Ir al contenido principal

Denuncian la aparición de decenas de lubinas muertas en la costa de Portmán

Una reciente investigación liderada por la Autónoma de Barcelona prueba la presencia en las aguas subterráneas de hierro, cadmio, níquel y plomo.

Bahía de Portman. Foto EFE

Por su parte, personal científico de Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona (UB)  halló arsénico en las muestras de sedimentos del fondo marino de la bahía.



Numerosos ejemplares de lubina muertos fueron arrastrados por la marea hasta la costa de Portmán este lunes, según denuncia en un vídeo el edafólogo José Matías Peñas Castejón, colaborador de la Plataforma de Afectados por los Metales Pesados de la sierra minera de Cartagena y La Unión.



Según el edafólogo, "millones de metros cúbicos de aguas contaminadas por metales pesados y metaloides han sido vertidas al Mar Mediterráneo como consecuencia del colapso de la restinga que separaba a éstas del Mar Mediterráneo".

Su efectos, señala José Matías Peñas Castejón, "son desconocidos en la actualidad, pero lo que esta claro es que esta situación responde a una presunta falta de diligencia debida de la Administración Nacional representada por la Demarcación de Costas. Es hora de elevar la correspondiente denuncia ante el Juzgado de guardia por la comisión de un presunto delito contra el Medio Ambiente".

Veinticinco años después del histórico cierre de la tubería de la bahía de Portmán, las aguas del Mediterráneo continúan recibiendo metales disueltos del depósito de residuos mineros en que se acabó convirtiendo esa zona costera. Tales son las conclusiones de un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), elaborado en colaboración con investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), que publica la revista 'Science of the Total Environment'.

Las investigaciones evidencian que la acumulación de residuos todavía ocasiona el vertido al mar de aguas subterráneas que contienen metales pesados, como hierro, cadmio, níquel, zinc y plomo.

La bahía de Portmán es un caso paradigmático de impacto por actividades mineras en el Mediterráneo, debido a que la actividad en la zona se remonta a la época de los romanos. Sin embargo, fue entre los años 1957 y 1990 cuando se acometió una gran explotación a cielo abierto, que acabó provocando que 57 millones de toneladas de residuos se arrojaran a la bahía, un volumen equivalente a 130 estadios deportivos como el Camp Nou, con capacidad para 100.000 aficionados.

Arsénico en los residuos mineros

Científicos de Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona (UB) hallaron recientemente arsénico en las muestras de sedimentos del fondo marino de la bahía de Portmán (Murcia), donde durante 40 años se vertieron directamente al mar más de 60 millones de toneladas de residuos mineros, informa EFEVerde.

Estos residuos, provenientes del tratamiento de minerales extraídos de la Sierra Minera de Cartagena, llenaron la bahía de lodos con metales pesados, y desde 2014 los geofísicos de la UB investigan su presencia.

Ahora, han analizado muestras de sedimentos profundos de la bahía en el Sincrotrón Alba y han obtenido información inédita de la contaminación por metales pesados, como el arsénico.

Los científicos han recordado que esta bahía está invadida por una montaña de sedimentos artificial, con una línea de la playa que avanzó 600 metros y con rastro de los vertidos que han llegado hasta 12 kilómetros mar adentro.

Residuos vertidos
Aunque desde los años 90 no hay actividad minera en Portmán, los residuos acumulados continúan allí, donde los científicos de la UB, a bordo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño, han tomado muestras de los sedimentos y residuos mineros que hay bajo el mar.

“Hasta ahora se han hecho estudios básicamente de la parte emergida de los residuos de Portmán”, señaló Marc Cerdà, estudiante de doctorado del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano de la UB y miembro del grupo de investigación.

Tras extraer material del fondo marino con tubos de hasta 4 metros de profundidad, los científicos analizaron los sedimentos con la luz de Sincrotón y confirmaron que contienen arsénico proveniente de los minerales de la mina, como la arsenopirita, y que se encuentra en diferentes estados de oxidación, que puede movilizarse y liberarse por disolución en el agua.

“Hasta ahora no se sabía casi nada de esto”, afirma Josep Roqué, profesor de Mineralogía, Petrología y Geología Aplicada de la UB.

“A nosotros nos interesa caracterizar estos residuos mineros adecuadamente para reconstruir los procesos geoquímicos de alteración de los minerales portadores de arsénico y a partir de ahí, definir la presencia de este elemento tóxico en el ecosistema marino”, añade Roqué.

Impacto en el medio natural
Con estos análisis, los investigadores esperan poder evaluar los efectos potenciales de estos tóxicos sobre el medio natural y la biodiversidad de la costa litoral en Murcia.

Según Miquel Canals, jefe del Grupo de Investigación, “Portmán es un caso de estudio excepcional sobre el que aún tenemos más preguntas que respuestas a pesar de haber avanzado muchísimo en el conocimiento de su estabilidad, estructura y composición; todos ellos aspectos cruciales para planificar las tareas de remediación y, hasta donde se pueda, de rehabilitación de la bahía”.

Actualmente, hay un proyecto de rehabilitación de la bahía que pretende eliminar 10 millones de toneladas de residuos y hacer retroceder la línea de la costa 300 metros hacia dentro.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible