público el precio de la pretomanida. Hay estimaciones que calculan que las versiones genéricas de este medicamento podrían producirse y venderse (obteniendo beneficios) por entre 0,33 y 1 euro por día.
Precio máximo por debajo de los 500 euros

Los precios globales más bajos para los otros dos medicamentos incluidos en el régimen: la bedaquilina y el linezolid, ya están en alrededor de 2,7 euros día. Los pacientes que necesitan este régimen de tratamiento tendrían que tomarlo durante seis meses, lo que supone un coste total de 500 euros, sin considerar el precio adicional de la pretomanida.

MSF ha pedido que el tratamiento de la tuberculosis resistente a los medicamentos no supere los 456 euros por persona para un curso de tratamiento completo. Sin embargo, cuatro meses después, ni Mylan ni TB Alliance han hecho público el acuerdo de licencia, a pesar de los llamamientos de la sociedad civil en pos de la transparencia sobre los términos y condiciones que finalmente afectarán al acceso de los pacientes a este medicamento a nivel mundial.

Se espera que Mylan introduzca la pretomanida en el mercado en enero de 2020. No obstante, dependerá de las directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre el uso del medicamento y de la solicitud de registro de Mylan en países con mayor prevalencia de tuberculosis resistente a los medicamentos.

“TB Alliance y Mylan no deben desaprovechar esta oportunidad y cumplir con el mandato de TB Alliance de brindar un tratamiento asequible, razón por la cual recibieron el apoyo de Gobiernos y fondos filantrópicos para el desarrollo de la pretomanida y esta combinación de fármacos. Así mismo, deben proporcionar el medicamento a un precio asequible, porque cuando se trata de personas con formas resistentes de tuberculosis estamos ante una cuestión de vida o muerte”, concluye Lynch.

1Bajo el programa de bonos de revisión de prioridad para enfermedades olvidadas, cuando la FDA aprueba un producto elegible para enfermedades olvidadas (sea medicamento o vacuna) el desarrollador recibe un PRV. Este se puede usar para acelerar la revisión por parte de la FDA de cualquiera de los medicamentos o vacunas del desarrollador. Como alternativa, el desarrollador puede optar por vender su bono a otra entidad. En anteriores ocasiones, este bono ha alcanzado un precio de hasta 320 millones de euros.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible