Ir al contenido principal

Perón y la doctrina peronista: vigencia en la tercera guerra mundial de a trozos

OPINIÓN de Miguel Ángel Barrios.- Se ha realizado en la Universidad Nacional de Rosario -UNR- a través de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales mediante la prestigiosa Cátedra Libre "Juan Domingo Perón " dirigida por el filósofo del peronismo el Dr Roy Williams el pasado 19 de Setiembre la Primera Jornada Federal de Teoría Política del Peronismo "Estado, Gobierno y Comunidad", con la asistencia de reconocidos académicos y ante la presencia de un numerosa cantidad de alumnos, profesionales académicos y dirigentes sociales y políticos en un sentido amplio.

Aproveché tan importante Congreso que me tocó cerrar para exponer sobre las dimensiones de la Doctrina peronista.

Dijimos que apelábamos a la categoría de Doctrina como lo hiciera Perón, entendiendo a la misma como un sistema de ideas dinámicas teórico-práctico que busca brindar respuestas a las tensiones de la época histórica. Por lo tanto, rehuíamos al concepto de Ideología, que en última instancia pretende subordinar la realidad a dogmas absolutos.

La doctrina es hija de la estrategia y táctica a que le exige la época.

Podemos distinguir cuatro dimensiones para aprehender la doctrina peronista que está por supuesto indisociablemente ligada al pensamiento y la acción de Juan Domingo Perón.

Perón no nace el 17 de octubre, sino que él mismo es hijo de un largo itinerario histórico en lo personal.

Su juventud fue marcada por la revolución mexicana, la revolución rusa y principalmente por la primera guerra mundial. Además, es integrante de la primer promoción (1913) de la currícula de los planes prusianos en el Colegio Militar, a tal punto que Perón fue alumno del Barón del Goltz y gran teórico de la "Nación en Armas".

Retomando las variables de una Doctrina Política, encontramos, como decíamos, cuatro variables o dimensiones:

-Concepción histórica o dimensión genética
-Un paradigma u objetivo estratégico
-Una metodología
-Una imagen del adversario

La concepción histórica tiene que ver que la política es la continuación de una lucha lejana y para Perón, el peronismo representa la continuación de las luchas continentales de los Libertadores San Martín y Bolívar. En el fondo la lucha de los Libertadores por la independencia definitiva era central para Perón.

El paradigma u objetivo estratégico de Perón lo constituía: los Estados Unidos de Sudamérica.

Para Perón la capacidad del conductor no pasaba por el intelecto sino por la capacidad de anticiparse al devenir y cabalgar la historia desde nosotros mismos. Por eso, Doctrina y no Ideología, ya que está última busca someter la realidad a su dogma.

Perón concebía a la historia desde un determinismo marcado por los paradigmas tecnológicos.

Perón es un hijo de la segunda revolución industrial.

Para Perón la historia es una constante evolución de integraciones de menor a mayor.

Del clan a la tribu, de la tribu al Estado feudal, del Estado Feudal al Estado Nacional y del Estado Nacional al Universalismo, pero pasar por el continentalismo desde nuestra identidad. Y ese continentalismo era y es la garantía para un Estado de mantener su independencia.

La metodología de un movimiento nacional y popular pasa por liberar al pueblo continentalmente para ir inmediatamente por la independencia definitiva.

La industrialización, la democracia social participativa y la integración, bajo la dinámica nacional de la Comunidad Organizada. Esto es la innovación como sistema social del peronismo.

Y como sistema político la conducción centralizada, el Estado descentralizado y las organizaciones libres del pueblo, darán dinamismo a la consolidación de la Nueva Argentina.

La imagen del adversario para Perón era la Sinarquia, es decir todo actor visible o invisible que boicotee el camino hacia el paradigma u objetivo estratégico.

Es interesante el discurso del 10 de junio de 1944 sobre "El significado de la Defensa Nacional" que Perón pronunciará, porque aquí aparece nítido la Defensa Nacional como un concepto integral y movilizador del pueblo, la tecnología, el ethos militar de concebir a la Defensiva Nacional como un bien común estratégico de preservación de nuestro capital tangible e intangible.

En un mundo donde la tercera guerra mundial de a trozos se vuelve una realidad, al decir del Papa Francisco, en un sistema mundial donde las ideologías y los istmos caen a pedazos, en una globalización interdependiente y asimétrica que va conduciendo al sistema mundo a un ‘orden’ multipolar multicivilizacional y desoccidental y dónde la humanidad está atacada de diversas formas, entre ellas la peor de las discriminaciones ‘la racial’, la Argentina no tiene otro camino que volver a Perón desde un repensar político estratégico del hoy, pero partiendo de Perón. El humanismo popular y cristiano de las veinte verdades recupera la dimensión ética y espiritual del hombre argentino, que el último Perón ya lo vio erosionado.

De lo contrario no habrá hoja estratégica y será un fracaso más. Pero en la hora que la Argentina necesita existir, volver a Perón significa ir un más allá del conductor pero partiendo de él.

Este fue el objetivo de estas pequeñas pero necesarias y urgentes reflexiones.

Es a todo o nada, y Perón se vuelve central en el destino de la Argentina y de Nuestra América


*Prof.Dr Miguel Ángel Barrios, Argentina. Doctor en Educación. Doctor en Ciencia Política. Autor de más quince obras de política latinoamericana, entre ellas varias sobre el Peronismo.

https://www.alainet.org/es/articulo/202302
Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible